El Carrizal: entre el paramilitarismo y la impunidad

, por  Chiapas , popularidad : 2%

Chiapas, México. 17 de junio de 2020

Al pueblo en general

El Carrizal: entre el paramilitarismo y la impunidad

El ejido El Carrizal forma parte del FNLS, desde hace más de 30 años en dicho lugar se lucha por la defensa al derecho a la tierra, por justicia y una vida digna. Esta comunidad organizada es constantemente agredida por un grupo paramilitar que actúa bajo la protección del Estado y cuyo fin es intentar detener la organización independiente y despojar tierras a las comunidades campesinas.

Las tierras de El Carrizal son ricas en recurso maderero y fértiles para la siembra de maíz y frijol, es el botín que el grupo paramilitar “los petules” quieren a cambio de hacer el trabajo sucio del gobierno chiapaneco.

En días recientes intentaron asestar un golpe a nuestra organización con la detención de tres de nuestros compañeros, hecho que se suma a una larga lista de actos criminales y agresiones de todo tipo, desde la quema de cultivos hasta el asesinato de habitantes de El Carrizal, conjunto de acciones paramilitares que son toleradas y omitidas intencionalmente por las autoridades, lo que demuestra una estrecha relación entre el Estado y “los petules”.

Un referente histórico y moral en El Carrizal es nuestro compañero Ramiro Sántiz, viejo luchador social, uno de los fundadores de dicho ejido. El grupo paramilitar busca hacerle daño y a su familia para obligarlo a que desista de la lucha por la tierra y el socialismo.


Foto: Compañero Ramiro (el de la izquierda)

El 29 de septiembre de 2015 “los petules” asesinan a su hijo Héctor Sántiz López, en el mes de agosto de 2016 intentan detener a su hija María Sántiz López, el pasado 8 de junio detienen y torturan a su hija Angelina López Sántiz y a su yerno Carlos López Gómez, la lista de crímenes continua contra otros habitantes del ejido El Carrizal.

En ninguno de estos casos ha llegado la justicia, la impunidad protege al grupo paramilitar para que tengan margen de realizar nuevos crímenes, por esa razón, insisten en sus agresiones y acciones criminales, mientras sean protegidos por el Estado es latente que en cualquier momento se cometan nuevas violaciones a los derechos humanos en la región.

Muchos medios de comunicación o personas intentan tergiversar lo que sucede en la comunidad, pretenden esconder el paramilitarismo con supuestos sin fundamento real tal es la idea de “conflicto intercomunitario” cortando así la esencia del fenómeno.

El trasfondo de todo es político, es decir, que la intención del grupo paramilitar y la protección que le brinda el Estado es desarticular al FNLS en la región de Ocosingo para eliminar con ello todo brote de protesta al actual régimen de explotación y opresión, el ejemplo, es la amenaza hecha por “los petules” a nuestros tres compañeros que fueron privados de su libertad hace unos días, les dijeron “dejen la organización y los dejamos libres” “digan que ya no son del FNLS y no les hacemos nada” “si siguen como organización los vamos a matar” ¡que más prueba se necesita!

Hasta la fecha los paramilitares continúan con los disparos de arma de fuego con dirección hacia El Carrizal, lo que expresa el mensaje de continuar con las agresiones, por su parte las la fiscalía al no castigarlos por sus actos también envía el mensaje de que los protegerá.

Ante esta situación está justificada la respuesta organizada del pueblo para preservar la vida de los habitantes de El Carrizal y de todo miembro del FNLS en la región, no existe otro modo de frenar esta política represiva y contrainsurgente más que la organización popular y combativa.

Las medidas de autoprotección colectiva son necesarias y legítimas en este contexto de paramilitarismo y represión en el estado, como organización apelaremos a nuestro derecho constitucional a la manifestación para denunciar y desenmascarar lo que representa verdaderamente la 4T en Chiapas.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navigation