Fiscalía no inicia investigaciones por acciones paramilitares

, por  Chiapas , popularidad : 1%

Chiapas, México. 15 de junio de 2020

A los medios de comunicación

A las organizaciones populares

Al pueblo en general

Fiscalía no inicia investigaciones por acciones paramilitares

La Fiscalía General del Estado no inicia Carpetas de Investigación en contra del grupo paramilitar “los petules” cuyos integrantes en días pasados detuvieron de manera ilegal y violenta a tres de nuestros compañeros en El Nacimiento municipio de Ocosingo, Chiapas, este hecho expresa la protección, anuencia y connivencia de la autoridad estatal con este grupo paramilitar encargado de agredir a la población en general y en específico a las organizaciones populares en la región selva norte del estado.

Cuando un campesino u obrero se organiza y protesta para defender sus derechos, entre ellos, por ejemplo, el derecho a la tierra es encarcelado y torturado para obligarlo a que desista de su lucha; cuando un grupo de paramilitares se pasean armados en plena luz del día y a vista de todo mundo es protegido con el manto de la impunidad, ¡así actúa la fiscalía en Chiapas!

En el caso de las agresiones paramilitares en contra de nuestra organización, específicamente contra compañeros del Ejido El Carrizal y San Agustín en los municipios de Ocosingo y Altamirano respectivamente la Fiscalía ha sido omisa y guía su actuar bajo la política de oídos sordos, a pesar de la existencia de diversas denuncias en el Ministerio Público de Ocosingo de agresiones paramilitares, este grupo no es tocado sino todo lo contrario es protegido y premiado.

El día 8 y 9 de junio “los petules” detuvieron ilegal y violentamente a nuestros compañeros Carlos López Gómez, Angelina Sántiz López y Enrique Armando Herrera Jiménez, por medio de la movilización y la toma de medidas de autoprotección colectivas fueron presentados con vida y liberados el día de ayer 14 de junio, al recabar su testimonio podemos constatar la impunidad con la que opera este grupo paramilitar.

Los tres compañeros fueron llevados a El Nacimiento, ahí pudieron observar que la mayoría de “los petules” estaban armados, uno de los paramilitares amenazó a nuestra compañera Angelina a quien le propiciaron un golpe en la parte frontal de la boca mientras le introducían el cañón de un arma larga.

Fueron constantes las amenazas de muerte, los tratos crueles e inhumanos característico de la política de la Fiscalía, durante su detención estuvieron sin alimentación más que con un poco de pozol cada 24 horas.

En la detención de Enrique el grupo paramilitar se trasladó hasta el centro del municipio de Altamirano, abordo de una camioneta y armados detuvieron violentamente a nuestro compañero con todo y su unidad que es utilizado en el trasporte como medio de subsistencia, fue trasladado a El Nacimiento ahí le robaron sus pertenencias, a su automóvil le quitaron piezas importantes (2 llantas, una batería nueva, caja de herramientas).

Al parecer todo esto para la fiscalía no constituye delito alguno, pues no existen indicios de que los responsables sean investigados y castigados por sus actos. La razón de que esta institución encargada de impartir justicia en la entidad cuyo titular es el criminal Jorge Luis Llaven Abarca proceda de este modo es que este grupo paramilitar es servil a sus intereses, por tanto, merecedores de su protección.

“Los petules” amenazaron a nuestros compañeros con asesinarlos sino dejaban la organización, si ahí declaraban ya no ser parte del FNLS los dejarían libres pero permanecerían bajo la vigilancia de este grupo paramilitar, esta es la razón de su detención, misma que el gobierno chiapaneco con la impunidad abala y hasta se presume la comisión del Estado en este acto.

La administración chiapanecabusca desarticular a las organizaciones populares, callar toda protesta y descontento popular, con las amenazas hechos por los paramilitares hacia nuestros compañeros se vislumbra una política en la región de paramilitarismo y contrainsurgencia.

La Fiscalía ahora amenaza con proceder jurídicamente en contra de nuestra organización por el hecho de protestar para que fueran presentados con vida y liberados nuestros compañeros que estaban en manos de “los petules”, hecho que únicamente deja aún más en evidencia el carácter represivo de esta institución.

Hacemos responsables al Fiscal General del Estado y al gobierno de Chiapas de cualquier acto que atente contra la integridad física y psicológica de nuestros compañeros integrantes del FNLS. Protestar no es un crimen, el paramilitarismo si lo es.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navigation