Testimonio de la detención de nuestra compañera Blanca Estela Albores Gómez. Riesgo de secuestro y desaparición forzada

, popularidad : 3%

Me llamo Blanca Estela Albores Gómez, tengo 39 años de edad, no poseo grados de estudio, me dedico a labores domesticas, soy originaria de la población de Altamirano, resido actualmente en la calle José María Mórelos y Pavón s/n, barrio Centro. Mi esposo se llama Jorge Córdova Gonzales de 41 años de edad, tenemos cuatro hijos, pertenezco a la Unión de Transportes el Quetzalito, integrante del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo.

El motivo de mi denuncia, va, a que he sido una persona que durante este año, he venido registrando distintas violaciones a mis Derechos Humanos, ya que fui detenida extrajudicialmente en un operativo policiaco efectuado por la Policía Estatal Preventiva el 14 de Febrero de 2012, fui detenida en la comunidad de Santa María las Flores del Municipio de Ocosingo, en dicho operativo me hicieron firmar muchos documentos, que nadie me explico bien lo que firmaba, debido a que no se leer, no tuve conocimiento de mi situación legal. En dicho proceso, estuve encarcelada hasta el 23 de febrero de 2011 en Playas de Catazajá, donde fui objeto de burlas, amenazas, intimidaciones y tortura psicológica por parte de los elementos de la Policía Estatal Preventiva, de hecho hay documentos que avalan cual fue mi situación en el Consejo Estatal de Derechos Humanos (CEDH-CHIAPAS). Aún recuerdo los insultos que me conferían, de que yo tapo carreteras, que era ratera de coches, era una mala madre para mis hijos, me hicieron sentir como si de verdad fuera yo una delincuente. Además de que otra de mis compañeras de organización esta detenida actualmente en el CERRS número 5 de la ciudad de San Cristóbal de las Casas, de nombre Dulce María González Santiesteban.

Para entender mis condiciones actuales, debe saberse que hace un año, una persona que nombrare como “Chari”, me dijo que de favor yo le prestara un dinero, que iba a utilizar para diferentes cosas, entre ellas la de comer; entonces mi situación económica tampoco era muy favorable, como para prestar dinero, sin embargo esta persona que nombro como “Chari”, me siguió insistiendo, sin embargo debo hacer de su conocimiento que soy una persona que constantemente estoy deprimida por la muerte de mis hijos, una de ellas muy trágica y lamentable. No obstante Chari se aprovechó de mi persona, para que yo adquiriera una deuda de 6 mil pesos y pudiera prestarle después ese dinero a Chari, con la opción de pagar a dos meses la deuda, por la cuestión de los intereses.

Sin embargo, Chari solo me pagó la deuda que compone lo de un mes, fue que me empecé a preocupar, me comentaba que tal día pasaría a mi domicilio a pagarme la deuda, pero no pasaba; en ese entonces, ya estaba pagando los intereses extra, para ese entonces la deuda subió como a 8 mil pesos. Entonces me recomendaron ir con el personal jurídico del Palacio Municipal de Altamirano, me comentaron que hiciera la denuncia, porque la señora Chari me ha traído en puras mentiras, levante mi denuncia en el Palacio Municipal, por lo que le mandaron hasta dos citatorios, pero nunca apareció.

Por la desesperación de los altos intereses de la deuda, tuve que sacar otro para ya no tener que pagar los altos intereses, fue como una persona a la que nombro como Rosario, me presto el dinero. Ya que somos conocidas por que las dos asistimos a la Iglesia. La señora Rosario dio en préstamo el dinero, y me ofrecí a pagarlo a mediados de Febrero, quedamos en acuerdo verbal, sin embargo en Febrero de este año sufrí de una detención extrajudicial, por un operativo efectuado por la Policía Estatal Preventiva el 14 de Febrero de 2012, y ya no pude pagar mi préstamo ya que yo estaba detenida en Playas de Catazajá. Donde salí el 23 de Febrero con libertad bajo caución, tuve que utilizar el dinero para pagar mi derecho a fianza.
Saliendo de la prisión preventiva, estuve uno o dos días en mi casa, sin embargo, después viajé a la Ciudad de San Cristóbal de las Casas, para denunciar las violaciones de Derechos Humanos a la que fui objeto, cuando regrese a mi casa tiempo después, la señora Rosario me fue a visitar, pero en ningún momento salió el tema de mi deuda, ya que me vio afligida, nerviosa y un poco deprimida, de hecho fue a darme ánimo durante la visita. Entonces fue como la Señora Rosario se enteró de la deuda que había adquirido por presiones de la señora Chari, me comento que la señora Chari era su cuñada,

Yo le comenté que – me metió en un gran problema- entonces la señora Rosario me dijo.

Señora Rosario – que le parece doña blanqui si lo que me debe a mí, mejor me lo pague mi cuñada (chari), por que esa deuda nunca la debió tener –

–Debemos acordarlo para así para no estarnos demandando y haciendo más problema–

Fue como acordamos tiempo después, las tres personas involucradas, Chari, señora Rosario y yo, acordamos verbalmente como se iba a arreglar la deuda, yo le comenté que en el Palacio Municipal, el problema estaba archivado, por lo me acordamos que ya no iba a acudir, por que habíamos llegado a un arreglo.
Pero el día 14 de septiembre ocurrieron las amenazas de Desaparición Forzada y secuestro. Lo cuál me ha motivado a levantar la denuncia para que los Centros de Derechos humanos tengan de su conocimiento cualquier violación de derechos humanos en contra mía, o mis compañeros de organización. Como le está sucediendo a mi compañera Dulce María Gonzales Santiesteban prisionera por delitos que no cometió.

Los hechos.

Entonces el día 14 de septiembre, en la tarde, observé que fuera de mi domicilio, había una camionera estacionada, no le preste mucha atención, pero tuve que salir debido a que me gano la vida vendiendo tortillas de harina, en el camino, pasé por la calle Xavier Mina de la población de Altamirano, fue que escuche una voz a la cual desconocía su procedencia, me decía

–doña blanqui… –

–doña blanqui…–

Fue que me percate que la voz susurrante provenía de una camioneta gris, grande, tipo van Americana, con número de placas DRB 15 84. Venia dentro un elemento militar, que venia vestido de civil de nombre Luis Landeros, que trabaja en el área de enfermería en la institución castrense y esposo de la señora Rosario, entonces detuvo la camioneta, me queda mirando a los ojos y me vuelve a decir.

Luis Landeros (militar) –doña blanqui… ¿usted me conoce? –

Yo le comente –no muy bien–. Entonces me dice.

Luis Landeros (militar) – ¿Dónde esta mi dinero? –

Le comento – ha si me acuerdo, yo le debo un dinero a su mujer, pero llegamos a un acuerdo –

Luis Landeros (militar) – estoy enterado del problema, pero quiero que usted me lo pague, dígamelo claro quiere pagar o no–

Le comento – no es así, yo no quise quedar mal, lo que pasa es que mi mama se puso muy grave y tuvimos que pagar bastante para que se atendiera –

Luis Landeros (militar) – yo quiero que me page usted –

Le comento – si es así, esta bien, yo también le puedo pagar, pero será después como en diciembre –

Luis Landeros (militar) – pero de que me paga usted me paga, si usted no tiene un dinero que es mio, yo le espero esos meses, sino para el mes de enero, yo la secuestro, porque desde cuando he pensado hacer algo por usted, tengo pensado que voy hacer por usted, sabe yo la secuestro, la desaparezco, y la voy a llevar a Ciudad Juárez, de un artista que se llama Juan Gabriel, no sabe usted pero no sé si se dé cuenta de esos que piden dinero en las calles, afuera de las escuelas, pues esas gentes les viene pasando como usted, si una vez estuvieron bien, ahora les dejan sin ojo, una mano, un pie, ya que hicieron lo que hicieron lo vuelven a regresar y los meten a la calle para recoger dinero y no vuelven a sus casas, sino es que ese dinero es para que se lo den a unas personas que existen, son sus padrinos…–

Le comente – que bueno que me dice usted esas cosas, para que lo sepa mi familia y mi organización –

Luis Landeros (militar) – a mi no me importa su gente, el presidente, el gobierno, pero de que lo cumplo, lo cumplo, ahí lo va a ver. Si antes fue detenida ahora va a ser desaparecida, sino pregúntale a “chicoche” lo que le paso, estaba cansándome, me traía ya coraje, entonces veo a esa persona y sabes lo que me costó… un cartoncito de cerveza, jamás se volverá a meter conmigo, por que yo le estoy diciendo, lo voy a cumplir con usted, sabe que como soldado, lo que decimos lo cumplimos, sabe usted que nosotros vivimos en un mundo negro, es como el arma, lo usas por que sabes que debe haber plomazos, nos entrenan para desaparecer, consientes de ser mexicanos, yo con usted doña blanqui tenia otra propuesta… pero bueno… –

Un rato de silencio no le comente nada, el me volvió a decir.

Luis Landeros (militar) – si no hay nada, pero de que usted me la paga me lo paga, va usted a desaparecer, a mi me vale su gente –

Subió a su camioneta y pisó el acelerador haciendo bastante ruido y se fue.
Ahora desde la amenaza de desaparición y secuestro, me ha pasado, que hay días en los que me da mucho miedo salir a la calle, teniendo en cuenta que los militares me pueden detener como lo hicieron en febrero de este año los elementos de la Policía Estatal Preventiva. Por ello hago del conocimiento a los Centros de Derechos Humanos, sobre mi situación personal como colectiva de cualquier detención extrajudicial, secuestro o desaparición forzada contra mi o compañeros de mi organización.

Blanca Estela Albores Gómez

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las