Tsajal Ek´16 .- Bochil: Guardia Nacional y violencia de Estado

, por  Chiapas , popularidad : 2%

Tsajal Ek´No. 16
Análisis y propuesta del FNLS en Chiapas
17 de abril de 2020

Bochil: Guardia Nacional y violencia de Estado

El reciente operativo policíaco militar en el municipio de Bochil en la que participó la Guardia Nacional y donde fue asesinado el indígena campesino José Armando Hernández Hernández y otros lesionados con arma de fuego entre ellos menores de edad, es la expresión de la violencia de Estado que implementa el gobierno chiapaneco con anuencia del gobierno federal en toda la entidad y cuyo objetivo es someter la organización y protesta popular.

Desde la llegada de la Guardia Nacional (GN) en Chiapas han florecido las denuncias sobre la participación de éste cuerpo castrense en actos de hostigamiento, represión, despojo de tierras, desplazamiento forzado, su presencia en la entidad ha disparado las violaciones a los derechos humanos.

Su despliegue en todo el país supuso una nueva forma de justificar la militarización y de ese modo expandir la violencia para imponer la voluntad oligarca, en el sur sureste del país para imponer un nuevo ciclo de desarrollo capitalista objetivado en los diversos megaproyectos de infraestructura en el sector extractivo y turístico.

El papel de la militarización es doblegar y someter todo brote de organización y protesta que ponga en riesgo los intereses empresariales, también para imponer un clima de terror que genere en el pueblo temor a protestar, esto lo logran con la amenaza de utilizar sus armas de fuego y otras veces con el uso de ellas como en el caso de Bochil.

Con el asesinato de José Armando a manos de la GN el gobierno trata de dar un mensaje a la población, - todo aquel que cuestione la política represiva del gobierno y ejerza su derecho a la manifestación terminará como José Armando -.

Por donde se le vea esto resulta ser un crimen, porque en todo momento hubo la posibilidad de escuchar y atender las exigencias de la comunidad y dar una salida dialogada a la problemática, sin embargo, el gobierno opto por lo que mejor sabe hacer agredir y reprimir.

Los campesinos en dicho municipio exigían solución a diversos problemas que el propio ayuntamiento generó con el incumplimiento de obras, para el Estado resulta más benéfico invertir en la represión que en resolver las necesidades de la población chiapaneca incluido la salud en la actual contingencia sanitaria.

Bochil expresa el modus operandi del gobierno estatal, quien en diversos momentos ha decidido golpear a hombres, mujeres y niños en vez de escuchar y atender las demandas populares, ha preferido garantizar los intereses de neo caciques por encima de la necesidad de tierras y vivienda de miles de familias pobres.

La incursión policíaca militar y el accionar de las armas de fuego por parte de la Guardia Nacional en contra de campesinos inermes en Bochil deja en claro el carácter autoritario de la administración que encabeza Rutilio Escandón Cadenas, Ismael Brito Mazariegos y Jorge Luis Llaven Abarca quienes no están dispuestos a atender las demandas populares ni a resolver las diversas problemáticas sociales.

Esta triada de políticos de oficio no han cumplido sus promesas de campaña, no escuchan ni atienden las demandas sociales, económicas y políticas de comunidades y colonias populares, situación que obliga a la población a ejercer su legítimo derecho a la protesta para que sean escuchados y atendidos.

Si todas las vías son agotadas para que sean escuchadas las exigencias y no se resuelven ¿Qué queda entonces para el pueblo? La protesta, la movilización, las acciones políticas de masas, y las acciones de auto protección colectiva, las cuales se enmarcan en el derecho constitucional de organización y manifestación.

Que el Estado opte por reprimir significa que es una administración totalmente antipopular y criminal totalmente opuesta a lo que predican los siervos de la 4T, esta situación demanda del pueblo un mayor esfuerzo de coordinación y unidad para enfrentar esta política represiva y frenar el incremento de víctimas de graves violaciones a los derechos humanos.

El sentimiento generalizado en estos momentos en la entidad es la de justicia para todas las víctimas de la violencia institucional, las consignas son juicio y castigo a los encargados de la política interna en Chiapas por los actos de tortura, detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales cometidas contra el pueblo organizado y no organizado.

La retórica oficial dice “privilegiamos el dialogo, respetamos los derechos humanos, pueden manifestarse siempre y cuando respeten los derechos de terceros”, pero jamás dice van a ser atendidos y sus demandas resueltas. El dialogo es simulación, y lo demás solo son palabras que buscan crear una imagen falsa de la política gubernamental.

Lo real son violaciones a los derechos humanos, represión y crímenes de Estado, demandas no resueltas y una estela de crímenes en contra de indígenas, campesinos, defensores de los derechos humanos y luchadores sociales.
Como organización nos sumamos a las voces de condena por el uso desmedido de la fuerza que utiliza el gobierno chiapaneco en contra de la población chiapaneca que lo único que pide es solución a sus demandas, también exigimos justicia para las víctimas de la violencia de Estado.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Ver en PDF:

Navigation