FUNDAMENTOS HISTÓRICOS Y POLÍTICOS DE LOS QUE NACE LA CASA ESTUDIANTIL-POPULAR “LA COMUNA DE PARÍS”

, por  Michoacán , popularidad : 2%

Michoacán, México, a 28 de marzo de 2020
FUNDAMENTOS HISTÓRICOS Y POLÍTICOS DE LOS QUE NACE LA CASA ESTUDIANTIL-POPULAR “LA COMUNA DE PARÍS”
La educación pública, laica y gratuita, de carácter crítica y humanista es un derecho universal de los pueblos del mundo
Los avances de la ciencia, la tecnología y de todo el conocimiento es parte del desarrollo de la humanidad, producto del trabajo social del ser humano. Sus beneficios, no tienen ese mismo carácter; la clase trabajadora siempre ha sido privada de éstos a pesar de que han sido los explotados y oprimidos los generadores de esta riqueza humana a lo largo de la historia.
A los dominados y excluidos del mundo históricamente se nos ha despojado de este derecho natural y humano de hacer uso pleno y disfrute cabal del desarrollo humano, de los avances de la ciencia, la cultural y la técnica. Por el carácter social que tiene la cultura, el usufructo de ella debe ser un derecho universal de los pueblos del mundo; tenemos legítimo derecho a ello en tanto que somos los que participamos directamente en su producción; contradictoriamente somos los hijos de los trabajadores los excluidos de ese desarrollo.
Parte de tener acceso al desarrollo científico, tecnológico y cultural es garantizar para los explotados y oprimidos la educación en todos sus niveles, pero sobre todo la educación superior. Ésta debe ser gratuita, pública, científica, con un carácter crítico y humanista, así como fomentar un espíritu de fraternidad y solidaridad entre hermanos de clase de los distintos pueblos del mundo.
Las casas del estudiante son un espacio conquistado con la lucha estudiantil popular
Su origen se encuentra en la lucha del pueblo por acceder a este derecho inalienable . Son un espacio conquistado por la fuerza de la razón y sobre la base de la protesta para acceder a la educación media superior y superior; por su carácter histórico y popular en ellas se albergan los hijos del pueblo, es decir, los hijos de campesinos, indígenas, obreros, artesanos, colonos, en suma los hijos del proletariado.
La lucha por abrir espacios al interior de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) es una conquista del pueblo y tiene profundas raíces que llegan hasta la heroica Guerra de Independencia encabezada por Miguel Hidalgo y Morelos, de forma más cercana a la revolución mexicana y sus héroes populares. La lucha por las causas del pueblo es la esencia y razón de ser de la lucha estudiantil popular, por eso los jóvenes que luchamos por el socialismo abrazamos a su lado, hombro a hombro, codo a codo las mismas banderas de emancipación popular que llevan siglos sosteniendo nuestros padres, abuelos y ancestros. Somos herederos de la lucha que el pueblo ha forjado en duras batallas contra el dominio y la opresión capitalista, la misma que hoy desarrollamos como hermanos de clase.
Las casas del estudiante han sido históricamente un espacio para que los hijos del pueblo puedan acceder a la ciencia, la cultura y la tecnología; bajo el principio humanista de ponerlos al servicio del pueblo, como condición de desarrollo y emancipación. La liberación económica y política no puede estar completa sin la liberación de la ignorancia, fuente de oscurantismo y atraso.
Se nos ha privado de los beneficios del desarrollo de la humanidad por el hecho de ser hijos del pueblo, de campesinos, obreros, indígenas, y sectores marginados; por venir de comunidades rurales e indígenas marcadas por el atraso y la marginación social, de colonias y barrios populares estigmatizados por nuestro origen y condición social. Hemos sido objeto de todo tipo de abuso y discriminación, incluido el acceso a la educación superior; como hijos del pueblo ejercemos nuestro legítimo derecho de luchar por la liberación económica, política y social.
La política de conducción con la que actualmente se dirige a la UMSNH es de exclusión y pro empresarial, marcada por la corrupción, en su interior se ha puesto en la ruta de la privatización, con un carácter cada vez más conservador y reaccionario como signo distintivo de su máximo órgano de autoridad: el Consejo Universitario. Lejos quedaron los principios de humanismo y de identidad con las luchas libertarias del pueblo que han caracterizado al nicolaicismo, aula mater de nuestra máxima casa de estudios, para la mayoría de los miembros que lo conforman y que han hecho del Consejo Universitario una camarilla ajena a los intereses históricos de la casa de Hidalgo.
Las casas del estudiante no se pueden explicar sin la participación activa del pueblo, su origen, desarrollo y defensa están unidos a él en una larga historia de lucha. Las casas del estudiante y sus moradores tienen un compromiso histórico con las causas justas de obreros, campesinos, indígenas y sectores oprimidos que desarrollan lucha contra la injusticia económica, política y social en nuestro país; éstas se han caracterizado por luchar con el pueblo, como parte de él, por su emancipación.
Los espacios conquistados con la lucha del pueblo, son del pueblo; tienen un objetivo y razón de ser: la lucha por su emancipación
Todo espacio que haya sido conquistado por la lucha popular debe ser puesto al servicio de los oprimidos y explotados, no alejarse de los principios e intereses con los que fueron concebidos; las casas del estudiante tienen ese propósito desde su origen, por ello deben contribuir desde la lucha estudiantil-popular a la lucha del pueblo por su emancipación.
En este caso contribuir al desarrollo del pueblo y su liberación a través de la ciencia, el arte, la tecnología y todo el conocimiento humano generado a lo largo de la historia; porque como pueblo nos encontramos dominados por el poder económico, político y cultural, liberarnos significa romper todas estas ataduras que hacen de la humanidad un mundo de injusticias y desigualdades sociales. Las casas del estudiante siempre han estado unidas a este objetivo de humanismo y dignidad, bajo el mandato de poner los avances de la ciencia, el arte y la tecnología al servicio del pueblo, contribuir a su liberación.
Las casas del estudiante han permitido que jóvenes marginados tengan la posibilidad de estudiar una carrera universitaria ante la imposibilidad producto de la precariedad económica y marginación social que prevalece como política de Estado en México. De esa magnitud es la importancia de estos espacios y por eso en reiteradas ocasiones se les ha tratado de cerrar, desviar o desvirtuar de su origen y propósito desde el poder gubernamental-empresarial y, no pocas veces desde las propias autoridades universitarias de la UMSNH.
Conocido es que en este intento, la embestida empresarial-gubernamental, en ocasiones ha logrado avanzar. La política de privatización de la educación en todos sus niveles, en las últimas décadas ha generado en la educación superior una política de exclusión, elitista y pro empresarial, dejando fuera de este derecho constitucional a miles de jóvenes cada año privándolos con ello de un desarrollo integral y digno, se les condena a seguir siendo excluidos en todos los aspectos de la vida.
Nuestra máxima casa de estudios la UMSNH, no es ajena a esta realidad. En los últimos años se ha caracterizado por endurecer esta política de exclusión y privatización desde sus propias autoridades que complacientes han cedido a la presión empresarial-gubernamental, alejándola de su origen y carácter, de su aula mater el nicolaicismo consecuente.
Esta política que se aplica desde el proceso de selección e ingreso, durante inscripciones y reinscripciones, hasta el egreso y titulación, ha excluido a miles de jóvenes cada año. Con ese propósito se han tratado de cerrar las casas del estudiante y se ha promovido y financiado la descomposición en su interior.
Por la reivindicación de la causa proletaria
Frente a la agudización de la política excluyente y privatizadora de la educación pública, y ante la necesidad de más espacios en la UMSNH para los hijos del pueblo, estudiantes, comuneros, campesinos, obreros y trabajadores de diversos sectores,hemos emprendido un esfuerzo más de lucha por la reivindicación de los excluidos.
Una vez más reivindicamos la necesidad de impulsar y sostener espacios al servicio de los explotados y oprimidos, por tal razón, recuperamos y retomamos el inmueble ubicado en agrarismo número 50, Morelia, centro, para reorientar su función al servicio de la causa proletaria, hoy definida claramente en la lucha por el socialismo.
Aprincipios de la década de 1990esta casa fue “tomada” por el movimiento popular-estudiantil con esfuerzos de los que hoy seguimos en pie de lucha y enarbolando las banderas de la emancipación popular, durante años la defendimos ante las tentativas de cerrarla para darle otro uso y fin al inmueble, no obstante, en 2017 dejó de existir como casa del estudiante “Vladimir Ilich Lenin” y le fue retirado el subsidio de la universidad michoacana.
En el heroico y combativo mes de marzo de 2020 se inicia un ciclo más de organización y lucha popular estudiantil, una vez más la casa ubicada en agrarismo número 50 será cuna de estudiantes organizados que luchan por sus demandas y la construcción de una sociedad igualitaria.
Reivindicamos la heroica y gloriosa lucha de la Comuna de París.En homenaje a su memoria recuperamos su nombre para llamar este espacio CASA COMUNAL Y DEL ESTUDIANTE “LA COMUNA DE PARÍS”, por ser ejemplo de dignidad, combatividad, humanismo proletario, y representar un insigne símbolo de lucha por la emancipación de los oprimidos del mundo.
Congruentes con los principios del leninismo, sostenemos las banderas de la lucha estudiantil popular por el socialismo, esencia y propósito de nuestra causa; nos reconocemos e identificamos con el proletariado.
Fieles al humanismo del nicolaicismo consecuente, a sus principios históricos de lucha libertaria y de solidaridad, nos identificamos con la lucha de los diferentes pueblos del mundo por su emancipación económica y política. Ahí donde hay un pueblo en lucha por liberarse del yugo que impone el poder económico y político, está nuestra solidaridad para con nuestros hermanos de clase.
Somos los que no hemos claudicado en la lucha por la emancipación popular, los que con dignidad, entereza y aplomo sostenemos las banderas de la lucha por el socialismo; los que jamás hemos renunciado a la construcción de una sociedad libre de explotación económica y opresión política.
COMBATIVAMENTE:
CASA COMUNAL Y DEL ESTUDIANTE “LA COMUNA DE PARÍS”
JUVENTUDES PROLETARIAS DE MICHOACÁN
COLECTIVO ESTUDIANTIL REVOLUCIONARIO (CER)
¡POR LA UNIDAD OBRERA, CAMPESINA, INDÍGENA Y POPULAR!
FRENTE NACIONAL DE LUCHA POR EL SOCIALISMO
FNLS

Navigation