Tinta socialista No. 114. La Contingencia por el coronavirus-19, negocio redondo para oligarcas

, por  Ciudad de México , popularidad : 1%

Ciudad de México a 18 de marzo de 2020

Descarga aquí Tinta socialista No. 114

La situación convulsa en el mundo fue espoleada con el surgimiento del COVID 19, genera condiciones favorables para el florecimiento de negocios de oligarcas de todo el mundo, éstos son los que más resultan beneficiados con la contingencia sanitaria, porque los momentos de crisis les permite especular con las necesidades humanas a través de la realización de productos para obtener mayores tasas de ganancia.

La realización de las mercancías es la preocupación de todo empresario, una de las formas de cumplir con esta regla capitalista es generar condiciones de compra desesperada, esta situación es a través de crear pánico en la población, al suponer situaciones ficticias sociales y económicas que aún no suceden o están lejos de objetivarse, no obstante, eso genera incertidumbre y zozobra en parte de la sociedad que la obliga a anticiparse a escenarios artificiosos para hacer cosas que no son necesarias, como la compra de productos que no son indispensables.

Las imágenes difundidas a través de los medios de comunicación son ejemplos que ilustran las condiciones de pánico en la sociedad, las cuales, lejos de generar confianza y serenidad para afrontar de mejor manera esta complejidad sanitaria. Las compras anticipadas son las que generan mayores cuotas de ganancia para voraces empresarios, quienes son los que lucran con la vida del pueblo.

Es inhumano que, ante situaciones de salud, los dueños de las farmacéuticas y empresas privadas lucren con la vida y bienestar de la población, ellos son los menos interesados en garantizar la salud al pueblo, lo que menos les interesa es obtener la cura para este mal, al contrario, su objetivo está en realizar los medicamentos que quedan estancados, buscan vender cualquier tipo de medicamento para paliar los efectos que genera la pandemia del Covid-19 en el ser humano.

Ante esas condiciones se observan anuncios publicitarios que ofrecen la venta de gel antibacterial, toallas desinfectantes o cubrebocas, materiales que pueden ser distribuidos de manera gratuita por medio del sistema de salud pública del gobierno mexicano ante una situación de tal magnitud, pero lo real es que ante un Estado que prioriza el interés particular por encima del colectivo es difícil objetivarlo de esa manera.

Los efectos económicos son el indicativo de la interrelación de cada fenómeno que acontece en la sociedad, por ello, un fenómeno sanitario es el caldo de cultivo para que los dueños de capital puedan hacer negocios a costa de la salud de la mayoría de la población. Lo que sucede en el mundo en general y en específico en el país es una evidencia de que la salud es convertida en una vil mercancía más, los empresarios lucran con el dolor y la vida de los pacientes.

Desde las acciones emprendidas en el país donde tuvo surgimiento este virus hasta las medidas adoptadas por otras naciones existe una diferencia diametral, los cuales, en éstas últimas tienen claro significado político más que de salubridad, es decir, se imponen estados de sitio cuando las medidas deben ser sanitarias.

El conocimiento científico respecto a la evolución y desarrollo de la cepa viral debe dar lugar a la actuación sin prejuicios, no obstante, desde las instituciones gubernamentales de diversos países prefieren actuar como alquimistas del medioevo y conducir a sus gobernados temores infundados para justificar sus medidas de control sanitario.

Hay regiones del mundo en los cuales no se cuenta con la infraestructura sanitaria necesaria para enfrentar el fenómeno, por ejemplo, en México la estadística arroja una cantidad considerable de consultorios médicos para afrontar la crisis sanitaria, cifra en la cual toman en cuenta aquellos consultorios de farmacéuticas monopólicas, lo que se traduce en un negocio redondo para éstas.

La atención en centros privados logra aminorar la amplia carga de pacientes en el sector público, aspecto que no es posible presentarlo como una de las “ventajas” para hacer frente a la contingencia, por lo que la atención también se puede dar a través estos consultorios porque son a donde acuden las personas de manera inmediata, no obstante, no toma en cuenta que la información y preparación para una buena atención es fundamental, con ello se observa que la finalidad de lucro es lo inmediato.

Las medidas que adopta el gobierno mexicano son ambiguas, cómo mantener este tipo de acciones en lugares donde existe mayor concentración de la población como el Sistema de Transporte Público, cómo establecer la cuarentena en familias cuyo sustento es al día y cualquier suspensión de su jornada laboral colocaría su situación económica más precaria. Es fácil advertir la complejidad que salta para atender este fenómeno sanitario a partir de la situación de pobreza en la que viven millones de mexicanos.

Compartir la confianza de preparación para conducirse frente a la contingencia debe partir del conocimiento científico, pero también adquiere nodal relevancia tomar en cuenta las condiciones socioeconómicas de la sociedad mexicana. Resulta una grosería o por lo menos una broma de mal gusto sugerir la encomienda a superchería para salir avante de esta contingencia sanitaria.

Las medidas gubernamentales y la información no suficientemente clara generan más dudas en la población, generan incertidumbre principalmente en aquellos que sólo dependen de su fuerza de trabajo para sobrevivir, de tal manera que, si su sentir no es tomado en cuenta, no hay manera de enfrentar de forma adecuada esta situación de salud compleja.

Mucha desinformación es favorecida en algunos medios de comunicación, quienes son los que desde estos espacios orquestan un ambiente de paranoia en la población para dar impulso a las compras de pánico, lo que conduce a la realización de mercancías en un breve tiempo. Ese efecto económico es lo que incrementa las tasas de ganancia de empresarios tanto del país como del extranjero.

Los empresarios argumentan que están preparados para afrontar la contingencia frente a la pandemia de coronavirus, señalan que el país tiene recursos suficientes para garantizar los alimentos, productos procesados y enlatados, elementos de limpieza e higiene a todos los mexicanos, no obstante, lo que no expresan es a qué costo político las van a realizar, pues en una situación de pánico lo único que interesa es estar bien, por tanto, con todo lo que se venda y ofrezca para supuestamente combatir la enfermedad se adquirirá sin ningún miramiento.

Nadie niega el surgimiento de la nueva cepa viral, todo el mundo orgánico lleva su propio movimiento y desarrollo, esto no depende de la voluntad de los hombres, pero ello conduce también al desarrollo de las fuerzas productivas, el problema de fondo es que este aspecto tiene un carácter privado lo que conlleva a la especulación económica para favorecer negocios oligarcas y no el beneficio de la humanidad.

El desarrollo tecnológico avanza infaliblemente en el descubrimiento de un medicamento para tratar este tipo de mal, muchas de las firmas monopólicas farmacéuticas apresuran el paso ganar a otras con el objetivo patentar la fórmula y asegurar negocios por varios años, sin embargo, una vez encontrada la cura las restricciones comerciales en función de las dependencias económicas son un impedimento para su masificación.

El movimiento dialéctico de la materia es real, está manifiesta en el surgimiento de nuevos microorganismos, pero también en que una parte de seres humanos con respectivas características son inmunes a este virus, ello habla de la complejidad del ser humano en particular y del mundo orgánico en general.

El deseo de superar en breve tiempo la contingencia priva en todos los mexicanos, pero nadie puede negar que esta situación conduce a la especulación de empresas privadas para realizar negocios redondos. La actuación gubernamental será nula mientras sea el interés mezquino del empresario el que figure al final de la ecuación en tiempos de complejidad sanitaria como éstos.

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS


Navigation