El FNLS saluda a los trabajadores de la educación en la realización del VIII Congreso Seccional de Bases (CSB) en Michoacán

, por  Ciudad de México , popularidad : 3%

Morelia Michoacán a 24 de febrero de 2020

A las bases democráticas de la sección XVIII
A la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación
A los delegados de VIII Congreso Seccional de Bases

Reciban un fraternal y combativo saludo del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) en el marco de la realización del VIII Congreso Seccional de Bases (CSB), sabedores estamos de la apremiante necesidad que priva en el movimiento magisterial popular de homogenizar criterios para determinar de forma acertada las directrices que marcarán la pauta en la presente etapa de lucha y caminar con pasos sólidos a la construcción de la unidad de todo el pueblo.

El ejercicio democrático de discusión y análisis es la premisa metodológica adecuada de los trabajadores del campo y la ciudad para discernir el derrotero que nos depara la presente coyuntura, la unidad es una necesidad imprescindible para sortear todos los matices con los que se presenta la violencia institucional que cobra cada vez más víctimas del pueblo, de ella podrá emerger la unidad ideológica, política y de acción.

Quienes participamos en el FNLS fuimos partícipes de aquellas jornadas de lucha que dieron origen a la CNTE, en Chiapas, Michoacán, Veracruz, Hidalgo, Oaxaca, Distrito Federal, hoy Ciudad de México, entre otros estados, marchamos hombro a hombro con el objetivo de levantar las banderas de la lucha independiente, en la defensa de las conquistas políticas y en el impulso de la lucha por el socialismo.

La historia de las comunidades, organizaciones y colectividades que son parte del FNLS está intrínsecamente relacionada con la historia de la CNTE, en su momento compartimos las mismas vicisitudes que implicó la lucha contra el Estado y su aliado histórico, el oportunismo reformismo. No fueron pocas las campañas de desprestigio que tuvimos que librar conjuntamente, el tiempo nos dio la razón y quienes caminamos con una línea honesta persistimos firmes en la lucha de nuestro pueblo.

La política gubernamental busca eliminar la construcción de alianzas dentro del movimiento popular, genera campañas de odio y desprestigio para confundir a las masas trabajadoras. Es así como tuvimos que librar el estigma propalado por las instituciones de que el problema de la educación en México es producto de maestros “paristas” o “flojos”, que el rezago educativo tiene su origen en docentes que no quieren trabajar y no “les preocupa la niñez” …, toda una serie de vituperios que buscaron minar la identidad de clase entre explotados y oprimidos.

Hoy llama la atención que desde quienes ostentan una representación sindical sostengan y repitan las mismas calumnias que tienen punto de partida en la voz institucional. Son falsas las acusaciones que hacen contra el FNLS, es inverosímil insistir en un acuerdo donde supuestamente resultó “expulsado” nuestra organización de la CNTE, porque nuestra organización tiene vida colectiva propia, principios políticos y estructura orgánica, de tal manera exhortamos de manera respetuosa a que este Congreso se pronuncie para eliminar este punto en los acuerdos de la CNTE.

Nuestra política es de respeto mutuo, el vituperio y la calumnia nunca serán buenos consejeros para dirimir diferencias. Hoy acudimos al llamado del principio de la solidaridad entre hermanos de clase, nuestra presencia a este VIII CSB obedece al ejercicio político de las masas trabajadoras de coadyuvar con nuestra opinión a la construcción de una alternativa colectiva ante el actual momento que nos enuncia la lucha de clases en nuestro país.

Son comprensibles los mecanismos organizativos implementados para garantizar la seguridad de la realización de este evento tan importante de la vida sindical de los trabajadores de la educación, el Estado y sus testaferros no descansan con el propósito de descarrilar los procesos de unidad y coordinación, en tanto que el hermetismo y la sectorialización de la lucha redundan en beneficio para la política gubernamental.

El resultado de transitar por la ruta de las luchas aisladas abona al campo de la atomización de movimiento popular, la visión del espectro político nacional resulta parcial, porque queda excluida la opinión de otros esfuerzos organizativos que la práctica política nos distingue como hermanos de clase.

Quien teme a la discusión política, a la crítica y autocrítica expresa una actitud vacilante. En ningún momento la disertación de ideas debe ser motivo de pelea o riña, como sujetos políticos existe la posibilidad tener puntos de vista discordantes, pero la madurez política y personal debe conducir a la necesidad de elaborar alternativas conjuntas en el ánimo de superar los escollos que genera la política oportunista.

Sólo los elementos que en algún espacio comulgan con la política gubernamental rehúyen del análisis y la discusión, porque las masas con conciencia saben distinguir la actitud congruente de aquella que aleja a las los trabajadores de sus demandas y exigencias. Son aquellos quienes niegan a la base la posibilidad de tener una amplia gama de opiniones que la conduzcan a la elaboración de conclusiones.

En las décadas de existencia de la CNTE fuimos coparticipes del proceso que le dio vida orgánica, primero como organizaciones estatales; en Chiapas como Organización Campesina Emiliano Zapata; en Veracruz e Hidalgo como Campesinos Unidos de la Sierra Oriental (CUSO), Comités Agrarios del Norte de Veracruz “Emiliano Zapata” (CANVEZ), Timocepanotoce Noche Altepeme Macehualme (Unión de Todos los Pueblos Pobres TINAM), Organización Campesina 4 DE MAYO, Organización Independiente de los Pueblos Unidos de la Huasteca (OIPUH)… quienes después formamos el Frente Democrático Oriental Emiliano Zapata (FDOMEZ), entre otras organizaciones más en Michoacán, Oaxaca, Puebla, Guerrero, quienes coincidimos en metodología y principios en el Movimiento Democrático Independiente (MDI) y hoy FNLS.

Es toda una historia labrada con esfuerzos múltiples, donde muchos compañeros fueron víctimas de la represión, cientos de presos políticos, decenas detenidos desaparecidos, asesinados, torturados. Proceso adverso que logramos superar a través del establecimiento de coordinaciones y alianzas coyunturales, donde el tamiz para aquilatar la certeza de los principios es la práctica.

No son tiempos de caminar aislados, la violencia institucional persiste a pesar de la promesa de eliminar la represión dentro de la política gubernamental. Lo acontecido recientemente contra los padres de los detenidos desaparecidos de la normal de Ayotzinapa en el estado de Chiapas es un indicativo de lo sutil, descarado y perverso con que se ejecuta la represión. Hoy diversas voces emiten su condena, pero omitieron la denuncia que sostenía con pruebas irrefutables el carácter represivo de quienes gobiernan la entidad chiapaneca.

El testimonio de los normalistas se suma al de nuestros compañeros que son mantenidos de manera ilegal en los penales de San Cristóbal de Las Casas y Cintalapa, así como la de cientos de víctimas de represión y violencia institucional. A nuestros compañeros se les mantiene en esa injusta condición por su decidida convicción de la lucha en la defensa de la tierra y por el socialismo en México.

La unidad es una tarea imperiosa en la lucha contra los explotadores, es preciso ubicar de manera certera al amigo del enemigo, de aquel que se utiliza un discurso elocuente para embaucar a más de algún incauto. La circunstancia actual llama a sopesar de forma puntual las necesidades tácticas para organizar y estructurar el descontento popular en condiciones de aparente parsimonia.

Reiteramos nuestro saludo fraterno a la realización de este VIII CSB, el deseo es que el resultado sea favorable para la sección XVIII, la CNTE y el conjunto de organizaciones que conformamos el movimiento popular, como organizaciones hermanas no podemos menos que congratularnos por el ejercicio del análisis para insertarse creativamente en el proceso de lucha en nuestro país.

En hora buena, reciban nuestro reconocimiento y esperamos que los resolutivos que emanen de este Congreso sean para consolidar la unidad del movimiento magisterial popular.

Fraternalmente
Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navigation