Carta a Javier, Armando, Asunción y Venturino, presos políticos del gobierno de Rutilio Escandón Cadenas en Chiapas

, por  Ciudad de México , popularidad : 3%

Ciudad de México, febrero de 2020

Compañeros Javier, Armando, Venturino y Asunción, presos políticos de la presente administración en Chiapas

Reciban un fraternal y combativo saludo de las comunidades, colectividades y organizaciones que conformamos el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), es grato saludarles, aunque sea por este medio, pero sabedores estamos de que, a pesar de su reclusión injusta, resisten de manera estoica la prisión por motivos políticos de la que son objeto.

Vivimos una coyuntura compleja, el cambio de las siglas partidistas en la administración federal y en el estado de Chiapas significa un momento concreto en el acontecer nacional, esta complejidad es traducida en que ahora la represión es cometida con el aval de un discurso que resulta amable para ciertos oídos del pueblo donde existe el supuesto de gobernar “primero para los pobres”.

Nuestra organización ha enfrentado diferentes episodios represivos a lo largo de nuestra historia de lucha, cada una de ellos revistió las condiciones concretas de los gobiernos en turno. Una cosa nos queda claro, independientemente de las siglas partiditas que asuman la silla presidencial, la represión y la violencia de Estado continúa, lejos de disminuir se incrementa.

En el sexenio de Enrique Peña Nieto enfrentamos la violencia institucional y el terrorismo de Estado de forma abierta, política de gobierno que cobró la vida del compañero de Humberto Morales Sántiz, Héctor Sántiz López y Víctor Pérez López; la desaparición forzada de Fidencio Gómez Sántiz; el intento de ejecución extrajudicial de cinco compañeros en la Ciudad de México; cientos de actos represivos en los estados donde tenemos presencia y arraigo.

Hoy, aunque no gobierna el PRI, enfrentamos su prisión injusta, perpetrada por un gobierno que dice “gobernar para los pobres”, pero en los hechos está totalmente plegado a los intereses de empresarios, tanto del país como del extranjero.

Para nosotros no hay duda de que su reclusión es injusta, su estancia en penales del estado chiapaneco es por motivos políticos, una forma de castigo gubernamental por ser integrantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), organización popular que abraza las banderas de lucha independiente.

Sobre ustedes se ceba la violencia institucional dada su convicción de luchar por la posesión colectiva de la tierra, la defensa de los derechos humanos, la exigencia de presentación con vida de los detenidos desaparecidos y la lucha por el socialismo en México.

Chiapas se distingue por reprimir con el aval del gobierno federal, son las mismas siglas partidistas las que ejercen la violencia institucional, por lo tanto, entre uno y otro gobierno existe la complicidad para cometer violaciones a los derechos humanos contra el pueblo organizado, de forma particular contra aquellos que lucha de forma independiente.

Luchar en un contexto de violencia generalizada que emana del Estado colocó en nuestras discusiones la posibilidad real de ser víctimas de la represión, en pasadas jornadas de lucha que el pueblo es víctima indirecta de esta política criminal, hoy su condición nos da la razón, porque la intención es eliminar la creatividad e iniciativa popular mediante distintos actos represivos.

Ustedes fueron partícipes de jornadas de lucha donde esbozamos la tesis de que el pueblo no debía esperar pasivamente a que la violencia institucional le arrebate un ser querido y entre de forma abrupta en los hogares proletarios. Esto nos señalaba que nosotros mismos podíamos ser víctimas en tanto que nos adelantábamos en el análisis.

Hoy nos toca luchar no sólo contra un Estado que usa la violencia para reprimir, que criminaliza al pobre que lucha de forma independiente, sino que debemos combatir la mentira institucional, esa que se difunde diariamente desde políticos de oficio, lo que convierte en administraciones demagógicas que hacen del embuste una forma de gobernar.

Contra todo eso luchamos compañeros, por eso nuestra invitación a mantenerse firmes y resistir de manera estoica. La prisión se convierte en un espacio más para la lucha y resistencia, no olvidemos que nuestro objetivo es organizar el descontento popular e impulsar la lucha por el socialismo en nuestro país.

Desde acá afuera haremos todo lo que sea necesario para lograr su libertad, sostenemos la tesis de que a un preso político son las acciones políticas las que lograrán su libertad. No son tiempos de desesperarse, demos los pasos necesarios para hacer frente a la represión mimetizada que se encubre en actos demagógicos.
Nos despedimos con un fuerte abrazo de camaradas, con aquel calor humano sólo experimentamos quienes compartimos los mismos principios de lucha, las mismas banderas de lucha en el impulso por la superación del oprobio que genera el capitalismo.

Hasta pronto compañeros
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navigation