La represión en Chiapas es política de gobierno contra el conjunto del movimiento popular, por tanto, responsabilidad del Estado

, por  Chiapas , popularidad : 3%

A los medios de comunicación
A los compañeros padres de los 43 normalistas desaparecidos
A los compañeros de la Normal de Mactumatza
Al pueblo en general

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo condena la represión del que fueron objeto el día de hoy alumnos de la Escuela Normal Rural de Mactumatza y padres de los 43 compañeros normalistas desaparecidos en el marco de la Caravana Sur en Busca de los 43, la mañana de hoy en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, una expresión de la política represiva del gobierno actual contra el conjunto del movimiento popular.

La presencia de elementos antimotines que bajo el “protocolo de desalojos” por la mañana del día de hoy reprimieron a los estudiantes y padres de los normalistas, representa una política de gobierno en contra de toda manifestación y descontento por la política antipopular del gobierno en turno, en Chiapas representa ya práctica sistemática del gobierno de la 4T. Las graves violaciones a los derechos humanos se vuelve inocultable y la responsabilidad en este hecho represivo es bajo órdenes de las tres instancias de gobierno quienes diseñan los planes en las “Mesas de seguridad” que preside el gobierno de Rutilio Escandón.

La represión del que fueron objeto los normalistas, padres y organizaciones mientras realizaban una actividad de difusión no es un hecho aislado, en las mesas de seguridad se planea la represión policíaca militar contra toda manifestación popular, exigencia de justicia y denuncia por los crímenes de Estado y lesa humanidad que hoy el gobierno federal pretende dejar en el “perdón y olvido”, sepultar en el olvido el crimen perpetrado en contra de los 43 normalistas y otros casos donde el Estado es responsable material e intelectual.

Como en otros casos de represión, quienes dan las órdenes de reprimir son los mandos policíacos militares, y la tríada de represores, entre ellos, el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, Secretario General de Gobierno de Chiapas Ismael Brito Mazariegos y el Fiscal General del Estado de Chiapas Jorge Luis Llaven Abarca. A pesar de las violaciones a los derechos humanos el gobierno insiste que éstos actos forma parte de la aplicación del Estado de derecho.

El dialogo y el respeto a los derechos humanos en Chiapas no es la prioridad, pero la represión es una práctica común en lo que este sexenio avanza que se extiende en toda la entidad. La “mano dura” para el gobierno de Chiapas es ejecutar la represión y silenciar cada acto de injusticia contra el pueblo, nada justifica el uso de la fuerza contra un pueblo pobre que no se le resuelven las exigencias políticas.

El gobierno de Chiapas siempre se justifica arguyendo que actúa conforme a la ley, pero éste es quien con carácter autoritario se impune por medio de la violencia hacia toda protesta. Los compañeros normalistas son víctimas de la violencia de Estado en Chiapas y esto se deba al carácter antipopular de su gobierno que no atiende las necesidades populares.

Este gobierno pondera el interés empresarial sobre el interés colectivo del pueblo, el “derecho de terceros” es el interés empresarial, quienes hoy exigen el “restablecimiento” del orden son quienes pretenden imponer su voluntad de enriquecimiento sobre el sudor del trabajador chiapaneco, que en los hechos significa para el pueblo mayor sometimiento.

Las demandas de juicio y castigo, la presentación con vida de los detenidos desaparecidos son justas, si el gobierno quiere silenciar estas exigencias a punta de represión, el pueblo tiene derechos a mantener la creatividad para la exigencia a través de la denuncia pública informativa es una necesidad, si el gobierno mantiene el monopolio de la comunicación no hay otra manera que salir a las calles, plazas públicas y carreteras donde el pueblo pueda enterarse de esta política represiva y antipopular contra el pueblo.

La libre manifestación y de expresión es hoy un derecho que se hace valer en las calles en medio de la represión policíaca militar. Desde esta tribuna de denuncia, nuestra solidaridad incondicional a los compañeros normalistas y a los padres de los compañeros normalistas detenidos desaparecidos. Ante estos hechos violentos del Estado, el carácter combativo debe relucir.

¡Alto a la criminalización de la protesta popular!
¡Alto a la represión contra el conjunto del movimiento popular!
¡Presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos!
¡Presos políticos libertad!

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navigation