Hacemos del conocimiento a la base magisterial el saludo que no pudimos leer en tiempo y forma pero que consideramos es preciso que sea del dominio público

, por  Ciudad de México , popularidad : 1%

Expresamos nuestro saludo fraterno a los trabajadores de la educación de base de la sección XVIII del estado de Michoacán en el marco de la realización de su LVII Pleno de secretarios generales y centros de trabajo, el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo acudió a la convocatoria de organizaciones populares para manifestar el saludo fraterno a esta actividad del ejercicio de los principios democráticos de organización.

Entendemos la complejidad que significa la lucha contra las formas charriles impregnadas en la algunas de las estructuras de la organización política de las masas trabajadoras, esa fue la razón que nos compartieron para el punto de saludos fraternos fuera eliminado del orden del día, sin embargo, exhortamos a la comisión organizadora a no transitar por la senda de la sectorización de la lucha popular, hoy más que nada las fuerzas populares requieren de la unidad ideológica y de acción.

Hacemos del conocimiento de la base magisterial el saludo que no pudimos leer en tiempo y forma pero que consideramos es preciso que sea del dominio público, porque en él manifestamos el sincero deseo que la asamblea y el congreso que está en puerta pueda constituir el espacio para dar el curso adecuado a la CNTE para corresponder con el momento coyuntural concreto.

Morelia, Michoacán a 10 de febrero de 2020

A los compañeros de la sección XVIII
A la base combativa de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) expresa un sincero y combativo saludo a este LVII Pleno de secretarios generales y centros de trabajo, sin duda, actividades de esta naturaleza forman parte del ejercicio político democrático de las bases organizadas en esfuerzos independientes, el cual es elemento inherente de la reflexión política de los resultados de la práctica y del análisis de la realidad que circundante.

La lucha del magisterio democrático tiene nexo irrestricto con las luchas del pueblo, caminamos codo a codo en diferentes jornadas políticas, las demandas son las mismas, aunque a cada una la distingan determinadas particularidades como sectores organizados, es la exigencia por erradicar las formas charriles de organización enquistadas en algunas organizaciones, así como la necesidad de superar el oprobio del capitalismo.

La solidaridad es uno de nuestros principios políticos, desde el surgimiento del FNLS compartimos las mismas peripecias que impusieron los gobiernos represivos y sorteamos las mismas vicisitudes que implica la defensa y exigencia del derecho a la educación y el trabajo. Juntos estuvimos en las acciones políticas de masas en los años de 2014 a 2017, en las grandes movilizaciones magisteriales populares que hicieron posible frenar temporalmente la reforma educativa de carácter neoliberal.

En las jornadas de lucha pasadas correspondimos con las necesidades que el momento planteaba. En las comunidades organizadas en torno nuestro impulsamos a que los profesores acudieran a las acciones políticas y ahí donde hubo resistencia, tomamos la medida de cerrar las escuelas bajo el principio de que no era posible que unos estuvieran en labores mientras otros luchaban en las calles por sus derechos.

La reforma educativa tiene la esencia neoliberal, es una exigencia de un grupo de empresarios ligados a intereses del capital privado nacional y del extranjero. Éstos representan una minoría que sojuzgan a las masas trabajadoras a condiciones oprobiosas de existencia, por lo tanto, la reforma es eminentemente antipopular que niega el derecho a la educación a millones de mexicanos.

Convertir a la educación una vil mercancía es el objetivo de las políticas neoliberales, con ello niegan a la niñez y juventud la posibilidad de una educación gratuita, científica y de calidad, lo mismo con las generaciones de profesionistas que emergen de las normales rurales, les es negado del derecho al trabajo, con ello pulverizan derechos laborales y libertades sindicales conquistadas de antaño.

En la visión empresarial la educación es un medio para obtener más riqueza y amasar cuantiosas fortunas al amparo del erario público, porque en medidas retrógradas son cómplices tanto empresarios como políticos de oficio. La educación no puede ser reducida a una simple “oportunidad” de quien pueda pagarla, es un derecho conquistado por el pueblo y así debe permanecer.

El sistema educativo impuesto desde la perspectiva empresarial y a exigencia de los organismos financieros promueve la deshumanización del ser humano, conduce a una confrontación animalesca entre docentes, de éstos con los alumnos, de cuyo resultado es una masa de seres lacrados por la enajenación, en un extravío político y cultural incapaces de ejercer crítica a lo anacrónico que observan del mundo.

La CNTE tiene una amplia data de experiencia de lucha, su historia y acervo metodológico tiene punto de partida a finales de la década del 70 del siglo pasado en la exigencia de democratizar el sindicato y defender los derechos laborales y sindicales. El surgimiento de una organización clasista como la coordinadora es la expresión concreta del descontento popular que busca cauces independientes para expresar su creatividad e iniciativa.

La historia de lucha de la CNTE está intrínsecamente relacionada con la historia del Movimiento Democrático Independiente, porque desde los primeros pasos de lucha mantuvimos el principio de la solidaridad, de caminar hombro a hombro y compartimos buenas y malas experiencias como parte del vaivén de la lucha popular.

Las banderas de la democracia sindical y aumento salarial son parte del sentir popular de mejorar las condiciones de vida, necesidades que encuentran el punto de inflexión en la necesidad de superar cualitativamente el régimen, situación que no es posible sin modificar de forma radical la explotación del hombre por el hombre, sin abolir la propiedad privada sobre los medios de producción y superar la contradicción fundamental entre capital y trabajo.

La solidaridad la dimos en la vía de los hechos y sin aspavientos, en diferentes estados las consignas magisteriales fueron coreadas sin ningún distingo. Pueblos campesinos e indígenas, colonias populares, organizaciones estudiantiles que conformamos el MDI, tanto en Chiapas, Oaxaca, Hidalgo, Veracruz, Morelos, Estado de México, Puebla, Michoacán, Guanajuato, Guerrero, participamos en cada una de las protestas convocadas por la CNTE.

El Estado diseñó una campaña de linchamiento y criminalización de las organizaciones populares, fuimos atacados políticamente, tanto la CNTE como nosotros, no sólo por la voz institucional, sino también por aquellas organizaciones e individuos que tenían una posición política oportunista y reformista, con sus ataques y calumnias de origen policíaco promovieron que la represión se cebara contra las masas inermes.

No hay razón para la sorpresa, ese es el papel del oportunismo y el reformismo, son aliados históricos del Estado para imponer políticas antipopulares y evitar que las masas trabajadoras adquieran una conciencia proletaria. Su voz inquisidora es el medio de difuminar la ideología conciliadora en el seno de las masas trabajadoras.

No nos sorprende surjan nuevas voces que nos tildan falsamente de violentos, paramilitares, que dividimos organizaciones, radicales o que tenemos un origen guerrillero; tales argumentos son elementos de la vieja calumnia de los grupos oportunistas, que ante su incapacidad de organizar fuera de los marcos corporativizantes difaman a quienes construyen organización popular. Es la primitiva táctica policíaca que prepara las condiciones para la represión, para evitar que el pueblo transite por la senda de la organización independiente.

Los hechos hablan por sí mismos, en Chiapas el oportunismo encabezado por el grupo de Pedro Gómez Bámahaca nos ha calumniado sin límite con una serie de improperios, insiste sin prueba que somos violentos, paramilitares, grupo de choque y un sinfín de absurdos. Esas afirmaciones no tienen ninguna diferencia con lo que dice el Estado a través de sus organismos represivos y las fichas de “información” de lo que antes era el CISEN.

Hoy denunciamos ante ustedes que esa calumnias dieron al gobierno chiapaneco y al Estado mexicano el conjunto de argumentos para justificar la represión contra nuestra organización, los cuales se concretan en la ejecución extrajudicial de varios de nuestros compañeros, entre ellos, Humberto Morales Sántiz, el asesinato político de Héctor Sántiz López y de Víctor Pérez López, a la desaparición forzada de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz, el intento de ejecución extrajudicial contra cinco compañeros en la CDMX, el encarcelamiento injusto tortura de Javier González Díaz, Armando Hernández Sánchez, Venturino Torres Escobar y Asunción Gómez Sánchez.

Las infamias y calumnias emitidas por esta camarilla de sujetos que perdieron toda identidad con las masas organizadas los hace corresponsables de la espiral represiva en aquella entidad. La lucha fratricida nunca será el medio para dirimir alguna divergencia, tal condición sólo beneficia al Estado y la cúpula de empresarios que pretender exprimir hasta la última gota del sudor y sangre del pueblo trabajador.

Constituye una infamia sostener que somos paramilitares, cuando como FNLS somos objeto de los ataques permanentes de estos grupos en Chiapas, Hidalgo y Veracruz; decir que somos violentos es falso porque la violencia que azota el país y desangra nuestro pueblo viene exclusivamente de las instituciones y los hombres que conforman el Estado mexicano; es ruin sostener que somos un grupo de choque cuando en realidad esas tácticas y formas porriles las utiliza el oportunismo que se presentan como representantes sindicales y en los hechos son promotores asiduos, tanto de las formas políticas de la burguesía como de los usos y costumbres del charrismo sindical.

Hoy tenemos un gobierno que dice gobernar para ricos y pobres, no se cansa de difundir su política es atender primero a los pobres, sin embargo, estos hechos son contradictorios porque una cosa es el discurso y la realidad es todo lo contrario.
Siembra falsas esperanzas entre los millones de mexicanos porque promete un paraíso material para tiempos inalcanzables e irrealizables; es un gobierno que reprime al pueblo inconforme y organizado a través de la recién creada Guardia Nacional.

A pesar del dicho de eliminar la reforma educativa, la esencia de esta política neoliberal es mantenida intacta, el cuerpo teórico de la reforma peñista sigue incólume, donde a los trabajadores de la educación son criminalizados y se les niega sus derechos, la reforma de la reforma en esencia mantiene su contenido neoliberal.

Saludamos fraternalmente la realización de esta reunión de representantes, sabedores estamos de que no hay otra manera de llegar a la homogenización política más que la discusión fraterna y la valoración de los resultados de la práctica.
Hacemos votos por que las conclusiones conduzcan a un derrotero de claridad del horizonte político y permita dilucidar las premisas tácticas del momento concreto.

Somos hermanos de clase, nos identifica la misma condición socioeconómica y necesidades históricas. Las divergencias políticas deben ser dirimidas en el terreno de la discusión fraterna. La actual coyuntura nos plantea la necesidad de desarrollar la metodología que permita organizar el descontento en un momento de reflujo y mantener en alto las banderas del socialismo en México.

En hora buena, un saludo fraterno de camaradas

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navigation