Tsajal Ek´No. 10 - De qué privilegios habla el gobierno chiapaneco

, por  Chiapas , popularidad : 1%

Tsajal Ek´No. 10
Análisis y propuesta del FNLS en Chiapas
19 de diciembre de 2019

De qué privilegios habla el gobierno chiapaneco

Las condiciones de vida en la que se encuentra el setenta por ciento de la población chiapaneca no reflejan privilegios de ningún tipo: el hambre, el desempleo, salarios de miseria, familias sin vivienda y sin tierras, desnutrición, muerte por enfermedades curables y degenerativas…en contraparte, un reducido círculo de empresarios, terratenientes y políticos de oficio con lujosas propiedades, vastas tierras, educación, salud y alimentación que les da hasta para desperdiciar.

En Chiapas se mantienen los privilegios, pero éste no es para los trabajadores, sino para las cámaras empresariales y políticos de oficio que les permite mantener el control político económico en su beneficio. Mientras los trabajadores se llenan de preocupaciones diarias para resolver sus necesidades, la clase que detenta el poder prepara las condiciones políticas y económicas para saquear y explotar los recursos naturales y energéticos en territorio chiapaneco.

Eliminar el fuero no es significativo o condición que acabe con el privilegio de clase, mientras la burguesía este en el poder político, las leyes permitirán apropiarse siempre del producto del trabajo de cientos de miles a través de la explotación de la fuerza de trabajo que los coloca en una condición privilegiada capaz de acceder a todos los bienes y servicios. En tanto, qué de benéfico hay para el pueblo a un año del “nuevo gobierno”, nada en particular, los cinturones de miseria crecen aceleradamente.

El gobierno de Rutilio Escandón arguye que el máximo logro del año es eliminar el fuero constitucional a políticos de oficio para acabar con los privilegios y combatir la corrupción, sin embargo, las riquezas del que gozan un reducido grupo empresarial y político de oficio que mantienen un sistema económico en función que permite preservar su condición de clase, a ello se debe que los trabajadores tengan sus bolsillos vacíos a la fecha.

Toda riqueza que poseen los empresarios y políticos de oficio es mal habido, es producto del despojo, legal o violento. Los desfalcos millonarios que cada gobierno realiza en cada sexenio es parte de los usos y costumbres propios de la burguesía para amasar riquezas, a costa del erario público ellos se encargan de garantizar su existencia y peor aún, en nombre del pueblo y para el pueblo se legislan leyes que perpetúan la explotación y opresión sin mayor cuestionamiento por presentarse como si éste realmente velase los intereses del pueblo.

Reducir el salario a los funcionarios no es precisamente una medida que ponga fin a los privilegios, sigue siento un insulto para los trabajadores hacer creer que es el acto de “buena voluntad” y ejemplo para “acabar con la corrupción”. El salario de un trabajador promedio en el país en comparación con un político de oficio o las ganancias que amasan los empresarios producto de la explotación es abismal; uno o dos salarios, es decir, 100 o 200 pesos diarios, seis mil pesos al mes no se iguala al de un político que oscila entre el límite que percibe el presidente de la nación, más de 100 mil pesos y prestaciones.

Sería un absurdo que el pueblo chiapaneco considere como verdad el discurso anual del gobierno de Rutilio Escandón de presentarse como el gobierno del cambio, no existe cambio alguno más que en el discurso, demagogia es el sinónimo del gobierno chiapaneco. En qué ha beneficiado al pueblo las políticas a un año de gobierno, a quien se le abre las puertas es a la inversión privada, sea en la construcción de megaproyectos o infraestructura que facilite el despojo o explotación de los recursos estratégicos y mano de obra barata.

La explotación no es propiamente el bien que el pueblo desea, mucho menos el saqueo de los recursos estratégicos al que los empresarios han puesto la mira en este territorio, sin embargo, el gobierno presenta los megaproyectos como la solución a las condiciones de pobreza y miseria que corroe la vida de cada chiapaneco, vil engaño que pretende profundizar el sufrimiento de los trabajadores del campo y la ciudad. No es privilegiado quien es desalojado de sus tierras y destruido su hogar, o, ¿si lo es?

Acabar con los privilegios implica acabar con la propiedad privada de los medios de producción, es eliminar la explotación de la fuerza de trabajo, es dejar de oprimir al trabajador y desmantelar el Estado policíaco militar que se utiliza para reprimir al pueblo… insistir en la aplicación del Estado de derecho es proteger los intereses de clase burgués, es garantizar las necesidades empresariales, de terratenientes y políticos de oficio, es mantener privilegios que no son del pueblo, sino de los explotadores.

Combativamente
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo.

Ver en PDF

Navigation