Tsajal Ek´No. 9 - La violencia institucional en Chiapas es generalizada

, por  Chiapas , popularidad : 4%

Tsajal Ek´No. 9
Análisis y propuesta del FNLS en Chiapas
9 de diciembre de 2019

Ver en PDF

La violencia institucional en Chiapas es generalizada

En lo que va del mandato del gobierno chiapaneco, la violencia institucional es generalizada, la realidad de violaciones graves a los derechos humanos y el cometido de crímenes de lesa humanidad ilustran que la política gubernamental va de la mano de la represión, cuando ésta se ejecuta no distingue, género, credo religioso, pero sí cuando es de carácter político y se ejerce el derecho a la protesta en la lucha por mejores condiciones materiales de vida.

Desde los inicios del sexenio del gobierno de Rutilio Escandón Cadenas comenzó a evidenciar su actitud criminal, indolente y represivo hacia las demandas del pueblo, este comportamiento está íntimamente relacionado con las exigencias del capital monopolista trasnacional en la entidad.

Las víctimas y los testimonios de sus familiares son la prueba irrefutable de los crímenes de Estado y las graves violaciones a los derechos humanos contra el descontento popular. Este fenómeno alberga un claro atentado contra el legítimo derecho a protestar, el ejercicio de éste está imbricado con las causas que le dan origen, éstas yacen en las condiciones de miseria y pobreza en las que vive el pueblo.

Los casos de desplazamiento forzado en diferentes municipios del estado; ejecuciones extrajudiciales, tortura, tratos crueles inhumanos y degradantes contra luchadores sociales y pueblo no organizado expresa la violencia que emana del Estado; el gobierno chiapaneco asume una actitud que no tiene relación alguna con la política del respeto a los derechos humanos y de no represión que el Ejecutivo federal reafirma constantemente ante los medios de comunicación.

En Chiapas la violencia gubernamental es palpable y generalizada, este hecho no podrá comprenderse si se pierde de vista sus motivaciones económicas y políticas. Tras el anuncio de la implementación de los megaproyectos en el sur sureste de la entidad se comenzó a crear las condiciones para su ejecución, por tanto, la violencia de clase contra el pueblo es parte de la estructura maquinal burguesa para satisfacer los intereses oligarcas.

Un ejemplo de ese fenómeno es la incontrolable práctica de ejecuciones extrajudiciales contra más de un centenar de mujeres en la entidad, aunado otros casos donde el sexo masculino no escapa de esas vejaciones contra el derecho a la vida, por tanto, los dichos que emanen del gobernador de Chiapas para decir que en la entidad es de las más seguras, su contenido será vacío, en los hechos no garantiza en lo más mínimo los derechos humanos del pueblo.

Por esto, entre sus declaraciones no tiene sustento alguno cuando arguye ante los medios de comunicación, “Le quiero mandar un mensaje desde aquí, (…) a todos los sectores, a todo el tejido social de Chiapas, que va a haber cero tolerancia cuando se cometa una agresión contra las mujeres y contra las niñas». Esta declaración esconde enormes faltas a la verdad.

Privar el derecho a la vida a mujeres y hombres del pueblo revela lo perverso del gobierno actual. Con aquella actitud de benevolencia simulada intenta ocultar la gravedad con la que constantemente se violan los derechos humanos de las masas trabajadoras, ¿qué tienen qué decir el “mandatario” chiapaneco y sus subalternos de los casos recientes de desplazamiento forzado de mujeres, niñas, hombres, ancianos cuando no hay visos de solución a sus demandas?

¿A caso para el gobierno estatal no cuentan las mujeres y niñas de la comunidad 2 de Noviembre quienes son víctimas de desalojo forzado? El rostro “humano” que Rutilio Escandón Cadenas trata de proyectar ante los medios de comunicación es falso. Devela así su indolencia dado que son hechos concretos del conocimiento de la opinión pública, los casos de desplazamiento forzado en la entidad son un botón de muestra tangible.

Ni qué decir del caso de nuestra compañera Asunción Gómez Sánchez quién hasta la fecha sigue recluida en el CERESS 14, su reclusión es injusta e inhumana. Su detención arbitraria reviste causales eminentemente políticas, por tanto, si no habrá “cero tolerancia” cuando se atente contra la integridad de las mujeres ¿A caso esta premisa política y jurídica no aplica para el propio Ejecutivo estatal, al Fiscal General del Estado y el Secretario de gobierno? Porque son éstos los responsables de las detenciones arbitrarias y demás vejaciones cometidas contra Asunción y el resto de compañeros presos políticos, como al conjunto del movimiento popular.

Cuando un político de oficio se forma desde la concepción burguesa, emanará de éste una conducta caracterizada por la simulación para presentarse ante el pueblo como un paladín de la justicia social, esa es la razón para articular en su retórica expresiones las cuales indican, desde las voces de los medios de comunicación, que “(… ) el mandatario estatal deseó que las y los jóvenes estudien, se diviertan y vivan en paz, en espacios libres de violencia, a través de una buena comunicación entre padres, madres, hijas e hijos”, empero, la realidad describe otro escenario marcado claramente por la violencia institucional.

Los dichos del gobernador chiapaneco son inverosímiles, la lógica discursiva de éste es un insulto a la inteligencia del pueblo organizado y consciente, porque al retomar los casos de desplazamiento forzado y despojo violento de tierras realizadas en lo que va del sexenio, son decenas las familias afectadas por la violencia gubernamental, por tanto, no hay paz, existe familias taladradas por la violencia policíaca, militar y paramilitar.

Jóvenes y niños privados de su derecho a la educación, vivienda, a causa de la violencia institucional. La represión contra estudiantes normalistas es un botón de muestra. La situación de nuestros compañeros presos políticos no sólo a ellos los coloca en una situación adversa sino también a sus seres queridos, en particular de sus hijos dado que los coloca en condición de indefensión y vulnerabilidad porque el gobierno y sus subalternos son los responsables de desintegrar a las familias y negarles derechos humanos y constitucionales.

Cómo se ve, el gobierno chiapaneco solamente se reduce a retórica sus expresiones, éstas carecen de sustento en la realidad. Otro ejemplo, las «ciudadanas y ciudadanos exitosos, que tengan la oportunidad de incluirse en el desarrollo y en el progreso de nuestro estado y nuestro país», declaración que oculta que la oportunidad consiste en emplearse bajo las condiciones de los explotadores.

El desarrollo es un fenómeno que favorece sobremanera a la clase burguesa más no al pueblo. Los hechos distan mucho de las arengas de los políticos de oficio, los amplios sectores populares son quienes viven en carne propia la brecha enorme entre quienes viven en la opulencia y de quienes luchamos diariamente para no perecer a causa del desempleo, la pobreza, la miseria y la violencia de Estado en sus diferentes modalidades.

Puesto los acontecimientos en esa tesitura, al pueblo tiene la alternativa de organizarse de manera independiente y combativa, es necesario dar cause al descontento popular de manera organizada, para esto, es indispensable establecer mecanismo de coordinación de tal manera que, de manera unificada ejerzamos nuestro derecho a la manifestación mediante acciones políticas de masas ante un gobierno demagogo, que ejerce la represión de manera sistemática y generalizada.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Tsajal Ek 9.pdf - Google Drive

Navigation