Venturino y Asunción son presos políticos por defender el derecho a la tierra

, por  Chiapas , popularidad : 3%

Chiapas de Corzo, 15 de noviembre de 2019

A los medios de comunicación

A las organizaciones populares

Al pueblo en general

Venturino y Asunción son presos políticos por defender el derecho a la tierra

Venturino Torres Escobar y su esposa Asunción Gómez Sánchez ambos integrantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), fueron detenidos el día 21 de octubre por elementos de la policía estatal en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, este hecho fue cometido con un motivo político, la intención de detener la lucha por la defensa de la tierra y la lucha contra el terrorismo de Estado.

Para nadie es un secreto que el gobierno chiapaneco mantiene una ofensiva represiva en contra del movimiento popular específicamente en contra de organizaciones independientes, las lista de víctimas lo constata, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, presos políticos, despojos de tierras y desplazamiento forzado es el saldo de la represión de esta administración gubernamental.

Venturino y Asunción son el ejemplo de esta ofensiva represiva, es un caso de detención arbitraria e injusta que nos arroja y demuestra el modo de operar de las instituciones, policía y agentes del Estado que participan en la ejecución de esta violación al derecho a la libertad, esto a la vez se expresa el modus operandi del Estado para castigar a quienes ejercen su legítimo derecho a la organización y a la protesta.

Primero, el Estado crea carpetas incriminatorias a los luchadores sociales, activistas y defensores de los derechos humanos, les pre fabrica delitos y ejecuta ordenes de aprehensión a partir de pruebas falsas o manipuladas, todo esta maniobra jurídica es para justificar un acto injusto e ilegal como lo son las detenciones arbitrarias.
Segundo, a los detenidos la Fiscalía General del Estado los presenta públicamente como culpables de un delito que no cometieron, quitando de tajo el derecho a la presunción de inocencia y con ello violando sus derechos humanos.

Tercero, la aplicación de la tortura como forma de interrogatorio y como la imposición de castigos a los presos políticos por pertenecer a una organización independiente. Cuarto, aplicación de una campaña de calumnias, criminalización y estigmatización por parte del Estado y sus agentes, quienes buscan negar y ocultar la represión y la violencia institucional.

De este modo fue la detención arbitraria de Venturino y Asunción, en primer lugar la carpeta de investigación con la que el Estado intenta sustentar el delito de despojo del que son acusados nuestros compañeros goza de innumerables inconsistencias e irregularidades, está demostrado que nuestro compañero no despojó a nadie sino todo lo contrario él es víctima de ello. Por lo tanto, el delito imputado a Venturino es pre fabricado y funge como pretexto para llevar a cabo una acción represiva contra nuestros compañeros.

Asunción junto a su esposo y toda su familia participan constantemente en las diversas jornadas de lucha por la presentación con vida de los detenidos desaparecidos y justicia para las víctimas del terrorismo de Estado, incansablemente luchan por la defensa del derecho a la tierra, y hoy bajo la política represiva de la cuarta transformación en Chiapas intentan detener su labor y su lucha a través del encarcelamiento forzado.

Asunción y Venturino son presos políticos y eso ni la FGE lo puede negar, muestra de ello es que ninguna de las demandas de justicia y presentación con vida de los desaparecidos ha atendido o resuelto el gobierno chiapaneco, al contrario el fiscal Jorge Luis Llaven Abarca busca callar y silenciar a quienes mantenemos viva la bandera de lucha de justicia.

La FGE los presentó en su portal de información como culpables de un delito que no cometieron, situación que donde quiera que se le vea viola el derecho a la presunción de inocencia, por lo tanto una grave violación a los derechos humanos.
Venturino es torturado al interior del CERSS 14 El Amate, ubicado en el municipio de Cintalapa, Chiapas, es sometido a trabajos forzados, extorción, golpes, humillaciones, sin derecho a atención médica, los encargados al interior del penal de llevar acabo la tortura expresan que todo ello se hace “por órdenes de arriba” es decir del Fiscal Jorge Luis Llaven Abarca.

No hay duda de que este gobierno está ensañado en hacer daño a las organizaciones populares y al pueblo trabajador en general, está empeñado en favorecer los intereses de caciques, terratenientes y empresarios, sin importarle las consecuencias que causa en el pueblo, como por ejemplo, dejar sin padres a los niños, dejar a miles de familias sin casa, sin tierras ni alimentos, sin salud ni educación.

Es inocultable la violencia institucional en Chiapas, sin embargo, aun así hay intentos de agentes del Estado enquistados en comunidades y diarios que buscan justificar el actuar criminal del gobierno de Chiapas, estos intentan a través de mentiras y calumnias negar la condición de presos políticos de nuestros compañeros, pero por cada palabra que dicen se dejan ver como lo que son: sujetos desclasados, descompuestos, avaros que únicamente velan por su interés personal y serviles al Estado.

Estas personas son las que encabezan las calumnias contra el FNLS, por lo tanto responsables de cualquier agresión física y psicológica en contra de quienes militamos en el FNLS.

Seguiremos exigiendo sin detenernos la libertad inmediata e incondicional de los presos políticos, entre ellos la de nuestros compañeros Venturino Torres, Asunción Gómez, Javier González, y Armando Hernández, presos políticos de la cuarta transformación.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las