El Estado impone un cerco económico y una campaña de calumnias contra el FNLS en Acala, Chiapas

, por  Chiapas , popularidad : 2%

Acala, Chiapas. 15 de noviembre de 2019

A los medios de comunicación

A las organizaciones populares e independientes

Al pueblo en general

Denuncia pública:
El Estado impone un cerco económico y una campaña de calumnias contra el FNLS en Acala, Chiapas

De diversas formas el gobierno del estado de Chiapas busca criminalizar y preparar nuevos actos represivos contra las comunidades organizadas en torno al FNLS, en específico contra el ejido de Nueva Altamira, municipio de Ácala, Chiapas.

En fechas recientes han sido constantes los actos de hostigamiento contra nuestra comunidad, el Estado en su ofensiva represiva contra nuestra organización busca realizar más detenciones arbitrarias e injustas, hostiga con la presencia de elementos policíacos vestidos de civil, lanza campañas de mentiras para infundir terror en el pueblo e impedir el ejercicio de nuestros derechos más fundamentales.

A través de mentiras y amenazas el gobierno chiapaneco busca detener nuestras acciones cotidianas, entre ellas la venta de los productos que producimos en nuestras tierras y que son el único sustento de nuestras familias, amenaza por ejemplo, con instalar retenes policiacos para impedir el traslado de nuestros productos a las cabeceras municipales de Chiapa de Corzo y Acala y poder venderlas.

Esta acción de detener la venta de lo que producimos en el campo pretende aislarnos y condenarnos a no tener ni un centavo para resolver nuestras necesidades básicas de alimentación y salud, vender lo que producimos en el campo es el único medio de nuestra sobrevivencia y que el gobierno de Chiapas lo prohíba es condenarnos a perecer.

Así sucedió en fechas recientes cuando intentamos salir a vender flor de cempasuchitl y de seda, hoja de plátano, productos que comúnmente se consumen en estas fechas en las que pueblo mexicano conmemora el día de muertos, antes de salir la amenaza fue instalar el retén de la policía, esperarnos y no dejar pasar nuestros productos e incluso amenazaban con detenernos. En estas condiciones salir de la comunidad y poder resolver nuestras necesidades económicas se convierte en imposible.

Lo aquí se expresa es la imposición de un cerco económico, el gobierno busca matarnos de hambre y enfermedad sin poder comprar comida ni medicamentos, es este entonces la nueva forma de atentar contra la vida de las comunidades organizadas.

Una hecho más que sustenta lo dicho es la manera de infundir el temor en los choferes y transportistas al decirles que si llegan a nuestra comunidad vamos a tomar sus vehículos y a quemarlos, calumnias que únicamente buscan confrontarnos entre hermanos de clase para que el Estado continúe garantizando los intereses de los grandes empresarios.

Queda demostrado que el actuar del gobierno de Chiapas es perverso, a través de sus fuerzas policiacas infunde terror y mentiras en el pueblo. Nuestra práctica nunca ha sido confrontarnos con los trabajadores, nuestras acciones son respuesta de la ofensiva que lanza el Estado para desaparecernos, ejecutarnos y encarcelarnos de manera injusta, son medidas de protección colectiva que afectan los intereses de las grandes empresas.

Se agrega también a esto la amenaza que hace el Estado a los ganaderos de Acala para que no compren nuestros productos, y la amenaza a los colectivos de no levantarnos ni trasladarnos a la ciudad.

Esto es la respuesta del gobierno chiapaneco por denunciar el carácter represivo de esta administración, por exigir la presentación con vida de los detenidos desaparecidos y el juicio y castigo a los criminales de Estado.

Nosotros nos mantenemos firmes y convencidos en la lucha por la defensa de los derechos del pueblo, señalando las injusticias y el verdadero carácter represivo del Estado. Por ello se ensaña el gobierno chiapanecos contra nosotros y busca por todas las formas eliminarnos, a tal grado que busca impedir que vendamos nuestros productos y que utilicemos el transporte para llevarlo a los mercados donde los vendemos, a la vez que vigila, coloca retenes y espera para detener los carros de algunos compañeros con la intención de amenazar, intimidar y realizar mayores detenciones arbitrarias.

He aquí el rostro perverso, demagogo y criminal del gobierno de la cuarta transformación en Chiapas, la única salida es seguir denunciando sin cansancio y allanar el camino de la coordinación entre organizaciones populares para defender nuestros derechos fundamentales.

Exigimos un cese a la represión y al cerco económico, responsabilizamos a los tres niveles de gobierno por cualquier afectación en la salud y la vida de nuestros compañeros en la comunidad Nueva Altamira como consecuencia de su actuar represivo.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las