Continúa vigilancia y hostigamiento policíaco contra el FNLS

, por  Chiapas , popularidad : 1%

Chiapas, México. 31 de octubre de 2019

A los organismos defensores de derechos humanos

Al pueblo en general

Continúa vigilancia y hostigamiento policíaco contra el FNLS

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), condena y repudia la continuidad de la campaña de hostigamiento, vigilancia e intimidación policíaca hacia las comunidades y colonias con presencia y arraigo de nuestro Frente, es política represiva del gobierno del MORENA cuyo objetivo es asestar golpes que minen nuestra capacidad y creatividad organizativa en defensa de los intereses populares.

El Estado mexicano es poseedor del monopolio de la violencia, puede cometer cuantas violaciones graves a los derechos humanos contra el pueblo organizado y no organizado y mantenerlas en la impunidad. Nuestro caso es ejemplo de ello, el gobierno chiapaneco no escatima recursos para desplegar las fuerzas policíaca-militares en constante hostigamiento y vigilancia, sobrevuelos rasantes de helicópteros, amenazas de muerte contra compañeros que se encuentran en defensa de las tierras que les permite la sobrevivencia como campesinos.

Sobre la entada y alrededores del Ejido Nueva Altamira, municipio de Acala y el predio Las Palomas municipio de Chiapa de Corzo, la presencia de vehículos particulares con placa o sin ella se mantienen vigilantes, unas veces de color blanco tipo Tsuru o combi en franca observación hacia las comunidades organizadas en el FNLS.

Con la vigilancia continua, el Estado pretende tener el itinerario completo de cada compañero, a qué hora salen, hacia dónde van y con quiénes van, con la finalidad de continuar con las detenciones arbitrarias e injustas. Con estos hechos, el gobierno chiapaneco, deja entrever la infraestructura para el espionaje que dispone, sea para perpetrar crímenes de lesa humanidad, reprimir, desalojar o ejecutar detenciones arbitrarias en contra nuestra.

Por la noche, en la comunidad Nueva Altamira nos hemos percatado de la presencia de una patrulla motorizada, que al momento de pasar por nuestras tierras, prende la sirena de su vehículo y a escasos medio kilómetro lo apaga. El jueves 24 de octubre dicha patrulla se detiene en la entrada de nuestra comunidad.

Los sobrevuelos rasantes de avionetas o helicópteros es constante hacia la comunidad de Nueva Altamira de donde es originario nuestro compañero Armando Hernández hoy preso político y víctima de tortura; lo mismo ocurre sobre Las Palomas. Al momento de acercarse a la comunidad, apaga el motor para no hacer tanto ruido al acercarse y estando a escasos metros lo prende.

Estos mismos actos de intimidación y amenazas de desalojo con sobrevuelos de helicópteros y presencia policíaca se presentan en la Colonia Ricardo Flores Magón en Tuxtla Gutiérrez; en el poblado 02 de Noviembre municipio de Socoltenang; en el poblado 20 de Junio municipio de Venustiano Carranza donde se encuentran viviendo compañeros bajo el asedio de las fuerzas policíacas, militares y paramilitares quienes durante este mes de octubre se han presentado casi a diario.

Corroboramos por la vía de los hechos, que el terrorismo de Estado continua, porque intenta generar pánico, miedo y psicosis, a través de estas acciones planteadas desde las “mesas de seguridad”, la intimidación y el hostigamiento juegan un papel crucial en la actual política del gobierno chiapaneco. La presencia de la Guardia Nacional en estas acciones represivas, inevitablemente es responsable el gobierno federal.

Durante los sobrevuelos se toman fotos y videos de los hogares donde tenemos presencia, seguramente con estos datos planea la represión masiva y selectiva. La persecución y la saña en seguir con las detenciones arbitrarias hacia los que militamos en el FNLS es una realidad. Cuando de frenar y desarticular a las organizaciones populares independientes se trata, el Estado despliega sus fuerzas y recursos a petición de caciques de la región e intereses empresariales que por cierto en Chiapas es lo que el gobierno busca garantizar.

La política contrainsurgente y antipopular de la administración estatal y federal en turno es muy clara, incitar a pueblo descompuesto, comprar conciencias, condicionar los derechos al pueblo para convocarla a estar en contra del pueblo organizado, eso es lo que ocurre en las regiones donde tenemos presencia, el gobierno ha sumado a su favor a personas de comunidades aledañas para poner el dedo inquisidor sobre nuestros compañeros

Los encarcelamientos injustos y arbitrarios que en Chiapas durante un año de gobierno “del cambio, tienen el carácter de ser presos políticos. Estos últimos, son victimas de la tortura como método de investigación, cada acción que el gobierno anuncia es la ejecución de la represión contra el pueblo trabajador que se organiza para resolver ciertas necesidades, pero responder con el tolete, los gases lacrimógenos, las detenciones arbitrarias y tortura no es propio de un gobierno nuevo y del cambio, sino, de un gobierno antipopular y autoritario.

En Chiapas el gobierno del “cambio” busca aniquilar al pueblo organizado, es una tarea de Estado, toda la estructura del gobierno “del cambio y para el pueblo” conservan su interés de clase burgués, no existe cambio para el pueblo, es la manipulación mediática, las ideas conservadoras que buscan mantener intactas los intereses empresariales, de explotación y sometimiento. Los planes que salen a flote son en esencia políticas para mantener al pueblo en las mismas condiciones de pobreza y miseria al que los políticos de oficio que hoy llenan las filas del MORENA, impulsaron en décadas pasadas.

Mientras que el gobierno con las organizaciones se cierra al dialogo y se violan derechos humanos, con la delincuencia organizada y el narcotráfico se entabla mesas de trabajo para continuar con los designios del capital y seguir con la ola de violencia y represión en todo el país.

La protesta y organización popular es necesaria siempre que el pueblo esté frente a un gobierno reaccionario, antipopular, autoritario, burgués y represor como el que encabeza Rutilio Escandón Cadenas. El pueblo tiene la razón, sus exigencias son legítimas, nada debe obligar el pueblo a renunciar a la organización porque éste es la garantía que le permite sobrevivir o luchar por sus hermanos de clase.
De cualquier acto de represión y agresión a la integridad física y sicológica de quienes integramos el FNLS, serán responsables tanto el gobierno de Rutilio Escandón Cadenas como del gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador.

Combativamente

¡Alto a persecución y hostigamiento policíaco!

¡Alto a las amenazas de desalojo en contra de nuestros compañeros!

¡Libertad inmediata de nuestros compañeros, Javier, Armando, Venturino y Asunción!

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navigation