Comunidad indígena de Urapicho, Michoacán bajo el asedio, represión y asesinatos por parte de grupos paramilitares

, popularidad : 2%

A los organismos de derechos humanos nacionales e internacionales

A las organizaciones democráticas e independientes

Al pueblo en general

El Frente Popular de Michoacán (FPM) denuncia con carácter urgente la intromisión y asedio a la comunidad de Urapicho, Municipio de Paracho, Michoacán, quien desde hace 3 años ha sido hostigada por grupos paramilitares y recientemente es amenazada por estos grupos para que desistan de su lucha que libran por el derecho de sus tierras.

Grupos paramilitares comenzaron a cometer delitos de lesa humanidad desde el año 2009, asumiendo funciones propias del poder Judicial, estos grupos detuvieron al comunero Aristeo Barajas Estrada quien fungía como Jefe de Tenencia, presentándolo en la Procuraduría de Justicia del Estado, acusándolo de robo violación y otros delitos.

En el tiempo que fue jefe de tenencia se apersonaban sujetos desconocidos a la comunidad, quienes de acuerdo a usos y costumbres comunales se procedía a cuestionarlos, al no dar razón de su visita se le retenía en la cárcel comunal. Ante estos hechos la policía municipal y ministerial arriban a la comunidad y se niega a trasladar a los detenidos, arguyendo “nosotros no nos metemos con ellos, hagan ustedes lo que quieren con ellos”, lo que deja ver que son paramilitares que operan con aquiescencia de las autoridades.

Los actos de agresión a la comunidad se han repetido en diferentes ocasiones, son muchos comuneros que han sido detenidos desaparecidos. El 13 de octubre de 2009 un ex representante de bienes comunales fue primero detenido desaparecido y después ejecutado extrajudicialmente lo que se suma a la serie de crímenes de lesa humanidad cometidos contra la comunidad.

Otro dato de lo que aquí se afirma es que el 16 de noviembre del año en mención, detienen a la comunera Camelina Bautista Ramos de 54 años, quien hasta la fecha no se sabe nada de su paradero. Dos meses después aproximadamente corre esta misma suerte el comunero Adolfo de 42 años y presentado muerto víctima de ejecución extrajudicial.

La sarta de violaciones de derechos humanos en la comunidad continúa en 2010, cuando el comunero Espiridión Ángel Tuxpan es ejecutado extrajudicialmente en Paracho ante ojos de asombro de testigos que fueron amenazados si decían algo. Un comunero sobrevivió al ataque pudo ver como los asesinos operaron sus armas de alto poder contra su compañero. Estos actos de terrorismo de estado son obra de grupos paramilitaresque operan en la zona y que reclaman control de la comunidad para sus sucios intereses.

Ante la cerrazón de las autoridades de la situación que priva en la comunidad y ante el riesgo latente de los demás comuneros, la comunidad decide organizarse y tomar el control de acceso a su comunidad, expulsando a todos aquellas personas que forman parte de los grupos paramilitares, ya que son plenamente identificados, solo las autoridades no son capaces de ver lo que tienes frente a la narices.

A manera de antecedente, los comuneros de esta comunidad, al igual que en otras comunidades de la “meseta Purepecha” y en general de todo el pueblo campesino e indígena, desde tiempos inmemoriales libran una lucha por el reconocimiento de sus bosques y su tierras, motivo que les ha valido el mote de “rebeldes” en forma despectiva, en vez de reconocerles su derecho a exigir lo que como pueblo les pertenece.

En estado ha hecho oídos sordos a esta problemática, y por el contrario, auspicia los bajos instintos de algunos personajes para que inicien una lucha fratricida y así tomar ventaja en la explotación de aguas, bosques y tierras, con grupos paramilitares como puntal de lanza.

Ante estos hechos lacerantes para la humanidad, hacemos un llamado a los organismos defensores de derechos humanos nacionales e internacionales, la acción de sus buenos oficios para exigir un alto a esta política de represión contra comunidades indígenas y contra el pueblo en general.

A las organizaciones democráticas e independientes, estar pendientes de lo que acontezca, y de ser necesaria brindar la solidaridad ante un pueblo hermano, que hoy por hoy libra una lucha por su legítimo derecho a sus tierras, aguas y bosques.

¡Fuera grupos paramilitares de nuestras comunidades!

¡Michoacán no es cuartel, fuera ejército de él!

¡Educación pública, gratuita, científica y popular!

FRATERNALMENTE

FRENTE POPULAR DE MICHOACÁN

Navegar por las