Por los 209 años del inicio de la guerra de independencia

, por  Huasteca , popularidad : 2%

Huasteca y Sierra Oriental, 15 de septiembre de 2019

A LAS ORGANIZACIONES HERMANAS Y SOLIDARIAS
A LOS ORGANISMOS DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS
A LAS PERSONALIDADES PROGRESISTAS
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN LOCAL, NACIONAL E INTERNACIONAL
A TODOS LOS SECTORES POPULARES DEL PAÍS:

Los sectores populares organizados en el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo conmemoramos los 209 años del inicio de la Guerra de Independencia contra la corona española y 42 años de lucha popular independiente por la recuperación de la tierra, su defensa y por el socialismo de las comunidades miembros del Frente Democrático Oriental de México “Emiliano Zapata” ―FDOMEZ-FNLS―.

Gestas conmemorativas plasmadas en la memoria histórica del pueblo como antecedentes de los intentos por liberarse de la esclavitud impuesta por el dominio español, durante la etapa colonial; y, en la lucha popular contemporánea, por las demandas económicas, políticas y sociales: liberarse del yugo caciquil, ejercer el derecho a la posesión de la tierra, defenderla y luchar contra la opresión y explotación burguesa para coadyuvar en la transformación del sistema capitalista al socialismo.

La guerra de independencia de 1810 fue el período de mayor algidez y la culminación de un largo proceso de desarrollo de la lucha de resistencia contra los 300 años de esclavitud; proceso en el cual se suscitaron más de 300 rebeliones armadas como las de Yanga en Veracruz y de Jacinto Canek en Yucatán. Las intentonas eran diezmadas por las hordas sanguinarias de la corona española que pronto nuevas fuerzas de combate popular avivaban el fuego vivo del ejemplo.

Los pueblos originarios, las castas y las capas excluidas de la cúpula colonial hicieron patente la acción armada de las masas esclavizadas y marginadas dirigidas por los criollos, mestizos y personajes de los círculos ilustrados de la época contra los esclavistas, colonizadores y encomenderos de la llamada Nueva España.

Hombres y mujeres insignes de la talla de Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos y Pavón, Josefa Ortiz de Domínguez, Vicente Guerrero, Nicolás Bravo, Mariano Matamoros, entre otros, que correspondieron a las exigencias del deber histórico que enfrentaron, sin omitir el mérito de la masas populares y de todos aquellos que han regado su sangre en todos los procesos de lucha libertaria.

Reivindicamos el heroísmo del pueblo ante las condiciones adversas por la superioridad de las armas del enemigo pero que, a pesar de ello, supo enfrentarlo denodadamente hasta ver coronada la hazaña de tan escabrosa empresa con la abolición de la esclavitud y proclamación de la independencia.

Rememoramos también la semblanza histórica de nuestro pueblo que ha estado inmerso en la lucha de clases contemporánea durante los últimos 42 años, desde finales de la década del 60 y principios del 70. Lucha indígena-campesina y popular que se originó por el rezago y nula solución de la demanda agraria, el acacillamiento, explotación y opresión ejercida por el poder caciquil y la clase en el poder.

Las demandas pacíficas fueron segadas por la violencia de Estado: encarcelamientos, torturas, asesinatos, masacres, desapariciones forzadas y desplazamientos forzados fueron una constante. El costo para identificar a los enemigos de clase fueron los crímenes de Estado cometidos contra el pueblo cuya respuesta fue el ejercicio legítimo de la posesión de hecho del derecho a la tierra por las masas campesinas insurreccionadas espontáneamente.

Las atroces masacres y desapariciones forzadas para escarmentar y contener la generalización de la osadía indígena-campesina fueron ejercidas en las comunidades de Pepeyocatitla y Santa Teresa, Yahualica, Hgo., en 1974; en las oficinas del CAM en Huejutla, Hgo.; en Huitzotlaco, Atlapexco, Hgo., el 14 de mayo de 1977; en el ejido Tzacuala, Huautla, Hgo., en 1980; comunidades de los municipios de Huazalingo y Tianguistengo, Hgo.; así como las de Huitztipan y San Gregorio, Ilamatlán, Veracruz.

La saña caciquil y represión gubernamental cobró la vida de más de 200 compañeros, decenas de víctimas de desaparición forzada y más de 500 presos por motivos políticos y sociales tan solo en la región de las huastecas de Hidalgo y Veracruz. El cometido de los crímenes más aberrantes obligó al pueblo a luchar de manera organizada e independiente de las estructuras oficiales del Estado Burgués.

Los antecedentes de lucha organizada en las huastecas tienen origen en la Organización Independiente 14 de Mayo, en 1977, en memoria de los compañeros masacrados; evoluciona en estructura organizativa en 1979 como Organización Independiente de Pueblos Unidos de las Huastecas ―OIPUH―; en el proceso de unidad con otras organizaciones como CUSO y CANVHEZ integramos el Frente Democrático Oriental de México “Emiliano Zapata” ―FDOMEZ― en 1986, posteriormente se integraron La Organización de Pueblos Étnicos “José María Morelos y Pavón (OPE-JMMyP) y La Organización Popular de Veracruz Tierra y Libertad “11 de Mayo” (OPV - T y L - 11 M).

Ante la represión se contó con la solidaridad de diversos sectores populares del país a través de la denuncia y acciones políticas de masas, proceso que dio paso a la coordinación y posteriormente a la unidad, concretada en el Movimiento Democrático Independiente (MDI) y el Frente Nacional Democrático Popular (FNDP) con una línea política concreta como resultado del desarrollo cualitativo de la lucha proletaria en nuestro país.

Vivimos la experiencia de la unidad a toda costa en el Frente Amplio por la Construcción del Movimiento de Liberación Nacional (FAC-MLN) dando cabida a las más diversas expresiones políticas sectorialistas, economicistas y reformistas; el oportunismo y neo-oportunismo que pretendió usurpar las banderas de lucha para cotizarse mejor con las prebendas del Estado y mediatizar política e ideológicamente para contener el auge de la lucha de clases.

Las organizaciones de masas guiadas por una línea política correcta persistimos hasta hoy y desarrollamos consecuentemente praxis política en el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo. Lucha cruenta contra el sistema de oprobio capitalista en que el Estado ha centrado las agresiones contra todos los miembros del FNLS como las ejecuciones extrajudiciales y desaparición forzada ejercidas contra los compañeros de Chiapas.

A 42 años de lucha organizada e independiente de las estructuras gubernamentales seguimos enfrentando el Terrorismo de Estado como política de gobierno, una práctica transexenal que ha segado la vida a cientos de miles y más de dos y medio millones de desplazados forzadamente cuyas víctimas todas son de la clase trabajadora.

La práctica fascista de la desaparición forzada se ha ejercido contra más de 350 mil víctimas como la de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, reivindicados por el Partido Democrático Popular Revolucionario y el Ejército Popular Revolucionario (PDPR-EPR); las hermanas Daniela y Virginia Ortiz, Lauro Juárez, Carlos René Román Salazar, Teodulfo Torres Soriano y de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz. Crímenes de lesa humanidad cometidos por motivos políticos y sociales.

Hoy, con la renovada administración pro-oligárquica y pro-imperialista encabezada por AMLO, no cesa la violencia contra el pueblo organizado y no organizado, la cifra de víctimas son estratosféricas y sigue en aumento. El administrador de la oligarquía nacional y trasnacional mintió al pueblo con el embuste de “primero los pobres” para apaciguar el descontento, es un engendro del sistema, es fiel servidor de la nación pero de la élite burguesa para defender, con uñas y dientes (mejor dicho con la Guardia Nacional, ejército y marina), los intereses del capital; y a los pobres, miserables y víctimas al averno del olvido.

A más de 4 décadas de enfrentar de manera organizada la saña de clase y violencia de Estado manifestamos:

1.- El afianzamiento del régimen y la continuidad del terrorismo de Estado como política de gobierno transexenal obedecen a intereses eminentemente económicos y políticos para preservar la hegemonía del régimen neoliberal capitalista, principalmente de la supremacía del imperialismo norteamericano.

2.- El terrorismo de Estado desplegada por los instrumentos policiacos, militares y paramilitares tiene el objetivo de inhibir el descontento, la organización y lucha popular para esquilmar los recursos naturales, energéticos y la riqueza socialmente producida y concentrarlas en pocas manos, dueños del capital nacional e internacional.

3.- La concentración de miles de efectivos de los instrumentos de opresión de la clase burguesa, hoy con el mote de Guardia Nacional, en el sur del país que corresponden los estados de Yucatán, Quintana Roo, Chiapas, Tabasco… responden a los mandamientos del imperialismo norteamericano, vía artilugio del TEC- MEX como guardias fronterizas para contener el flujo migratorio, extendiendo la influencia limítrofe Yanqui hasta la frontera sur con Guatemala. Es la militarización del país en los estados con mayor riqueza natural para acallar la protesta y garantizar el saqueo voraz.

4.- El presupuesto destinado a los programas sociales corresponden a las exigencias del decálogo de la estrategia de la Guerra de Baja Intensidad (GBI). Segar a las masas miserables con migajas para someterlo al corporativismo, clientelismo y al cretinismo social; ser presa fácil de la manipulación ideológica y descomposición social; privarlo de su ser racional para someterlo a la condición de parasito social y convertirlo en sujeto con indiferencia ante la iniquidad e inequidad social.

5.- La represión contra las comunidades miembros de nuestro FNLS es acción recurrente con pretensión de despojo de las tierras recuperadas al fragor de la lucha, éstas no se ceden ni se venden porque han costado la sangre de nuestros compañeros caídos. La certeza jurídica es una argucia para el despojo legalizado, es maniobra leguleya porque nuestros ejidos hasta hoy no han sido regularizadas por consigna Estado, por tal razón nuevamente pretenden entregarlas al mejor postor.

6.- Comprobamos en carne propia que el gobierno de la autodenominada cuarta transformación ha sido parida por “la mafia del poder” y la nueva administración sigue siendo cueva de “dinosaurios” de ahí que, el grito a los cuatro vientos, no tolerará a las organizaciones independientes. Una declaración de odio de clase al sentirse ungido de supremacía mesiánica del conservadurismo puro.

7.- La historia, nuestra historia nos enseña que, la acción de las masas son el motor de las grandes transformaciones de la sociedad. En la actual etapa de lucha de clases es imprescindible la organización independiente de las masas proletarias y de una línea política adecuada.

Ante la violencia de Estado de la 4t precisa de acciones de las masas politizadas y combativas y éstas no son acciones que infligen al pueblo. El embuste de “daños a terceros” son argucias mediáticas para proteger intereses del capital nacional y extranjero.

Hoy reivindicamos a los héroes del pueblo explotado y oprimido que han regado su sangre por la transformación de las condiciones de vida de sus hermanos de clase y por quienes han luchado por la transformación de la sociedad capitalista por la nueva sociedad socialista en nuestro país.

FRATERNAL Y COMBATIVAMENTE

¡ZAPATISMO Y SOCIALISMO! ¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡VIVA LA GRAN FUERZA DE OBREROS Y CAMPESINOS!
¡PRESENTACIÓN CON VIDA DE TODOS LOS DETENIDOS DESAPARECIDOS!
¡JUSTICIA POR LOS COMPAÑEROS CAIDOS EN LA LUCHA POR LA TIERRA, SU DEFENSA Y EL SOCIALISMO! ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS CULPABLES!
¡LIBERTAD INMEDIATA E INCONDICIONAL DEL COMPAÑERO JAVIER GONZALES DÍAZ!

¡POR LA UNIDAD OBRERO, CAMPESINO, INDÍGENA Y POPULAR!
FRENTE NACIONAL DE LUCHA POR EL SOCIALISMO
FNLS

Navegar por las