Condenamos el linchamiento político hecho hacia nuestra organización a través de diversos medios de comunicación en torno a los violentos acontecimientos por parte de la Policía Militar y representantes de Atención Ciudadana frente a Palacio Nacional el 4 de septiembre

, por  Puebla , popularidad : 11%

Heroica Puebla de Zaragoza a 10 de septiembre de 2019

A los medios de comunicación
A los organismos defensores de los derechos humanos
A las organizaciones populares
Al pueblo en general

Condenamos el linchamiento político hecho hacia nuestra organización a través de diversos medios de comunicación en torno a los violentos acontecimientos por parte de la Policía Militar y representantes de Atención Ciudadana frente a Palacio Nacional el 4 de septiembre, al ejercer y defender el legítimo derecho a manifestarse. Se pretende tergiversar la realidad e invertir los papeles: embestir con un halo de inocencia y legitimidad a los cuerpos represivos, mientras se criminaliza la lucha popular y la solidaridad proletaria.

Ese mismo día, 4 de septiembre en el noticiero nocturno EN PUNTO, de la oligarca empresa Televisa que conduce Denise Maerker Salomón, se enjuicia a nuestros compañeros que se encuentran en plantón en el zócalo capitalino de la Ciudad de México exigiendo la libertad de nuestro compañero Javier González Díaz, originario de la comunidad “20 de Junio”, Venustiano Carranza, Chiapas quien es preso político desde el 17 de julio; así como la presentación con vida de los detenidos desaparecidos por motivos políticos y sociales en el país. A la clara intención de propagar el linchamiento mediático con su sutil estilo amargodulce de Maerker Salomón, iremos rebatiendo punto a punto esta tendenciosa nota periodística dada la grave falta a la verdad que en ella se vierte.

Esta mañana agredieron a los policías militares que custodian el palacio nacional… no estaban haciendo más que su trabajo, nada más. Trabajo policíaco que consiste en hostigar de forma permanente a manifestantes; impedir plantarse en la acera y poner mantas con reivindicaciones en el muro frontal de palacio nacional es una flagrante violación a la libre manifestación pública y al derecho humano a la protesta popular. Hecho palpable que evidencia que en la presente administración federal el pueblo organizado no tiene el derecho a disentir, ni siquiera a ejercer la expresión de ideas y manifestación. ¿No es esto acaso una posición conservadora y reaccionaria?

El utilizar la palabra agresión es poner en lugar de víctimas a un miembro de la fuerza militar que llega con violencia a impedir la libertad de expresión de ciudadanos; perversamente se quiere poner al aparato policíaco militar como un ente indefenso cuando son estos los que reciben adiestramiento físico e ideológico y dotados de armamento para reprimir al pueblo. Proceder natural en la titiritada de periodistas de la constelación del monopolio oligarca que preside Emilio Azcárraga Jean y sus filiales, que vehementemente llega a las lágrimas y pone el grito en el cielo cada vez que el pueblo hace uso legítimo de la autodefensa ante la represión del aparato policíaco militar, sin embargo, en el cometido de crímenes de lesa humanidad por motivos políticos contra el pueblo organizado guardan absoluto silencio cómplice, que cierran con una sonrisa de satisfacción por la mañana.
…se les fue un grupo encima a palazos y ellos como ha sido la instrucción no respondieron… el tono de voz y la gesticulación que utiliza Denise Merker cada vez que “informa” sobre organizaciones populares independientes la ratifica como una marioneta más del periodismo orgánico que conforman la dictadura de opinión.
Expresa dolor por los “indefensos” elementos de la Policía Militar y reprobación para quienes se defendieron de la violencia de Estado. Desplante de pudor, en el ni siquiera se asoma -por cuidar las formas- un dejo de objetividad periodística, mezquinos sentimientos en los que no entran nuestros compañeros víctimas de crímenes de lesa humanidad, hablamos de las ejecuciones extrajudiciales de Héctor Sántiz López; el menor de edad Humberto Morales Sántis; Víctor Alfonso Pérez; Manuel Martínez Bautista y Mario Moreno López; la desaparición forzada de Fidencio Gómez Santis; la desaparición por más de 25 hrs. y encarcelamiento injustificado de Javier González Díaz; los intentos de ejecución extrajudicial, persecución y hostigamiento que de forma recurrente se hace en nuestra contra.

Al igual que otros medios de comunicación al servicio del Estado guarda silencio. De manera, premeditada ignora la represión orquestada en contra de comunidades organizadas en nuestro FNLS como lo evidencia la presencia de drones, así como patrullajes de día y noche en el tramo carretero Altamirano-Ocosingo mediante policías ministeriales y al interior del municipio de Ocosingo mediante vehículos oficiales con policías vestidos de civil.

El proceder de estos cuerpos represivos frente a Palacio Nacional no fue de disuasión, fue en despliegue de desalojo, por lo que decir, que no respondieron es negar que ellos actuaron de manera planificada y violenta, el pretender poner como entes en donde se origina la violencia a los manifestantes es una mentira grotesca. Si la orden al aparato policíaco militar es no responder ¿por qué los crímenes de lesa humanidad y hechos represivos siguen en aumento? Tal vez los cuerpos represivos “cuiden” las formas frente a Palacio Nacional y así, los medios de comunicación les encubre su proceder, pero fuera off record de los reflectores se ensañan contra el pueblo.

Todo acontecimiento de lucha de clases desde el monopolio de la comunicación, verbo y gracia Televisa, de forma recurrente son tergiversados para tratar de imponer la verdad del Estado a la opinión pública y así justificar la represión contra el pueblo y sus organizaciones. La reciente pretensión en este sentido fue el 4 de septiembre del presente año donde la periodista Maerke Salomón y su equipo intentaron de manera fallida realizar su nefasta encomienda, porque la realidad terminó por imponerse, incluso quedó expuesto en el amañado reportaje hecho por su equipo, en el reporte de Carmen Jaimes Arenas: estudiantes de la norma rural Jacinto Canek de Chiapas intentaba instalar un platón fuera de palacio nacional pretendía amarrar una lona a las rejas de la facha cuando policías militares se los impidieron los manifestantes se negaron a retirar la lona. Se omite deliberadamente la violencia que utilizó la policía militar al tratar de impedir la libre manifestación de los normalistas, que fue con empujones, patadas, golpe de tolete, conformando una línea de choque desde el muro hacia la calle, apoyados por efectivos para policíacos encubiertos por la oficina de atención ciudadana, que tiene conexión directa con el aparato de inteligencia civil y militar del Estado para dar seguimiento a activistas políticos, disidentes, luchadores sociales de los cuales arma expedientes extrajudiciales para futuras detenciones arbitrarias, encarcelamientos, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas.

y agredieron a los guardias… Los normalistas nunca respondieron fueron súbitamente arrollados con sus pertenencias, entre que sostenían el plástico y sus mochilas … también intervinieron integrantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo quienes mantienen un plantón en palacio nacional desde hace un mes, con los palos de la banderas atacaron a los policías militares… [quienes] no respondieron a las agresiones, fueron cercados contra el muro de palacio nacional y se replegaron, tres policías militares resultaron con lesiones leves, se nos criminaliza por intervenir para proteger a los inermes jóvenes estudiantes normalistas de la violenta agresión que la policía militar ejecutó de forma ventajosa contra ellos. Medio de comunicación acostumbrado a la manufactura de telenovelas vánales y baratas, se exacerba y dramatiza el supuesto saldo de tres agentes con lesiones leves, ¿pero por qué no se contabilizan las lesiones a los manifestantes? ¿Por qué no se cuentan las víctimas de las macanas, gases lacrimógenos y armas de fuego, donde quedan las miles de víctimas del terrorismo de Estado en el país?
“La joya” de su nota es la equivocada declaración del normalista Manuel Sánchez Gómez, supuesto portavoz de la Escuela Normal Jacinto Canek, cuando es evidente que las motivaciones que nos llevó, a normalistas y a nosotros, a manifestarnos frente a Palacio Nacional es la misma: la violencia criminal y profacista contra el pueblo en el estado de Chiapas y de manera selectiva en contra del pueblo organizado y consciente.

La parcialidad y descontextualización para acomodar a modo en el periodismo es una práctica dolosa inducida por una posición política ideológica burguesa, para atacar al pueblo organizado de forma independiente, con alevosía y ventaja que les da el estar en el púlpito de un medio masivo de comunicación como lo es la televisión abierta, tarea que televisa y sus empleados gustosamente desarrollan por las ganancias económicas personales que les acarrea ser voceros y golpeadores del Estado.

Hacemos responsables al gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador, al gobernador del estado de Chiapas Rutilio Escandón Cadenas, al secretario de gobierno Ismael Brito Mazariegos, al fiscal general del estado Jorge Luis Llaven Abarca y Claudia Sheinbaum de la integridad física y psicológica de nuestros compañeros en el plantón indefinido instalado frente a Palacio Nacional, así como de cualquier acto represivo que se cometa contra cualquier integrante de nuestro FNLS.
¿Registrarán y consignarán los medios masivos de comunicación orgánicos de la dictadura de opinión con la misma diligencia el inminente desalojo en zócalo de CDMX a quienes permanecemos en el ejercicio pleno de nuestro derecho a expresión de ideas, manifestación pública y el derecho humano a la protesta?

Fraternal y Combativamente

¡Libertad inmediata e incondicional a Javier González Díaz!
¡Alto a la criminalización de la protesta y lucha popular!
¡Por la unidad, obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las