¡8 de septiembre, no se olvida!

, por  Huasteca , popularidad : 7%

Huasteca y Sierra Oriental, 8 de septiembre de 2019

A LOS ORGANISMOS NO GUBERNAMENTALES DE DERECHOS HUMANOS
A LOS PROFESIONISTAS HONESTOS
A LAS PERSONALIDADES Y ORGANIZACIONES PROGRESISTAS
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN
A LAS ORGANIZACIONES POPULARES
AL PUEBLO DE MEXICO:

Los pueblos organizados en el Frente Democrático Oriental de México “Emiliano Zapata” integrante del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FDOMEZ-FNLS) conmemoramos el 8 de septiembre y 18 de agosto el XXV y XXIV aniversario de la ejecución extrajudicial de nuestros compañeros: Rolando Hernández Hernández (17 años) de la comunidad de Zolontla, Atanasio Hernández Hernández, (28 años) de la comunidad El Mirador y Nicolás Hernández Hernández de la comunidad de Canto Llano. Crímenes cometidos en los años de 1994 y 1995, respectivamente, en las comunidades de Plan del Encinal y Cantollano del municipio de Ixhuatlán de Madero, Veracruz.

Los abominables crímenes de Estado hasta la fecha siguen en la impunidad, a pesar de haber sido juzgados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) “CASO 11.543 ROLANDO HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, en el informe No. 1/98. La cual concluye:

… por los hechos ocurridos el 8 de septiembre de 1994, en la comunidad “Plan del Encinal” en los cuales agentes de la policía del estado hirieron y detuvieron arbitrariamente a Rolando y Atanacio Hernández Hernández, y luego les ejecutaron sumariamente, sin que hasta la fecha se haya realizado investigación seria sobre el caso, identificando y sancionando a los responsables, e indemnizado suficientemente a los familiares de las víctimas. (5 de mayo de 1998).

Y recomienda:

Que complete una investigación seria, imparcial y efectiva, de los hechos denunciados, y de conformidad con el resultado de la misma, ejerza las acciones penales correspondientes, a fin de someter a un procedimiento judicial a los presuntos responsables de los hechos, que hasta la fecha no han sido juzgados. (5 de mayo de 1998).

La detención arbitraria, tortura y ejecución extrajudicial de nuestros jóvenes compañeros la perpetraron agentes del Estado, específicamente policías municipales y estatales junto con pistoleros a sueldo, agrupados en bandas paramilitares de los caciques Rene Monroy y Tranquilino Hernández Reyna en complicidad de los tres órdenes de gobierno Carlos Salinas de Gortari (presidente de la República); Patricio Chirinos Calero (gobernador del estado de Veracruz); Raymundo Elmer Prior (presidente municipal), donde destaca la actuación del conocido chacal de Ixhuatlán, Miguel Ángel Yunes Linares, secretario de gobierno de la entidad veracruzana en ese entonces.
Un año después se comete la ejecución extrajudicial de nuestro compañero Nicolás Hernández Hernández, el viernes 18 de agosto de 1995, por la policía municipal y bandas paramilitares en la comunidad de Cantollano, operación de Estado comandada por el cacique Rene Monroy.

Los motivos de las múltiples violaciones de los derechos humanos en la persona de Rolando, Atanasio y Nicolás fue por ser militantes de la Organización Popular Étnica de Veracruz, José María Morelos y Pavón (OPEJMyP), integrante del Frente Democrático Oriental de México “Emiliano Zapata” (FDOMEZ) actualmente Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS); y, por la consecuencia política de recuperar la tierra, defenderla y luchar por el socialismo.

Tres crímenes en la humanidad de militantes de nuestra organización indígena campesina en los que se cometió detención arbitraria, tortura, tratos crueles y, su posterior ejecución extrajudicial, materializado por agentes del Estado de los tres órdenes de gobierno. Contó con la aquiescencia de los ejecutivos federal y estatal; la supervisión de su perpetración del presidente municipal como lo prueba la participación directa de efectivos policíacos municipales en coordinación con pistoleros a sueldo, organizados como bandas paramilitares, perteneciente a los caciques Tranquilino Hernández Reyna y Rene Monroy.

Ninguno de los tres crímenes de lesa humanidad ha sido juzgado, los políticos de oficio involucrados como hombres del régimen están blindados por el estado de derecho oligárquico y gozan su impunidad que éste les otorga al seguir viviendo del erario público, haciendo negocios como premio del régimen y la oligarquía por sus “servicios prestados”.

Los gobernantes en México aparte del carácter antipopular y represivo que los “distingue”, son sínicos, ya que al aproximarse la fecha conmemorativa del triple crimen de lesa humanidad, cada año buscan con mentiras y maniobras acallar nuestra exigencia de juicio y castigo a los responsables intelectuales y materiales, utilizado los medios y recursos para que olvidemos la ejecución de nuestros tres militantes como quedó evidenciado una vez más el 22 de agosto del presente año.

Día en que se presentó la Fiscalía General del Estado de Veracruz, agente de investigación ministerial de Xalapa, Fiscalía y peritos de Chicontepec, un fiscal de investigación, policías ministeriales y un integrante de la organización no gubernamental de Miguel Agustín Pro Juárez se presentaron en la comunidad de El Mirador con argumentos no claros que hicieron firmar a los familiares de Rolando, diciendo que la firma sólo era para comprobar que habían pasado a ver a los familiares, posteriormente se dirigieron a la comunidad organizada de Heberto Castillo, induciendo que firmaran porque los compañeros de El Mirador ya lo habían hecho, sin embargo, a los compas de Heberto les dieron otros argumentos que la firma era para desistir de la demanda de justicia y recibir la compensación económica, propuesta que rechazaron los compañeros y no firmaron.

La perversidad de las instituciones del Estado y sus personeros no tiene límite, al quedar expuesto que por medio de engaños y maniobras intentan que se desista de la legítima demanda de juicio y castigo a los autores intelectuales y materiales de estos atroces crímenes a cambio de dinero, intentando corromper a los familiares de las víctimas para que éstas olviden a sus seres queridos por unas monedas.

La administración de MORENA en la entidad veracruzana trata el triple crimen de Estado contra nuestros militantes al igual que lo hicieron sus antecesoras priistas y panistas, mandar al olvido el caso a cambio de indemnizar a los familiares con la compensación material de la irreparable pérdida de sus seres querido; acción gubernamental que únicamente trata conciliar a las víctimas con sus verdugos, que en los hechos significa protección a éstos últimos, una vez más impunidad para los criminales de Estado y con eso no garantiza la tan cacaraqueada no repetición del crimen que se declara desde la instituciones gubernamentales.

A todo lo largo y ancho de la entidad no sólo continúa el terrorismo de Estado, sino éste se exacerba bajo la dirección del mando militar-policíaco unificado que se materializa contra sectores populares en general, de forma particular contra la protesta y lucha popular. La desaparición forzada, detenciones arbitrarias y las ejecuciones extrajudiciales por motivos políticos y sociales son una constante, sigue siendo política de gobierno con la “cuarta transformación”.

Es el reflejo fiel del desempeño que lleva Andrés Manuel López Obrador en el gobierno federal al mantener la intensidad de la represión institucionalidad contra el pueblo trabajador. Durante los nueve meses de administración oligárquica son más de tres mil detenidos desaparecidos; cada día se ejecutan 80 personas de manera extrajudicial; los presos por motivos políticos alcanzan la centena.

Como FNLS el terrorismo de Estado lo vivimos en carne propia, la actual represión contra los compañeros del estado de Chiapas por ejercer su derecho a la tierra y al trabajo, su defensa y luchar por el socialismo; por sumarse a la exigencia de presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos de manera forzadas de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya. Sin embargo, los principales intereses económicos de la oligarquía nacional y extranjera son por la ubicación geográfica y la riqueza en recursos naturales que abundan en las tierras donde habitan y cultivan por cerca de 30 años de manera pública y permanente nuestros compañeros, el objetivo del Estado es despojarlos de su único patrimonio familiar comunitario ─la tierra─ que obtuvieron a través de la lucha popular organizada.
Porque, como en otras regiones del país, los compañeros de Chiapas no han dejado de exigir juicio y castigo a los actores intelectuales y materiales de la ejecución extrajudicial de: Héctor Santis López, Humberto Morales Santiz, Víctor Alfonso Gonzales Reyes, la detención desaparición de Fidencio Gomes Santis, y de Javier Gonzales Díaz rehén político de este gobierno, Mario Moreno López, oriundos de Chiapas y Manuel Martínez Bautista de Crisolco, Yahualica, Hidalgo, crímenes de lesa humanidad que está en la impunidad que le propiciada por el gobierno priista de EPN y en la actual administración de MORENA.

El Intentar imponer el “perdón y olvido” a los familiares de las víctimas y a todos quienes luchamos contra el terrorismo de Estado y el cometido de crímenes de lesa humanidad, es una posición conservadora y reaccionaria porque se niega a la verdad y la justicia, significa la protección a los que han cometido estos crímenes de lesa humanidad y que el pueblo desista de sus demandas de juicio y castigo a los culpables.

Como FNLS en la región de la huasteca no dejamos de exigir la justicia para nuestros compañeros Rolando Hernández Hernández, Atanasio Hernández Hernández y Nicolás Hernández Hernández, juicio y castigo a los responsables, principalmente al chacal de Ixhuatlán, Miguel Ángel Yunes Linares y sus cómplices, ya que a estos se les premia con cargos en el gobierno. La consigna es, perdón nunca, olvido jamás.

Llamamos a las organizaciones populares a cerrar filas contra el intento de acabar con la organización popular independiente, así como, la de rechazar el nuevo intento de corporativización que el Estado pretende hacer mediante el partido político electoral de MORENA con la fraseología de “la cuarta transformación”.

Convocamos a los obreros, campesinos y pueblo en general a romper con la mediatización política y control social que ejerce el Estado repartiendo dinero mediante los mal llamados apoyos de los programas asistenciales que obedecen a la estrategia contrainsurgente de la Guerra de Baja Intensidad (GBI), cuyo objetivo es convertir al sujeto social en un parasito y al sujeto político en un alienado ideológicamente que ya no quiera trabajar, menos luchar para salir de la explotación, pobreza y opresión que el propio régimen los ha hundido. Es indigno ver al pueblo mendigando migajas al régimen y no luchar por su emancipación.

FRATERNAL Y COMBATIVAMENTE

¡ZAPATISMO Y SOCIALISMO! ¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡POR LA UNIDAD OBRERO, CAMPESINO, INDÍGENA Y POPULAR!
FRENTE NACIONAL DE LUCHA POR EL SOCIALISMO
FNLS

Navegar por las