El pueblo organizado únicamente es nota nacional cuando ejerce mecanismos de protección colectiva ante los actos represivos que emanan del régimen

, por  Ciudad de México , popularidad : 3%

Ciudad de México a 5 de septiembre de 2019

A la opinión pública

Las organizaciones populares únicamente son nota cuando se defienden de las agresiones del Estado mexicano, sólo merecen la atención de cadenas televisivas nacionales cuando se busca eliminar el carácter político de la denuncia, cuando se tiene la pretensión de tender el manto de estigma que redunde en la criminalización de la protesta popular.

Se equivocan señores periodistas quienes aseguran que el pueblo es violento o que las organizaciones populares únicamente saben responder con violencia y pretenden colocar en los cuerpos policiaco-militares la aureola de santidad, cuando son ellos quienes están preparados para reprimir.

Es un absurdo que la vocería oficial sostenga que se les quiere provocar y trata de comparar el suceso con el actuar de porros en la UNAM. Los elementos de seguridad de la fachada de Palacio Nacional no son como se les pretende presentar, en más de un mes en plantón y de tenerlos de frente día y noche, nos damos cuenta cómo se mofan de la denuncia, de qué manera se comportan hacia la propaganda y la actividad política.

Uno de estos elementos de seguridad fue quien espetó que los detenidos desaparecidos se seguirán “pudriendo en las cárceles clandestinas” y de ello los medios de comunicación no hicieron nota nacional, no les conmueve en lo más mínimo que desde una voz oficial se confirme que existe centros de reclusión clandestina donde someten a tormentos inhumanos a las víctimas de la desaparición forzada.

La esencia represiva de los cuerpos policíaco-militares no se diluye únicamente con la buena voluntad y con la promesa de que no serán utilizados para reprimir, por mucho que se insista en que no agredirán al pueblo, los hechos demuestran que cada vez buscan la manera de cebarse contra las masas inermes.

El maniqueísmo de quienes gobiernan no atinan a ubicar que la protesta popular no tienen nada que ver con actos de provocación, no entienden que las razones para ejercer la denuncia política se debe a necesidades no resueltas o a derechos conculcados por las mismas autoridades gubernamentales.

El FNLS lleva más de un mes en actividad permanente en el primer cuadro de la ciudad, durante todo ese tiempo no existe la voluntad de los medios de comunicación de conocer las causas de la movilización, todas las mañanas observamos el peregrinar de cámaras, reporteros y periodistas, sin que uno solo sienta el mínimo interés de indagar las razones para la protesta.

Es perverso que ahora sea nota nacional la supuesta agresión contra elementos de seguridad de la fachada de Palacio Nacional, porque únicamente toman la información de manera sesgada dado que parten de los actos agresivos que propiciaron a los normalistas, donde se encontraban mujeres.

Resulta más fácil imputar al pueblo y organizaciones populares los actos “violentos”, cuando la violencia emana del Estado y de sus cuerpos policíaco-militares, porque lo sostener lo contrario implica ir contracorriente de lo que se diariamente se afirma en las conferencias matutinas del Ejecutivo federal.

Nuestro actuar no es por terquedad, no es con la intención de provocación. Las razones para la movilización sobran, entre ellas se encuentra la ejecución extrajudicial del compañero Mario Moreno López, la desaparición forzada, tortura y prisión ilegal del compañero Javier González Díaz, entre otros actos criminales que se desataron durante la administración morenista de Rutilio Escandón Cadenas.

Lejos de identificar a la acción de protesta y de protección colectiva que asumen las masas organizadas, el análisis debería centrarse en establecer si el accionar represivo de los personajes que están al frente de la administración local en el estado de Chiapas se encuentra en concordancia con la política federal que insiste en el respeto a los derechos humanos y no ejercer la represión.

El maniqueísmo en el gobierno federal no permite entender que la protesta tiene razones políticas, en este caso concreto se encuentra en la existencia de un gobierno eminentemente represivo en el estado de Chiapas, funcionarios con un amplio historial represivo y criminal donde existen denuncias de tortura y otros tratos degradantes.

¿De qué lado está el provocador? El gobierno federal debería hacer un mayor esfuerzo en analizar los hechos y de esta manera podrá ubicar quién asume al acto de provocación que pretende conducir a la política federal por otros derroteros. Después de este análisis serio podrá ubicar el vocero de la presidencia de la República que el causante de este fenómeno sociopolítico es mantener al frente a personajes criminales que se agazapan a la sombra de la “cuarta transformación”.

¿Quién es realmente el provocador?, ¿acaso las movilizaciones que son producto de la represión generalizada son una provocación? En el lapso de una semana fueron por lo menos tres contingentes que arribaron desde Chiapas a la capital del país para exigir la justicia que el gobierno chiapaneco niega, el FNLS lleva más de un mes en plantón; el martes 3 de septiembre de 2019 arribaron pobladores del municipio de Arriaga, Chiapas; el jueves 4 de septiembre de 2019 llegan normalistas de la Escuela Jacinto Canek… ¿Cuántos contingentes más se esperan que retomen a la capital del país como una tribuna para hacer oír la denuncia?

No se equivoquen señores de los medios de comunicación, no se confundan señores de la presidencia de la República, nosotros no provocamos este clima de inestabilidad sociopolítica, el origen se encuentra en la actitud indolente de algunos de sus funcionarios que no tienen la capacidad de solución a las demandas de antaño, en el proceder criminal del gobierno de Chiapas y el actuar represivo de algunos elementos policiaco-militares.

El FNLS no se quedará indiferente ante cualquier acto de violencia que se cometa contra el pueblo, daremos puntual respuesta a cualquier improperio que busque descalificar nuestra lucha. Seremos respetuosos siempre en cuando se conduzcan de la misma manera con nosotros, como entes políticos podemos llegar a acuerdos donde prevalezca el diálogo, pero si nos reprimen y agreden, la protección colectiva será la respuesta organizada.

Atentamente

Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las