El intento de ejecución de nuestro compañero Delmar Eduardo Pérez Urbina, se circunscribe en la política represiva aplicada en el estado de Chiapas, impulsada por Rutilio Escandón Cadenas

, por  Puebla , popularidad : 2%

Heroica Puebla de Zaragoza a 20 de agosto de 2019

A los medios de comunicación
A las organizaciones populares
A los organismos defensores de los derechos humanos
Al pueblo en general

Denunciamos y condenamos el intento de ejecución extrajudicial de nuestro compañero Delmar Eduardo Pérez Urbina de 23 años de edad en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, lo que evidencia, una vez más, la continuidad de la política represiva de la presente administración en el Estado de Chiapas con el cobijo de total impunidad de la administración federal en contra del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) y contra las organizaciones populares en general.

A casi dos meses de la ejecución extrajudicial del compañero Mario Moreno López, un mes de la desaparición forzada y detención arbitraria del compañero Javier González Díaz; así como el intento de ejecución extrajudicial de Domingo Gómez Sántiz y Juan Calixto Gómez Sánchez, el día viernes 16 de agosto del presente año, el Estado envió a dos sujetos con la intención de cometer crímenes de lesa humanidad en contra de nuestros compañeros de la Colonia Popular Ricardo Flores Magón ubicada en la zona norponiente de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Dicha colonia es otro de los esfuerzos organizativos que forman parte de nuestro proyecto político, cuya demanda económica es el derecho humano a la vivienda; pues así como se da la lucha por la tierra en el campo, es necesaria la organización en el sector urbano popular y en cada espacio donde las condiciones de miseria y explotación no permitan al pueblo trabajador vivir de manera digna como seres humanos.

Alrededor de las 4:00 de la tarde, dos agentes del Estado armados ingresaron a la colonia, uno iba vestido de negro y el otro llevaba un pantalón azul de mezclilla y una camisa de color café. Un compañero se percató de su inusitada presencia y al cuestionarles la razón del por qué se encontraban ahí, uno de ellos le respondió amenazantemente “¿Cuál es el problema? si quieres aquí te voy a matar”.

Posterior a esto, los sujetos cambiaron su ropa por una tipo militar, se encapucharon y se dirigieron de manera amenazadora hacia la casa del compañero Agustín, a quien encañonaron y amenazaron con ejecutarlo. Después se trasladaron a otro lugar de la colonia, los compañeros empezaron a gritar para alertar a los colonos, momento en el que uno de los agentes disparó contra el compañero Delmar, hiriéndolo en la pierna izquierda.

Es del conocimiento público, que un uniforme militar, no es el único aspecto para identificar a los elementos de los cuerpos represivos del Estado, muchos de los crímenes cometidos contra el pueblo han sido sujetos vestidos de civil; sin embargo, lo que si los caracteriza es su proceder prepotente, pues se sabe que goza de impunidad; así como su entrenamiento y armamento; si bien pueden no pertenecer de manera oficial a las fuerzas castrenses o policiacas, forman parte de los grupos paramilitares que hacen el trabajo sucio al Estado, sobre todo cuando de organizaciones políticas y luchadores sociales se trata.

Dichos acontecimientos no son fortuitos ni suceden de manera aislada se circunscriben en la nefasta política asesina del pueblo trabajador. Ahí donde el pueblo organizado tiene presencia, no se han hecho esperar las calumnias, criminalización, amenazas y el hostigamiento, así como intentos y consumación de crímenes de lesa humanidad; con principal enfoque a los que señalamos la esencia capitalista y pro oligarca del presente régimen.

A pesar del aparato policíaco-militar con el que el Estado cuenta y la campaña de linchamiento a través de algunos medios de comunicación que desprestigian al gremio, sabemos que el pueblo sabe distinguir a sus verdugos, sobre todo cuando su proceder represivo queda totalmente evidenciado como en el caso de nuestro compañero Javier González Díaz, preso político de la “Cuarta transformación”, recluido en el CERESS no. 5 de San Cristóbal de las Casas. ¿Cuántos casos más de tortura se conocerían si se documentara el proceder en los centros penitenciarios y sus agentes?

Responsabilizamos a Andrés Manuel López Obrador, a Rutilio Escandón Cadenas, Ismael Brito Mazariegos y Llaven Abarca, de la integridad física y psicológica de nuestro compañero Delmar, Agustín y de Javier González Díaz; así como de cada uno de los integrantes de nuestro Frente Nacional de Lucha por el Socialismo y organizaciones solidarias que participen en la Jornada Nacional de Lucha Perdón ¡Nunca! Olvido ¡Jamás! Presentación con vida de los detenidos desaparecidos y libertad a todos los presos políticos, así como en el plantón popular en la Plaza de la Resistencia y de la Paz en San Cristóbal de Las Casas como exigencia a la libertad inmediata e incondicional de nuestro compañero Javier González Díaz y justicia para las víctimas del terrorismo de Estado.

¡Alto a la criminalización de la protesta popular!
¡Alto al terrorismo de Estado!
¡Por la unidad obrero, campesino indígena y popular!

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las