Algunos “incrédulos” tienen consigna del Estado para tender el manto del estigma sobre el pueblo que se organiza

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Ciudad de México a 9 de agosto de 2019

A la opinión pública

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) es la víctima, no el victimario, fueron las políticas represivas del gobierno del estado de Chiapas las que condujeron a las masas organizadas a asumir mecanismos de protección. El cuadro que se dibujó del gesto humanitario de nuestra organización para liberar a los agentes policíacos que intentaron atentar contra la integridad de nuestra colectividad, es el mismo que está en espera para con la familia de nuestro compañero Javier y Fidencio, es el que nunca llegará para nuestros seres queridos como Humberto, Héctor, Víctor…, porque las balas asesinas del Estado les cegaron la vida.

En el pueblo organizado no existe sentimiento de venganza, no hay razón para mantener a parte del aparato represivo como medida de garantía para tratar de evitar la represión, si para el Estado dejaron de ser elementos de su interés, si solamente le sirven en la calidad de sujetos con las que puede medrar con su integridad en el afán de justificar el zarpazo represivo contra las masas organizadas.

Es un gesto político producto de los principios organizativos que distinguen la lucha por el socialismo en México, una muestra de voluntad política ante la indolencia para atender las necesidades más sentidas del pueblo de quienes gobiernan el estado y el país. Mientras tanto, nuestro compañero sigue preso, sometido a la incertidumbre de su condición jurídica y, por ende, negado su derecho a la libertad y juzgado por delitos que no cometió.

Es preciso insistir en el origen de todo este fenómeno, porque para muchos parece que todo inicia en la actitud de “retener” a cinco policías. Estos señores iban a cometer crímenes contra la colectividad que se encontraba en un volanteo carretero, previamente ya se habían cometido don intentos de ejecución extrajudicial en el ejido Las Perlas, por ello, no hay duda del proceder criminal de elementos policíacos cuando se encuentran frente a comunidades organizadas.

¿Quién cree al pueblo organizado? La mayoría que siente en su ser el flagelo de un régimen represivo. Algunos prefieren otorgar el beneficio de la duda en el supuesto de que se pueden cometer actos que vulneren el “estado de derecho”. Muchos “incrédulos” en realidad tienen consigna del Estado para tender el manto del estigma sobre el pueblo que se organiza, lucha y se defiende de un gobierno represor, antipopular y proempresarial.

Al FNLS se le criminaliza y estigmatiza por la decisión de seguir la senda de la lucha independiente, por exigir la presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos, el juicio y castigo a los responsables de los crímenes de lesa humanidad y de Estado, así mismo, por denunciar que las condiciones socioeconómicas en el país demandan la superación cualitativa del régimen.

A través de la historia se les vitupera a quienes luchan por mejorar las condiciones de vida del pueblo, a Zapata y Villa jamás los bajaron de gavilleros y roba vacas, una vez muerto el caudillo llueven loas sobre su tumba, esa es la actitud hipócrita de quienes detentan el poder. ¿Eso es lo que pretende el gobierno de Chiapas? Acabar con un esfuerzo organizativo que lucha con la justeza de su lado.

La clase en el poder y sus políticos de oficio no comprenden que hay mucho heroísmo en el pueblo, la dignidad es basta para defender la integridad de la colectividad y lo justo. No toleran que un “grupo de indios” decidan el rumbo de sus propios destinos, que ellos sean quienes marquen la pauta en la disposición de diálogo con los funcionarios de gobierno.

¿Qué esperaban de un pueblo que perennemente es víctima de tanto latrocinio? ¿Cuál debe ser la actitud de las masas organizadas ante el riesgo inminente de más crímenes? Es tanto el descontento acumulado, son tantas las desgracias que se soportan en silencio, son muchos los hijos del pueblo que sus vidas fueron cegadas por la represión que es imposible quedarse en la pasividad ante el baño de sangre contra las masas.

Nuestro compañero sigue preso injustamente, cumplimos con parte de las condicionantes que puso el Estado sobre la mesa aún sin tener un compromiso serio de su parte, por ello no vamos a cejar en la exigencia de la libertad incondicional. Vamos a responder conceptualmente a cada vituperio, señalaremos de forma categórica a los voceros oficiosos que tienden el estigma para favorecer la represión, en ello no hay nada indigno, es nuestro derecho que nos asiste como pueblo trabajador.
Las acciones políticas de masas van a continuar hasta no ver satisfechas nuestras demandas políticas y sociales, ante cada agresión que sufra nuestra colectividad nacional, porque no hay nada de intransigente en la decisión de protegerse de la escalada represiva contra el pueblo. Eso es lo que debemos hacer como pueblo explotado y oprimido, no ceder ante la injusticia que pretende ahogarnos en nuestra propia sangre.

No hay resentimiento ni venganzas personales en la acción política del pueblo, la justeza de la protesta se funda en un régimen represivo y violento por naturaleza. Las masas proletarias estamos pertrechadas de la ideología de nuestra clase, nuestras armas son el materialismo filosófico, libros, lápiz y cuaderno; los actos delictivos que nos achaca el gobierno son falsos, nosotros luchamos por el socialismo en México, estudiamos, practicamos danza, poesía, teatro y otras actividades culturales.

Con esa armadura hacemos frente al Estado mexicano, con la convicción de que la justeza está de lado de las masas trabajadoras. Es probable que el gobierno chiapaneco traduzca las carpetas de investigación en sus respectivas órdenes de aprehensión, pero debe quedar establecido, por cada detenido injustamente, por cada desaparición forzada o ejecución extrajudicial que se cometa contra nuestros compañeros, la respuesta organizada no se hará esperar porque serán las mismas razones para luchar.

Atentamente

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navegar por las