Las acusaciones contra Javier Gonzáles Díaz son falsas, dolosas y tendenciosas

, por  Ciudad de México , popularidad : 1%

Ciudad de México a 20 de julio de 2019

A la opinión pública

Las acusaciones contra Javier Gonzáles Díaz son falsas, dolosas y tendenciosas

Son falsas las acusaciones sobre nuestro compañero, es un infundio la noticia vertida por el portal de internet, Paladín noticias Chiapas, donde sostiene que el compañero Javier fue detenido por pertenecer a una banda de roba motos. No existe el empacho en propalar vituperios para justificar lo injustificable, la detención ilegal de nuestro compañero por sujetos civiles con evidentes prácticas paramilitares y la posterior entrega a una corporación policíaca.

Es notoria la intención gubernamental de montar todo un escenario para fabricar delitos contra luchador sociales, activistas políticos o defensores de los derechos humanos, crear una carpeta incriminatoria para cerrar paso a la solidaridad popular y continuar con la represión selectiva, sin embargo, la calidad moral de lucha de nuestro compañero no es dudosa, es un luchador social que dignamente impulsa el ideal socialista, probado está por las diversas actividades políticas realizadas en fechas históricas reivindicativas por nuestra organización como la semana internacional del detenidos desaparecido.

La descalificación, estigmatización y elaboración de expedientes incriminatorios es una política de gobierno que, desde administraciones anteriores, gobernadas por priistas y panistas, se utiliza con la intención de criminalizar la protesta popular y contener las voces de protesta. La campaña de linchamiento por parte del Estado persiste, las calumnias son con ese objetivo de justificar violaciones a los derechos humanos.

Algunos medios de comunicación oficiales se prestan a realizar esta labor policíaca, a poner el dedo inquisidor para justificar el cometido de crímenes de lesa humanidad, es la labor nefasta de impulsar la táctica perversa de divide y vencerás; en este caso nuestro compañero fue detenido desaparecido, trasladado a un lugar desconocido donde fue torturado y amenazado de muerte que, por la presión política lo presentan vivo, pero con la argucia leguleya de que es un supuesto delincuente, aunque hasta el momento no tenemos certeza de su paradero.

Desde Felipe Calderón Hinojosa a la fecha con la supuesta declaración de guerra contra el narcotráfico miles de personas fueron detenidas de manera ilegal, en sus domicilios, áreas de trabajo, en las calles o por simple hecho de pasar por un retén militar, fueron sustraídos y llevados a lugares desconocidos para torturarlos hasta obligarlos a firmar documentos donde supuestamente reconocían pertenecer a tal o cual grupo del narcotráfico.

Es así como el gobierno mexicano presentaba ante los medios de comunicación a “peligrosos delincuentes” con armamento y estupefacientes para justificar las múltiples violaciones a los derechos humanos en perjuicio de la víctima directa; de esta manera, muchas personas, pueblo trabajador fueron presas de esta política deleznable, hasta la fecha miles siguen en las cárceles injustamente.

¿Qué diferencia existe entre las prácticas de administraciones panistas y priistas a la que actualmente ejecuta la administración morenista? De esencia ninguna, a nuestro compañero le siembran armas y acusaciones falsas con la intención de descalificar la lucha que desarrollamos como organización popular e independiente.

Sin ningún recato esos periodistas se atreven a decir que “lo detuvieron con arma de fuego, luego de recibir una supuesta llamada anónima al 911 lograron interceptarlo”, declaraciones policíacas que ponen en evidencia que estás prácticas persisten, independientemente de quien gobierne en la silla presidencial se cometen, de ahí su carácter transexenal.

¿Para quién trabajan esos periodistas que hacen labor policíaca?, ¿en cuál corporación de policía reciben nómina para prestarse a realizar labor de estigmatización y descalificación? Con su práctica abonan a justificar el cometido de graves violaciones a los derechos humanos contra nuestro compañero como a cualquier integrante del FNLS, sepan ustedes que con su actuar los hará corresponsables de la integridad física y psicológica de nuestros compañeros, lo que les suceda serán señalados por el pueblo organizado como mercenarios de la información.

Nuestro compañero es un luchador social, quién desde hace tiempo defiende su patrimonio, trabajo y vida: la tierra, lugar donde tienen posesión en estos momentos la comunidad 20 de Junio; compañeros que desde hace varios años son objeto de hostigamiento, amenazas de muerte e intento de desalojo, víctimas de crímenes de Estado y de lesa humanidad, con el asesinato del compañero Víctor Alfonso Pérez López el 10 de diciembre de 2017, el asesinato de Mario Moreno López el 18 de junio de 2019 en su parcela de trabajo y la reciente detención ilegal, desaparición forzada y tortura del compañero Javier González el 17 de julio de 2019.

En el mes de mayo del presente año fue participe de la Jornada nacional de lucha.
Perdón ¡Nunca! Olvido ¡Jamás! Estuvo en la Ciudad de México en las diversas actividades políticas para exigir la presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos de ayer y hoy, en particular la de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, la de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz, la de las indígenas triquis Daniela y Virginia Ortiz, la del activista político Teodulfo Torres Soriano, la los jóvenes Ana Belén, XXXX, todos víctimas del crimen de la desaparición forzada que, hasta la fecha, no se tiene conocimiento alguno de su paradero, mucho menos se ha enjuiciado y castigado a los responsables materiales e intelectuales.

En esa jornada, una demanda principal fue la presentación con vida y castigo a los perpetradores, también, exigir al Estado mexicano el acatamiento de la sentencia 942/2013-2emitida por un tribunal federal a favor de las víctimas directas Gabriel y Edmundo, así como de las víctimas indirectas Nadin reyes Maldonado y Margarita Cruz Sánchez, donde reconoce la grave violación a los derechos humanos en perjuicio de las víctimas directas e indirectas, asimismo señala al Estado mexicano como el responsable de cometer este crimen de lesa humanidad, en concreto señala a los militares y diversas corporaciones policíacas.

El cumplimiento de esta sentencia fue una demanda en la jornada pasada en el mes de mayo, donde el compañero Javier fue sujeto activo en las distintas actividades políticas de denuncia e información, no obstante, en las acciones fuimos objeto de hostigamiento, intimidación, amenazas de detención o desalojo, mismas que se concretan con asesinatos, detenciones ilegales, desaparición forzada y tortura.

Un ejemplo de ello fue la represión de la que fuimos objeto en la Ciudad de México en la estación observatorio del Sistema de Transporte Colectivo, donde más de cien elementos de la Policía Bancaria e Industrial (PBI) golpearon a varios compañeros por realizar un brigadeo informativo, entre ellos estaba nuestro compañero Javier.
Estos hechos evidencian que el gobierno mexicano busca cualquier pretexto para contener la lucha por la presentación con vida de los detenidos desaparecidos, porque en cuanto retornaron a sus lugares de origen los compañeros empezaron a recibir de manera constante amenazas de desalojo y detenciones arbitrarias, mismas que se objetivan con los hechos deleznables recientes.

No creemos que sea desconocimiento del gobernador del estado de Chiapas Rutilio Escandón Cadenas ni del ejecutivo federal Andrés Manuel López Obrador, tienen el pleno conocimiento de lo que ocurre con nuestros compañeros en esa entidad federativa, lo cual son los responsables directos de la integridad física y psicológica de nuestro compañero Javier González Días.

Cualquier acto de agresión, linchamiento o incursión militar en las comunidades donde realizamos las acciones políticas serán responsabilidad de los gobiernos estatal y federal, lo que hacemos no es por gusto o capricho es por una necesidad política de exigir la libertad inmediata de nuestro compañero Javier, así como alto al terrorismo de Estado.

Exigir el derecho a la tierra y defenderla no es un delito es un derecho que nos asiste, mantener la demanda de presentación con vida de los detenidos desaparecidos por el régimen de ayer y hoy no es sinónimo de delincuente, es un derecho que por dignidad no debemos permitir más actos criminales ni discursos demagógicos que sólo tergiversan la realidad.

¡Libertad inmediata de nuestro compañero Javier González Días!
Atentamente
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navegar por las