Rueda de prensa, mítin y volanteo en la Ciudad de Puebla por la ejecución extrajudicial de nuestro compañero Mario Moreno López

, por  Puebla , popularidad : 3%

H. Puebla de Zaragoza, a 04 de julio de 2019


A las organizaciones populares e independientes
A los organismos defensores de los derechos humanos
A lo medios de comunicación
Al pueblo en general

La ejecución extrajudicial de nuestro compañero Mario Moreno López el pasado 18 de Junio del presente año en la comunidad 20 de Junio, del municipio de Venustiano Carranza, Chiapas, es expresión clara de la represión sistemática y selectiva que se ejerce a través de cuerpos paramilitares en contra de organizaciones populares que no se circunscriben en la lógica corporativizante del Estado: este último ejerce el odio de clase contra quienes luchan por la tierra, su defensa y el Socialismo, como modo de producción que atenta contra los intereses de la oligarquía.

El crimen de lesa humanidad del que fue víctima nuestro compañero Mario, se comete en el contexto de la recuperación de tierras de las manos caciquiles del municipio de Venustiano Carranza en fechas recientes, para una posesión y derecho colectivo de campesinos indígenas desposeídos por el régimen. Acciones políticas que deben entenderse en el contexto de hambre y miseria en el que vive el campesinado producto del acaparamiento violento de tierras a manos de los caciques que habían despojado de sus tierras a los campesinos por segunda ocasión, con total aquiescencia del Estado; más no de un problema intercomunitario como pública y perversamente ha manejado este último, para así deslindarse de toda responsabilidad y que los crímenes de lesa humanidad no sean reconocidos como tal, sino como delitos del fuero común.

A pesar de que desde la verborrea del Estado se hace referencia a personajes emblemáticos de la lucha campesina, sólo los retoman para tratar de legitimarse y despolitizan su herencia de lucha combativa. El discurso falaz de la presente administración cae por su propio peso, pues sólo se recurre a la folklorización del campesino que legitima la realización de megaproyectos, el que se encuentra cobijado en las instituciones del Estado o atraído por las formas burguesas de hacer política, en cambio, se asesina a mansalva a aquellos que luchan de manera consecuente por la tierra; a quienes ven en la organización popular independiente y el socialismo una alternativa.

Se confirma una vez más que el objetivo de las ejecuciones extrajudiciales de manera selectiva contra militantes de organizaciones populares independientes, como el caso de nuestro compañero Mario Moreno López, es quebrantar la combatividad y la determinación del pueblo a organizarse por transformar sus condiciones materiales de vida, así como sembrar el terror en quienes enarbolamos las mismas banderas de lucha para intentar desmovilizarnos. Cabe recordar que el pasado 25 de mayo, la comunidad a la que pertenecía Mario, 20 de junio junto con la comunidad 02 de noviembre, de los municipios de Venustiano Carranza y Socoltenango respectivamente, fueron amenazadas de desalojo por parte de elementos del gobierno de Chiapas para que desistieran de la lucha.

La ejecución extrajudicial de nuestro compañero evidencia que los cuerpos paramilitares son la punta de lanza del Estado para el cometido de crímenes de lesa humanidad, grupos conformados por mercenarios a sueldo y desclasados que en algún momento conocieron el trabajo político organizativo. La historia de la imposición de regímenes militares autoritarios nos enseña que el paramilitarismo ha jugado un papel preponderante para combatir al pueblo organizado, baste señalar en el caso de nuestro continente a Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay, el Salvador y Guatemala.

Si bien en nuestro país, la protección a estos grupos existía en administraciones pasadas, en el sexenio actual cobra un matiz más perverso, pues se busca dotar de legitimidad y un rostro humano a la actual administración y sus fuerzas policíaco-militares, cuando siguen siendo los mismos los que ejecutan la represión contra el pueblo de manera directa o indirecta como en el caso de nuestro compañero Mario.
Ello explica el dolo y la complicidad con la que han procedido las autoridades a nivel municipal, estatal y federal respecto al caso de Mario Moreno, y no es de extrañarse que sea hasta que se presiona a través de acciones políticas como acceden a cumplir a medias el trabajo por el que cobran en nómina, misma que paga el pueblo trabajador. Como ejemplo, se encuentra la falta de profesionalismo, imparcialidad y objetividad del Ministerio Público, el Servicio Médico Forense (SEMEFO), la delegación de gobierno, la policía estatal y municipal, en el levantamiento y peritaje correspondiente de nuestro compañero.

La continuidad de los crímenes de lesa humanidad en todo el territorio nacional y de manera particular en los estados ubicados geoestratégicamente y en contra de organizaciones populares develan el verdadero rostro de la presente administración en sus diferentes niveles de gobierno: represivo, pro-oligárquico y violatorio de los derechos humanos del pueblo explotado. No se puede seguir sosteniendo la premisa de que los crímenes de lesa humanidad son únicamente herencia de gobiernos anteriores porque en la presente administración se han seguido cometiendo de manera sistemática, lo que implica que el cochinero y el fruto podrido sigue existiendo en las entrañas del Estado burgués.

También denunciamos que el día 29 de junio del presente, los compañeros del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo en el estado de Michoacán se movilizaron en dicha entidad a la altura de la caseta México-Guadalajara por la ejecución del compañero Mario Moreno, en donde fueron intimidados por elementos de la policía estatal y del ejército, estos últimos a bordo de su vehículo con matrícula 0812320 pasaron en 3 ocasiones y en su última vuelta gritaron “pinches bandidos”, simultáneamente un sujeto de una camioneta tipo Dodge Ram sin placas amenazó con arrollar al contingente que repartía los volantes.
A las 13:50 horas, arribaron dos vehículos particulares color blanco tipo HIACE de marca TOYOTA con sujetos parapolicíacos a bordo, todos vestidos de negro con las siglas de la empresa AMETH (ENERGY SOLUTION OF AMERICA S.A DE C.V) quienes portando cascos, escudos, toletes, gases lacrimógenos, tubos, piedras y botellas llenas de combustible y con plena aquiescencia del gobierno estatal, agredieron al contingente, propinando golpes en cabeza, espalda, hombros y pies a los compañeros, lo que les causó diversas lesiones.

Exigimos juicio y castigo a los autores materiales e intelectuales de la ejecución extrajudicial de nuestro compañero Mario Moreno López. Responsabilizamos del proceder represivo a los tres niveles de gobierno, a Fernando Isaías Nájera Peña presidente municipal de Venustiano Carranza, al gobernador del estado de Chiapas Rutilio Escandón Cadenas, al gobernador del estado de Michoacán Silvano Aureloes Conejo y de cada uno de sus homólogos en donde tenemos presencia, a Andrés Manuel López Obrador presidente de la República, de la integridad física y psicológica de todos los que militamos en el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo y organizaciones fraternas que se solidarizan a la exigencia de justicia.

¡Juicio y castigo a los responsables intelectuales y materiales de la ejecución extrajudicial de Mario Moreno López!
¡Ni perdón, ni olvido!
¡Alto a la represión contra el FNLS!
¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navegar por las