La represión contra el FNLS es sistemática

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Ciudad de México a 26 de junio de 2019

A la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)
A los organismos defensores de los derechos humanos
A las organizaciones popular e independiente

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) denuncia una serie de acontecimientos represivos que evidencian la espiral de violencia institucional contra el movimiento popular en su conjunto, en particular contra el FNLS en las diferentes entidades federativas donde tenemos presencia y arraigo.

El pasado 18 de junio de 2019 fue privado de la vida nuestro compañero Mario Moreno López, en un acto violatorio al derecho humano a la vida donde existen elementos de prueba que arroja la posibilidad de que pudiera tratarse de una ejecución extrajudicial. Este crimen se circunscribe en un escenario regional donde el paramilitarismo se fortalece auspiciado por el poder local en contubernio con empresarios cuyo pasado reciente fulguraron como el rostro del caciquismo sanguinario.

El compañero se desempeñaba como tesorero de la comunidad 20 de junio del municipio de Venustiano Carranza, Chiapas, lugar organizado en torno al FNLS. Su ejecución destila motivaciones eminentemente políticas. No es el primer caso donde la represión se ceba contra los elementos más destacado de las organizaciones populares y combativas.

Este acto atenta contra la integridad de física de un activista político, un integrante de nuestra organización que de manera conjunta luchamos por la tierra, su defensa y por el socialismo en México; crimen enmarcado en un contexto de agresiones, hostigamiento y represión contra el FNLS en varios estados del país, hechos que colocados en secuencia evidencian una campaña de represión sistemática con la intención detener la exigencia de la presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos.

En los primeros meses de la presente administración federal, el FNLS fue objeto de diversas agresiones, las cuales, atestiguan que la represión tiene profundas raíces en el Estado mexicano a pesar de las promesas realizadas por el titular de Ejecutivo federal. Los cuerpos policíaco militares y paramilitares fungen como el puntal de la represión, aunque la opinión oficial argumente lo contrario.

El pasado 24 de diciembre de 2018, en el estado de Hidalgo, en la comunidad de Crisolco en el municipio de Yahualica fue ejecutado de manera extrajudicial el compañero Manuel Martínez, el apersonamiento del ejército mexicano meses después en la misma comunidad con el argumento de buscar “gente sospechosa”, expresan actos claros de hostigamiento para intentar hacer desistir a nuestros compañeros de la defensa de un pedazo de tierra para vivir y trabajar y la lucha por el socialismo.

El 4 de marzo del presente año fue baleada la casa del compañero Alberto Tenango Tolentino en la comunidad de El Progreso municipio de Ixhuatlán de Madero, Veracruz, donde se encontraba con toda su familia. El responsable del intento de ejecución extrajudicial fue detenido pero liberado momentos después sin que se le imputara ningún cargo.

Durante la realización de la jornada de lucha Perdón ¡Nunca! Olvido ¡Jamás! Presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos fueron varios los actos de represión que intentaron hacer renunciar a la solidaridad entre hermanos de clase. En los mítines informativos en las estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STCM), la policía de la Ciudad de México.

En la estación Observatorio del STCM el 16 de mayo del presente más de un centenar de elementos de la Policía Inter Bancaria (PBI) agredieron a golpes a los compañeros que informaban a los transeúntes de la situación que priva en nuestro país a través de un volante, de nuestra publicación bimestral Consigna Socialista.

El actuar de los cuerpos policíacos en la Ciudad de México y en el país contrasta con lo que se afirma desde los representantes de ambos gobiernos. El apego y respeto a los derechos humanos y garantías individuales resulta una quimera en el primer semestre de la administración federal, son cientos de casos que son la muestra irrefutable de que la represión es sistemática y transexenal.

No es casual que desde hace varios años abrazamos la bandera de la presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos y la justicia para todos los crímenes de lesa humanidad, la represión a través de múltiples crímenes se haga presente, ya sea al inicio de nuestras jornadas de lucha o al final. Así sucedió el intento de ejecución extrajudicial de cinco compañeros en la Ciudad de México el 7 de noviembre de 2015; la desaparición forzada del compañero Fidencio Gómez Sántiz en Ocosingo el 5 de marzo de 2016; la ejecución extrajudicial del compañero Humberto Morales Sántiz el 28 de febrero de 2017.

Todos estos hechos, aunado al constante hostigamiento paramilitar en los municipios de Ocosingo, Altamirano y Venustiano Carranza en Chiapas son el indicativo de la política represiva que antecede al crimen cometido contra el compañero Mario, señalan una constante agresión contra los esfuerzos que denuncian el intento de cercenar la creatividad popular mediante el cometido de crímenes de lesa humanidad.

Ante actos que intentan ahogar la solidaridad popular en un baño de sangre, es justo ejercer el derecho a la organización y protesta desde las organizaciones populares, es digno dar paso a las acciones políticas de masas para garantizar la continuidad de la lucha por mejorar las condiciones de vida de los trabajadores del campo y la ciudad.

Las acciones políticas que enarbolamos los explotados y oprimidos en nuestro país tienen fundamento en la represión ejercida por el Estado mexicano, son actividades legítimas en tanto es la vida de compañeros y su integridad la que se encuentra de por medio.

Resulta imprescindible el juicio y castigo a los responsables de objetivar esta política represiva, responsabilidad que es compartida con los actuales representantes de los ejecutivos estatales y el federal, de los gobiernos de Omar Fayad de Hidalgo; de Cuitláhuac García de Veracruz; Claudia Sheinbaum de la Ciudad de México; Rutilio Escandón Cadenas de Chiapas; y, Andrés Manuel López Obrador, presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Por todo este contexto damos a conocer las distintas acciones políticas que realizamos en los estados donde tenemos presencia y arraigo a fin de que la represión y el cometido de crímenes de Estado y de lesa humanidad cesen, luchar de manera organizada por una vida digna es un derecho, lo mismo que la creatividad e incitativa del pueblo para lograr ese objetivo.

No podemos celebrar un “triunfo” cuando los muertos, los detenidos desaparecidos y los presos políticos los tiene el pueblo organizado, es necesario no callar, denunciar y hacer de cada lugar público un espacio de denuncia y lucha.

Responsabilizamos al gobierno federal y de los gobiernos locales donde tenemos presencia y arraigo de la integridad física y psicológica de cada uno de los integrantes del FNLS, las razones de luchar existen, mientras la justicia no llegue a nuestros hogares, mantendremos la denuncia y acciones políticas combativas.

Atentamente
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las