Denucia pública

, por  Huasteca , popularidad : 2%

Huasteca y Sierra Oriental, 11 de junio de 2019

A LAS ORGANIZACIONES DE DERECHOS HUMANOS NO GUBERNAMENTALES
A LAS ORGANIZACIONES POPULARES
A LAS PERSONALIDADES PROGRESISTAS
A LOS PROFESIONISTAS HONESTOS
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN
AL PUEBLO DE MEXICO:

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo −FNLS−, por enésima ocasión, denuncia la represión y el intento de masacre contra los compañeros entre niños, hombres y mujeres de la comunidad de Crisolco, Yahualica, Hgo., por más de 300 individuos de la comunidad de Pachiquitla, Xochiatipan; Hgo., con machete en mano, explosivos y armas de fuego de alto poder quienes, prácticamente, sitiaron la población referida.

ANTECEDENTES:

1.- Hemos denunciado, en su momento, el despojo de más de 71 has. de tierra ―recuperada por los pueblos organizados desde el año de 1983― que ha sido objeto la comunidad de Crisolco, Yahualica, Hgo., por los despojadores de la comunidad de Pachiquitla, Xochiatipan, Hgo., azuzados por los tres niveles de gobierno, con la intensión de provocar el enfrentamiento fratricida para justificar la injerencia de los cuerpos represivos y ejercer la violencia de Estado contra el pueblo organizado de manera independiente.

2.- La comunidad de Crisolco a pesar de ejercer el derecho por posesión de hecho por más de 30 años, desde hace más de 15 años el caso fue turnado al Tribunal Unitario Agrario Distrito 43 con sede en Tampico, Tamaulipas y a través de maniobras legaloides de dicho tribunal, por su parcialidad, en contubernio de los tres niveles de gobierno se ha pretendido consumar el despojo con constante hostigamiento policiaco militar, detención, tortura e intento de ejecución extrajudicial y ejecución extrajudicial de nuestros compañeros Celerino Gonzales Reyes y Manuel Martínez Bautista, respectivamente, todo ello con la aquiescencia del Estado, pues estos aberrantes actos han sido cometidos por bandas paramilitares en presencia de los cuerpos policiaco militares.

3.- El 31 de mayo, del presente año, irrumpió un pelotón del ejército mexicano, perteneciente al 84º Batallón de Infantería con sede en Huejutla de Reyes, Hidalgo junto con 2 camionetas de la policía de Yahualica; en la población ejidal de Crisolco, perteneciente al municipio de Yahualica, Hgo. Población donde se encuentran compañeros pertenecientes a la organización Campesinos Unidos de la Sierra Oriental (CUSO) que es integrante de nuestro Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS).

Los elementos del ejército de forma intimidatoria interrogaron a los habitantes de Crisolco dirigiéndose, de forma específica, al delegado municipal con imputaciones como las siguientes: ¿llegan gente extraña? ¿Hay un campo de entrenamiento en el ejido? ¿Tienen armas?, nos informan que ustedes son matones? ¿Pertenecen a FDOMEZ? ¿llegan gente de fdomez?, a su vez, los habitantes respondieron a los militares: Los únicos extraños son ustedes; No sabemos de lo que hablan; sólo herramientas de trabajo; No, somos gente de trabajo, luchamos por nuestros derechos y queremos vivir en paz; Si las instancias de gobierno no resuelven nuestros problemas tenemos el derecho de organizarnos de manera independiente para defender nuestras tierras del despojo que pretende consumar la población de Pachiquitla, Xochiatipan, Hidalgo, en contubernio con los tres niveles de gobierno.

El antecedente inmediato es que el día 6 de mayo, en el Tribunal Unitario distrito 43 con sede en Tampico, Tamaulipas, estando presentes las partes –Pachiquitla, los compañeros de Crisolco y la representación jurídica de ambos– se acordó que el conflicto agrario de carácter político se resolvería el día 22 de mayo por la vía de la conciliación, y que dicho acuerdo se efectuaría en la ciudad de Huejutla de Reyes, en la plaza central de esta ciudad, en el monumento del reloj.

Dicha reunión no se efectuó por acuerdo unilateral de los abogados que dijeron que era “mejor” arreglarse en el terreno de los hechos, es decir, en el predio que pretende adjudicarse Pachiquitla mediante el despojo; que era necesario el levantamiento de planos del terreno en conflicto por ingenieros particulares, por cada una de las partes. Cabe aclarar que no es la primera vez que se hacen levantamientos topográficos del predio en disputa, los hechos prueban que es una forma tramposa de ganar tiempo por parte de Pachiquitla para seguir gestionando la regularización del despojo en complicidad de la Procuraduría Agraria (PA) el Registro Agrario Nacional (RAN), el Tribunal Unitario Agrario No. 43, los gobiernos municipales y estatal.

Al término de los levantamientos topográficos la población presumía que mediante la conciliación de las partes habría una ubicación definitiva de los puntos de colindancia del predio entre Pachiquitla y los compañeros de Crisolco; sin embargo, los de Pachiquitla, fiel a su costumbre de abuso de poder rompieron el acuerdo porque cuentan con el apoyo del Estado, como lo demuestran los recientes acontecimiento de violencia ejercidos por los de Pachiquitla.

1º. Días después del acuerdo, el 11 de mayo, habitantes de Pachiquitla quemaron una aparte del predio en disputa en que persogaban los compañeros sus bestias de carga, el más cercano a la población de Crisolco, al percatarse de la presencia de los responsables de tales hechos fueron detenidos por los compañeros, entregados a la policía municipal quienes los trasladaron a Huejutla; fueron liberados inmediatamente sin cargo alguno, esto es solo un botón de muestra de la confabulación de las instituciones del Estado y los provocadores de Pachiquitla de los abominables hechos.

2º. El día 9 de junio del presente año, alrededor de las 10 de la mañana, los habitantes de Pachiquitla, sembraron en las parcelas de los compañeros de Crisolco, no sin antes destrozar los lasos de las bestias, golpearlos y arrearlos con rumbo desconocido.

3º. El día 10 de los corrientes rociaron herbicida en las parcelas sembradas el día anterior, al percatarse de los hechos, los compañeros acudieron al lugar para impedir que siguieran vertiendo herbicida en el cauce del río a lo cual los agresores se retiraron del lugar. Como a las cinco de la tarde arribaron y cercaron la comunidad de Crisolco más de 300 individuos de Pachiquitla con machete en mano, armas de fuego de alto poder donde hicieron detonaciones de explosivos y disparos desde diversas direcciones contra niños, mujeres y hombres, ante lo cual, el pueblo de Crisolco respondió por sobrevivencia y defensa propia repelieron el INTENTO DE MASACRE.

4º. Es necesario recordar que los crímenes cometidos por la población de Pachiquitla siguen impunes al ser tratados premeditadamente de forma engorrosa y parcial: EL 12 DE NOVIEMBRE DE 2018 LA DETECIÓN ARBITRARIA, TORTURA E INTENTO DE LINCHAMIENTO POR UNA TURBA DE PACHIQUITLA AL COMPAÑERO CELERINO GONZÁLES REYES; y LA EJECUCIÓN EXTRAJUDICIAL DE MANUEL MARTÍNEZ BAUTISTA EL 24 DE DICIEMBRE DE 2018, las dos víctimas de crímenes de lesa humanidad habitantes de Crisolco.

5º. Tal es el grado de impunidad y cinismo que el día de la medición del predio referido fue señalado por el mismo grupo de Pachiquitla al presunto asesino del compañero Manuel.

Estos acontecimientos represivos no son fortuitos, ni un hecho de maldad de un grupo local contra los compañeros, es la ofensiva que, las diferentes administraciones en turno del Estado mexicano, actualmente la de MORENA, mantienen hacia nuestro FNLS a nivel nacional, como lo prueban las denuncias públicas documentadas de los compañeros de Chiapas y el Valle de México.

Responsabilizamos al Presidente de la República, como jefe de Estado y jefe supremo de las Fuerzas Armadas; al Secretario de la Defensa Nacional; al comandante del 84º Batallón de Infantería; al gobernador del estado de Hidalgo Omar Fayad Meneses; al presidente municipal de Xochiatipan Manolo Gutiérrez y de Yahualica Eustorgio Hernández Morales, por su comisión, omisión, dilación y/o aquiescencia y provocar el cometido de los execrables hechos.

Solicitamos la solidaridad de las organizaciones no gubernamentales de derechos humanos, populares y organizaciones progresistas a denunciar el despojo por parte de Pachiquitla y sus cómplices de los distintos niveles e instituciones de Estado.

Apelamos a la solución definitiva del conflicto para evitar el baño de sangre del pueblo y repudiamos la actitud dolosa de los tres niveles de gobierno ante ello.

ATENTAMENTE

¡POR LA UNIDAD OBRERO, CAMPESINO, INDÍGENAY POPULAR!

FRENTE NACIONAL DE LUCHA POR EL SOCIALISMO
FNLS

Navegar por las