Participación del FNLS en la presentación del libro: Las víctimas del terrorismo de Estado son del pueblo, no desistiremos ¡Hasta Encontrarlos!

, por  Ciudad de México , popularidad : 1%

Ciudad de México a 25 de mayo de 2019

Escribir la historia contemporánea de nuestro país en momentos de agudización de la lucha de clases por los actores es una necesidad política para el conjunto de organizaciones que impulsan la lucha independiente y destacan por su carácter popular y combativo. En ocasiones estamos acostumbrados a que otros lo hagan, no obstante, encontramos una dificultad, no están en el ajo, como dice el dicho popular, de ahí que lo descrito a veces no corresponde con la realidad objetiva que enfrentamos día con día.

Para nosotros adquiere importancia política plasmar en tinta y papel nuestra práctica política, para que lo expresado en líneas sirva como una experiencia de lucha, donde podemos encontrar metodología, estrategia y táctica en los momentos de algidez de la lucha de clases en nuestro país.

Eso es lo que van a encontrar en el libro Las víctimas del terrorismo de Estado son del pueblo, no desistiremos ¡Hasta Encontrarlos!, título que utilizamos en la jornada nacional de lucha que desarrollamos del 28 de febrero al 30 de mayo de 2017, fecha histórica que destaca con un momento difícil para nosotros como organización, porque antes de arrancar con ella, nos enteramos de la ejecución extrajudicial de nuestro compañero Humberto Morales Sántiz, un compañerito de 13 años de edad, en el ejido El Carrizal, Chiapas, quien fue asesinado por el accionar de grupos paramilitares, quienes actúan con la aquiescencia del gobierno mexicano.

Crimen de lesa humanidad que el Estado mexicano perpetró para detener el desarrollo de la jornada y dejar de desenmascarar al gobierno como el responsable de las miles de desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales en toda la geografía mexicana. Denuncia política que realizamos desde la desaparición forzada de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, detenidos desaparecidos el 25 de mayo de 2007 por agentes del Estado.

La jornada arrancó en un ambiente de violencia y terrorismo de Estado. En los pronunciamientos, boletines de prensa, acciones urgentes, poesías y crónicas políticas, expresa la indignación y la combatividad por el artero crimen cometido contra nuestro compañero Humberto. Para algunas personas pareciera ser una simple compilación de documentos, pero más allá de eso, si lo leen con detenimiento van a encontrar cada uno de los acontecimientos que marcaron la coyuntura política en el país en el contexto del desarrollo de esta jornada de lucha.

Las tesis que ahí plasmamos en tinta y papel objetiva la realidad nacional, tiempo que ocupaba la administración Enrique Peña Nieto (EPN), hombre formado en las instituciones del régimen, de origen priista, quien destacó por tener un gobierno antipopular, profascista y represivo, política que exacerbó contra el conjunto del movimiento popular y contra el pueblo que no estaba organizado.

Los juicios manifiestan la vida del pueblo trabajador expresada bajo un ambiente de terrorismo de Estado violencia institucional, como fotografías plasman la esencia de las graves violaciones a los derechos humanos, un caso particular que evidencia la generalidad de lo que existe en toda la República mexicana, cientos de miles de desapariciones forzadas, miles de ejecuciones extrajudiciales, más de un millar de fosas clandestinas con miles de restos mortales. Una evidencia de lo descarnado de estas prácticas terroristas y degradantes de un gobierno que pondera los intereses de una minoría.

Denunciar esta política de gobierno ante el pueblo logró desnudar la esencia profascista, represiva y antipopular del gobierno de EPN, bajo un costo muy alto con las vida de nuestro compañero Humberto y la desaparición forzada de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz, ocurrida el 5 de marzo de 2016. Política de gobierno que sexenio tras sexenio se ejecuta sin importar sexo, edad, militancia política o religión, va dirigida contra una clase en específico: las masas trabajadoras, es el rasgo que distingue a todas las víctimas de este crimen atroz.

En el desarrollo de la jornada señalamos que los crímenes de lesa humanidad se cometen en lugares donde están fincados los intereses económicos del capital nacional y extranjero, su esencia es eminentemente económica, no hay casos aislados o que sean producto de mentes malvadas, todo obedece a una política de gobierno que tiene la intención de contener y acallar las voces de protesta.

Práctica política que sigue vigente, hoy en la actualidad continúa esta política de terrorismo de Estado con desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y más de un millar de fosas clandestinas con más de 26 mil restos óseos sin identificar.
Hecho devela el carácter transexenal de esta política, independientemente del partido político que ocupe la silla presidencial los crímenes de Estado y de lesa humanidad se cometen, por en ellos va de por medio de intereses político y económico de la clase que detenta el poder.

En esta jornada al recorrer los distintos estados se comprobó la tesis de que el gobierno mexicano es el responsable, la prueba irrefutable de ello fue el hallazgo de la fosa clandestina, catalogada como la más grande de América Latina en el estado de Veracruz, considerara así por los familiares de las víctimas en Colinas de Santa Fe. Testimonio que aún brotan sin tener una respuesta concreta, el caso más reciente son las 63 fosas clandestinas encontradas en el municipio de Úrsulo Galván.

Los familiares y víctimas se topan con el muro de la indolencia e impunidad de las autoridades, que en los hechos expresa la violencia institucional para apostarle al olvido, al desánimo y la frustración. ¿Qué diferencia existe con la actual administración?, de esencia ninguna, ambas con políticas diferentes llegan al mismo objetivo, olvidar a las víctimas del terrorismo de Estado.

Lo aquí escrito aún sigue vigente, porque el gobierno mexicano lejos de terminar con esta política deleznable continúan, sobre todo con la creación de una policía militar para combatir la supuesta inseguridad, práctica que indigna porque todos sabemos que los encargados de objetivar esta práctica fascista son los militares, marinos, policía federal, estatal, municipal y los grupos paramilitares, todos actúan con el consentimiento del Estado mexicano.

Las páginas no dejan espacio para la simulación, una a una muestra la metodología de lucha del pueblo trabajador para hacer la denuncia, responder a las preguntas, en qué momento hacerla para evidenciar los pasos represivos del gobierno mexicano en las diferentes entidades federativas.

Una forma de lucha que describe qué hacer en caso de la represión en la lucha del pueblo, la cual va acompañada por la coordinación de diferentes esfuerzos organizativos, desde lo jurídico, la documentación de derechos humanos y las denuncias políticas para que de manera conjunta coadyuven a desenmascarar al gobierno mexicano y detener la política represiva.

A base de la denuncia, acciones políticas de masas, la solidaridad de organizaciones populares, las actuaciones de los defensores de derechos humanos y la acciones jurídica de asesores en la materia arranca al Estado mexicano el reconocimiento de las graves violaciones a los derechos humanos, un ejemplo de ello, está en el caso de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya. Caso que a través de la persistencia de familiares y organizaciones se logra que un juez federal emita una sentencia judicial y dicte la apertura de cuarteles militares para dar con su paradero, además de reconocer que si se cometió una desaparición forzada en su perjuicio.

Los invitamos a recorrer una parte de la historia contemporánea de nuestro país en estas sencillas líneas, que sirvan como una transmisión de experiencias a organizaciones hermanas de lucha y a los diferentes esfuerzos organizativos; a la vez sirva como una reflexión política para analizar el contexto político actual y examinemos con meticulosidad las intenciones políticas de la actual administración.

Atentamente

¡Vivos los llevaron, vivos los queremos!
¡Alto al terrorismo de Estado!
¡Presentación con vida de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya!
¡Presentación con vida de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz, del activista político Teodulfo Torres Soriano, de las indígenas triquis Daniela y Virginia Ortiz Ramírez y la de cientos de miles de detenidos desaparecidos!

¡Por la unidad obrera, campesina, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navegar por las