PUEBLO UNIDO. La voz de Palenque: Unidad, colectividad y lucha diaria

, por  Chiapas , popularidad : 3%

Palenque, Chiapas a 10 de abril 2019
Para leer en PDF
https://drive.google.com/open?id=0B...

Tenemos que luchar por mejorar nuestras condiciones de vida, nuestros derechos y exigir justicia, no dejarnos humillar más por los cuerpos policíaco-militares, no permitir que continúen las desapariciones, ejecuciones y desplazamientos forzados contra hijos del pueblo, ni tolerar que nos roben lo que a diario producimos con nuestro sudor; tenemos que construir la UNIDAD…

¿Pero unidos cómo? ¿Unidos con quién? ¿Unidos para qué? Porque también desde el Estado se llama a la unidad, a la reconciliación pero con los grandes empresarios.
Para nosotros, como organización política independiente, la unidad inicia en la conciencia de que cada uno de nosotros pertenecemos a la clase trabajadora, en conocer y asumir la necesidad de la lucha y la organización para poder arribar a la construcción de la colectividad. Pasar del interés personal al interés común y construir lazos de camaradería tan fuertes que el enemigo no pueda romperlos con amenazas, represión o sobornos.

La colectividad es un principio político y nuestra razón de ser, ya que nos permite superar las dificultades, solucionar los problemas y avanzar en la lucha por la transformación total de la sociedad. Es un pilar fundamental en la lucha contra el capitalismo y debe convertirse en nuestra guía para conducir nuestro esfuerzo y práctica cotidiana.

La colectividad nos ayuda a enfrentar los problemas de manera conjunta, es la lucha cotidiana hombro con hombro entre hermanos de clase, es la unidad entre cada compañero y organización con un objetivo en común: la liberación total del pueblo trabajador.

Es poder vernos como compañeros de lucha y empujar hacia el mismo objetivo, donde predomine el interés común y la satisfacción de que en cada paso se destruye la forma de pensar y actuar del burgués, del explotador, y se construye el futuro socialista, el de los trabajadores del campo y la ciudad.

Y este proceso de construir colectividad inicia en nuestras relaciones personales, dónde nos agrupamos bajo principios políticos que determinan nuestra práctica y nos permiten desarrollar la vida y la lucha en mejores condiciones: nuestra relación ante todo es humana y política.

Es un paso fundamental si estamos inconformes con las injusticias y la desigualdad que existe producto del capitalismo, con las políticas neoliberales que aún existen y que continúan causando mayor pobreza, miseria y hambre en el pueblo, que la violencia contra el pueblo continúe, que los grandes beneficiados sean un pequeño grupo de empresarios y banqueros con millonarias ganancias al mes mientras la inmensa mayoría de los trabajadores vivimos con un salario que solo nos alcanza para mal comer y medio vivir.

Si no existen principios políticos como la colectividad en nuestras luchas seguiremos dando vueltas en círculos sin llegar a ningún lado, fatigados y desilusionados, acabaremos por creer que ésta no lleva a ningún lado o no sirve. Existen oportunistas que dicen luchar por el pueblo pero que reproducen los vicios del sistema y las relaciones sociales impuestas por la burguesía, en donde todo se reduce a relaciones mercantiles, relaciones por dinero u objetos, siempre queriendo sacar beneficio del otro o para probar que es uno “más chingón”. Se cae en actitudes hipócritas y convenencieras que criminalizan, calumnian, señalan a la posición combativa en el movimiento popular.

Por eso, para la construcción de la conciencia proletaria y de la lucha por un mejor futuro para el pueblo trabajador necesitamos combatir en todo momento estas relaciones burguesas, el pensamiento de explotadores y alejar a los oportunistas, y nuestra mejor arma para ello es el conocimiento, la ciencia y la colectividad en torno a la organización independiente y combativa.

Para lograr la unidad tenemos que poder identificarnos en el campo de las ideas, de la acción y por lo que luchamos y queremos, regirnos bajo los mismos valores, y que en cualquier lugar que nos encontremos podamos saber que luchamos por el mismo objetivo y caminamos rumbo a un futuro que nos pertenezca como trabajadores.

Esto se cultiva con la discusión fraterna y la solidaridad incondicional, la congruencia, la crítica y la autocrítica para mejorar en conjunto, en donde avanzamos como uno solo, en donde el triunfo de uno es el triunfo de todos, y la derrota de uno es la derrota de todos, para poder avanzar sin dejar a nadie atrás.

Toda nuestra práctica como pueblos, comunidades y familias debe contribuir al desarrollo de la colectividad para mejorar nuestras condiciones de vida y avanzar para poder desarrollar mejor la lucha contra el régimen capitalista y las políticas que militarizan y que benefician a los grandes empresarios.

No podemos confundir la colectividad y la unidad con el estar juntos, amontonarnos de forma espontánea por una causa coyuntural, salir por emotividad a manifestarnos, desahogarnos y después olvidarnos de la lucha, de las demandas y de la organización.

La colectividad es producto de un acto político e ideológico consciente, de saber qué se hace, por qué se hace y cómo se hace. Nos permite sumar esfuerzos y capacidades políticas, ideológicas y técnicas para cumplir un objetivo común, cada uno aporta los conocimientos que tenga para abonar en la lucha. Es el trabajo en función del interés común, con la premisa de cada uno sus necesidades, capacidades y posibilidades. Es una lucha diario y de largo aliento, que nos transforma en el camino y nos da mayores capacidades para resolver los problemas a los que nos enfrentamos.

Para enfrentar las injusticias, desigualdades, la violación de nuestros derechos y las carencias diarias, es necesario unirnos; y para lograrlo debemos construir colectividad en cada uno de nuestros hogares, comunidades y espacios de trabajo entre hermanos de clase conscientes; para ello debemos prepararnos política e ideológicamente, estudiar la realidad y luchar por nuestras demandas en organizaciones populares independientes y combativas. Nadie nos dará la libertad más que nosotros mismos organizados en torno a la transformación radical de la sociedad.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navegar por las