La voz de palenque No. 4 - Reformas neoliberales, interés del explotador

, por  Chiapas , popularidad : 3%

Palenque,Chiapas 31 de Marzo de 2019

La voz de palenque No. 4

Ver en PDF

Reformas neoliberales, interés del explotador

Cada día nuestras condiciones de vida empeoran, nuestros derechos son anulados y existe mayor presencia y hostigamiento de las fuerzas policíaco-militares en las calles y carreteras, en resumen, crece la violencia capitalista.

Pero todo fenómeno tiene un origen, no es casualidad o maldición que nos encontremos sufriendo estas carencias e injusticias, no es ocurrencia o maldad de un gobierno, presidente o ente divino, ni depende de la voluntad o los deseos de un individuo. El Estado no puede representar los intereses del pueblo, porque fue creado por los grandes empresarios que explotan y oprimen al pueblo trabajador, y sirve a sus intereses.

Esta forma de vida de control y sometimiento, de carencias e injusticias tiene una causa y se encuentra en las entrañas mismas del sistema, del capitalismo, que cada vez busca obtener mayores riquezas solo para una minoría a costa de la miseria y la inmundicia de la gran mayoría del pueblo.

Las políticas que se imponen están diseñadas para asegurar y darle continuidad al régimen actual, son antipopulares porque no representan el interés del pueblo y proimperialistas porque benefician al imperialismo norteamericano. Estas políticas se implementan en México desde las pasadas administraciones, principalmente con el paquete de reformas neoliberales que ponen la riqueza del pueblo al servicio de las grandes empresas.

Son leyes burguesas, porque son echas y responden a una clase social que es dueña de grandes extensiones de tierra, de fábricas y negocios. Son neoliberales porque son producto de una política económica que tiene por objetivo asegurar la ganancia y la existencia de los grandes empresarios unidos en una cúpula que dicta sus intereses a través del Estado como su fiel representante. Estas políticas de saqueo, hambre, explotación y anulación de derechos tampoco son nuevas, en México se vienen impulsando e imponiendo los diferentes gobiernos desde 1982.

Estas reformas burguesas neoliberales, se expresan en la laboral, energética, educativa, hacendaria, etc. Este conjunto de políticas aseguran el dominio de las potencias extranjeras, le dan mayor fuerza a la oligarquía, fortalecen el Estado policíaco-militar y modificaron nuestra Constitución Política para negarnos derechos y beneficiar aún más a los poderosos.

Sin embargo, a dichos de los medios de comunicación ya entramos a un nuevo gobierno donde todo esto va a terminar, porque este gobierno “representa a los pobres”. Que la desigualdad y el neoliberalismo han llegado a su fin bajo el camino de la reconciliación, que se modernizará México en beneficio de su pueblo.

A pesar de esto el régimen que domina en la actualidad sigue siendo el poder de los grandes empresarios y banqueros, porque no se puede llegar a un cambio de régimen si no se afecta la raíz del problema y no se empieza a abrir el camino para darle muerte al neoliberalismo y al capitalismo.

Las consecuencias de las reformas burguesas neoliberales aún existen, la intención de controlar los efectos de la crisis estructural capitalista están en marcha, el nuevo proceso de industrialización del sureste se desarrolla gracias a estas reformas, el dominio de los grandes bancos y de las empresas es efectivo por estas políticas. Y en esta realidad el pueblo trabajador paga los platos rotos a costa de su sudor y sangre porque actualmente más de la mitad de la población está en condición de pobreza y estas cifras van en aumento, y sólo 8 familias acaparan el 75% de la riqueza del país.

Las consecuencias directas continúan como la eliminación de las conquistas laborales conseguidas a fuerza de organización popular, la supresión del contrato colectivo de trabajo, la reducción y eliminación de la plaza base, los mecanismos para la defensa del trabajador y la antigüedad; el camino a la privatización de la educación, el fin del servicio público y su transformación en mercancía para producir gente dócil y sumisa; la reducción y precarización del acceso a la salud pública, la negación de los medicamentos; el tránsito de Pemex y CFE a manos privadas; la privatización de nuestro patrimonio cultural en dónde cada vez es más difícil conocerlo y se les da preferencia a los extranjeros; la protección jurídica a los militares y policías para reprimir al pueblo y la legalización de la militarización; el despoja la tierra a los trabajadores del campo y la imposición de nuevos métodos de explotación.

Siguen imponiendo su ideología, su forma de pensar egoísta e individual, manteniendo al pueblo enajenado y en la ignorancia, en una competencia voraz entre hermanos de clase, por medio de los medios de comunicación y los programas asistenciales. Se criminaliza la protesta, se engaña a parte del pueblo para que sea apático ante la manifestación y la protesta, criminalizan y linchan al movimiento popular, compran conciencias e imponen el terror para mantenernos callados y alejados de la organización, porque creen que le pueblo es cobarde.
Ante esto, los explotados y oprimidos debemos tener claro nuestro objetivo y defender el interés de nuestra clase, es decir luchar por un futuro donde no exista el capitalismo, donde la salud, la vivienda, la educación, los servicios, nuestros recursos naturales y culturales sean un derecho y no una mercancía.

Es en la lucha independiente y combativa donde podemos construir una nueva forma de vida, tenemos que combatir las políticas que afecten y engañen al pueblo de forma unida, informándonos y denunciando cada acto de injusticia y desigualdad contra el pueblo, discutiendo y resolviendo nuestras necesidades en colectivo y forjando la unidad popular, teniendo claro que la causa de las carencias es el régimen y no sus representante.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navegar por las