Denuncia pública: Hostigamiento contra integrantes del FNLS en Tapachula, Chiapas

, por  Chiapas , popularidad : 2%

Chiapas, México a 30 de marzo del 2019

A los medios de comunicación

A los organismos defensores de los derechos humanos

Al pueblo en general

Denuncia pública:

Hostigamiento contra integrantes del FNLS

El pasado 21 de marzo, nuestros compañeros de la comunidad Procasa, del municipio de Tapachula, son hostigados por personal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a través de rondines constantes, robo de cableado de los domicilios, con actitud prepotente se presentan con documentos de dudosa fidelidad; además, amenazan con la ejecución de detenciones arbitrarias contra los compañeros.

Los hechos ocurren en el marco de cuatro meses de gobierno de la actual administración federal y en la entidad cuando en distintas regiones del pueblo chiapaneco padece de cortes del servicio de energía eléctrica, la persistencia de cuotas exacerbadas, hostigamiento y amenazas como el caso que denunciamos. Esta situación nos expresa que al parecer el dicho de “primero los pobres” está en completa disonancia con la realidad.

El pasado tres de marzo de 2019 el Ejecutivo federal declaró su compromiso de bajar las altas tarifas de energía eléctrica en el norte del país, pero, ¿para el resto de la República? A decir de la institución encargada en materia de energía, anunció en el año 2018 que no habrá alzas para la mayoría de “usuarios” más que a los poseedores de capital industrial y comercial.

Esta medida contrastada con la realidad, nos devela lo divergente entre lo que establece la norma y las muestras de descontento popular. Una prueba es la exigencia de sectores populares por una tarifa justa del servicio de energía eléctrica y por cortes del mismo en algunas regiones de la entidad.

Es un fenómeno que revela cómo las amplias masas trabajadoras en condición de pobreza y miseria, no vislumbran con precisión la materialización de la baja del precio por el servicio, por el contrario, invade la angustia a las familias proletarias ante la incertidumbre por cuánto será la próxima cuota a pagar.

Este fenómeno indica que el dicho del gobierno federal “primero los pobres” se aleja cada vez más para su materialización, por tanto, la exigencia del pueblo por una tarifa justa será una necesidad política, porque las propias condiciones precarias que viven los pobres del campo y la ciudad aunado a los salarios miserables que se perciben, no permiten sufragar los elevados costos de la energía eléctrica.

La actitud del personal de la Comisión Federal de Electricidad contra nuestros compañeros refiere la nula disposición de esta empresa “paraestatal” por corresponder a los dichos del régimen actual, por el contrario, es una evidencia de los intereses que yacen en CFE, cuando de lo que se trata es que el pueblo no tendría por qué padecer de los atropellos, de esta manera los planteamientos del Ejecutivo federal a fuerza de la realidad misma se desmoronan.

La continuidad de las altas tarifas nos indica que el alza o la baja depende de las necesidades del capital, de los vaivenes del mercado capitalista, máxime en la circunstancia actual de las relaciones sociales capitalistas crispadas por la crisis económica que obliga a los Estados dependientes y funcionales al imperialismo, como el caso de nuestro país, a mantener medidas económicas que correspondan a las exigencias oligarcas.

Este fenómeno alberga una causa de la actitud de la CFE hacia el pueblo, es el mandato oligarca, consiste en medrar con la precariedad material del pueblo, demuestra que el régimen intenta endosar la deuda de esta empresa a las de por sí pauperizadas condiciones materiales de vida de los amplios sectores populares.

La actitud de la empresa “paraestatal” es como la de toda empresa capitalista, es el medio por el cual la oligarquía intenta imponer al pueblo explotado mediante impuestos a través de este servicio, liquidar la deuda millonaria para evadir la responsabilidad del Estado y la clase en el poder, de esta manera, lejos de combatir la pobreza y la miseria, éstos fenómenos amenazan aún más con exacerbar esa condición en las masas trabajadoras.

El caso de nuestros compañeros nos explica cómo a través del hostigamiento y las amenazas, se manifiesta lo sistemático de su ejecución contra organizaciones independientes y combativas, es por esto que ahora arremeten contra los integrantes de nuestra organización al exigir una tarifa justa por el servicio de energía eléctrica y solidarizarse por las causas justas del pueblo.

Este es un caso de miles que existen en la entidad, situación que llama a quienes vivimos en carne propia lo elevado del servicio de energía eléctrica como de otros atropellos que se cometen contra los oprimidos, a organizarnos de manera independiente y combativa.

La realidad también nos indica que la lucha organizada bajo principios político organizativos definidos conducen los esfuerzos del pueblo a sortear en mejores condiciones los abusos, las arbitrariedades o la sistematicidad con la que se ejecuta el hostigamiento contra amplios sectores populares, cada barrió, colonia…, debe unirnos las condiciones adversas que impone el Estado y las cámaras empresariales en aras de exigir lo que por derecho justo y legítimo corresponde al pueblo.

Desde estas líneas manifestamos nuestra preocupación e indignación por la actitud de la empresa contra nuestros compañeros, y exigimos al gobernador del estado y al presidente municipal de Tapachula tomen cartas en el asunto, de lo contrario ambos serán responsables de cualquier atentado contra la integridad física y psicológica de nuestros compañeros.

¡Por una tarifa justa del servicio de energía eléctrica!

¡Alto a la criminalización y estigmatización de la protesta popular!

¡Alto a la militarización y paramilitarización del país!

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Anexo fotografico

Navegar por las