Denuncia pública: Intento de agresión contra familia integrante del FNLS

, por  Chiapas , popularidad : 12%

San Cristóbal de Las Casas a 28 de noviembre de 2018

A los medios de comunicación

A los organismos defensores de los derechos humanos

Al pueblo en general

Denuncia pública:
Intento de agresión contra familia integrante del FNLS

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) denuncia el intento de agresión y allanamiento de morada contra nuestra compañera Cecilia López Pérez y familia en su domicilio ubicado en la Colonia Maya en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas. Los hechos ocurrieron alrededor de las 24:00 horas aproximadamente el pasado 21 de noviembre de 2018, el hecho fue cometido por tres sujetos.

Una característica de esta colonia como de otras en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, es que ante la complicidad de las autoridades, los vecinos para defensa de su integridad física y psicológica deciden organizarse ante los atropellos de grupos favorecidos por las autoridades del municipio.

La capacidad organizativa de los colonos expresa su creatividad para hacer frente al fenómeno que amenaza a los vecinos, pero no debemos confiarnos en los dichos de las autoridades, porque a través de la demagogia los políticos de oficio tratan de evadir su responsabilidad.

Si bien la policía realiza patrullajes en las colonias, pero en los hechos está ampliamente demostrado que no disminuyen los atentados contra los vecinos de diversas colonias de la ciudad, lo cual indica el grado de impunidad de las instituciones oficiales con las personas descompuestas, además de grupos de choque y de corte paramilitar que existen en esta ciudad.

Los testimonios de víctimas de la represión y de crímenes de lesa humanidad en el país, son la prueba irrefutable de que es la policía, ejército y marina son los principales ejecutores de los crímenes de Estado, por tanto, confiar en las fuerzas represivas es pecar de ingenuidad, desconocimiento de la realidad de muerte y represión que caracterizó el sexenio que está cerca de culminar, y que la ciudad de San Cristóbal de Las Casas no fue la excepción.

En múltiples ocasiones a través de reconocidas radiodifusoras se escuchan las exigencias del pueblo para poner un alto a la violencia en la ciudad, sin embargo, el pueblo se enfrenta a la indolencia, la dilación y el burocratismo de las instituciones del gobierno del estado y del municipio.

Ese fenómeno fue visible durante la administración municipal anterior, a tal grado que ocurrieron ejecuciones extrajudiciales, casos de desaparición forzada y durante su trienio la ciudad “colonial” fue testigo de varios escenarios de represión contra el magisterio democrático y nuestra organización. Así como repetidos actos de manifestación popular en repudio a las políticas antipopulares del gobierno federal, estatal y municipal.

Esos antecedentes indican que lo sucedido en la Colonia Maya no es un hecho aislado, expresa que la violencia se ejecuta con la complicidad del Estado, porque lejos de garantizar el derecho a la vida se atenta contra ella, como ocurrió con la de la familia de nuestra compañera y de quienes perdieron la vida por una política nefasta que el gobierno municipal secundó, el terrorismo de Estado y actos de intimidación contra el pueblo, y nos preguntamos, ¿Ese es el trato que merece el pueblo trabajador? De ninguna manera.

Tratar al pueblo con violencia expresa que tanto gobiernos municipales y estatales obedecen a los planes del gobierno federal que son creados por los empresarios para satisfacer sus intereses, basta con observar como el centro histórico de la ciudad remoza ostentosidad mientras que en la periferia de la ciudad existen rincones de miseria, pobreza, desempleo, familias enteras que no cuentan con una vivienda o provenientes de comunidades campesinas que se enfrenta a esa realidad de precariedad.

La realidad de pobreza, miseria, desempleo y violencia de Estado que priva en la ciudad es un fenómeno generalizado en el país, esas condiciones materiales de vida del pueblo generan en el pueblo el desarrollo cualitativo paulatino de un pueblo consciente que asume la necesidad de organizarse, que exige justicia y denuncia cada acto de injusticia.

En este contexto, defensores de derechos humanos, luchadores sociales, activistas políticos, organizaciones populares independientes y honestas realizan su labor, por ello, el Estado ejecuta diversas modalidades para hostigar, intimidar e infundir temor para evitar la denuncia, la organización del pueblo y se arribe a la toma de conciencia proletaria.

Hacemos hincapié que lo ocurrido en el domicilio de nuestra compañera, es otro intento por hacerla desistir de su labor como defensora de derechos humanos, obligarla a renunciar a nuestro principio de solidaridad con las causas justas del pueblo.

No es un hecho ajeno del contexto de violencia y descomposición social que se vive a lo largo y ancho del país, además, es un indicativo de que la violencia de Estado no distingue sexo pero sí condición social y política, es contra el pueblo organizado, consciente y pobre del país que lucha por mejores condiciones de vida.

Mostrar indiferencia ante este tipo de actos es asumir una actitud pasiva, timorata, se abre aún más la posibilidad de que se cometan otros crímenes contra el pueblo, lejos de fortalecer la unidad de barrios, colonias se cede al temor a no denunciar, con esta actitud solo favorece al Estado, porque de ese modo éste evade su responsabilidad en cada acto de injusticia contra los trabajadores del campo y la ciudad.

El pueblo no vive en paz, porque predomina la paz de los empresarios y el Estado represor, mientras el pueblo hace todo lo posible por no perecer, la policía es cómplice de los sujetos descompuestos, de quienes con la aprobación de la “autoridad” asumen una vida parasitaria, reproducen sujetos cretinos al servicio del gobierno.

La situación de violencia de Estado, nos convoca como pueblo trabajador a organizarnos de manera independiente y combativa, sólo así el pueblo hará frente en mejores condiciones la defensa de sus intereses y ante la violencia institucional que tanto daño provoca a las familias proletarias.

Responsabilizamos al gobierno del estado Manuel Velasco Coello y a Enrique Peña Nieto representante del poder ejecutivo de cualquier atentado contra la integridad física y psicológica de cualquier integrante del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS).

¡Alto al terrorismo de Estado!

¡Alto a la criminalización de la protesta popular!

¡Por la unidad obrero, campesino y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las