La ofensiva del Estado mexicano continúa a través de sus testaferros incrustados en el movimiento organizado

, por  Ciudad de México , popularidad : 10%

Ciudad de México a 14 de julio de 2018

A la opinión pública

La ofensiva del Estado mexicano contra nuestra organización continúa a través de sus representantes enquistados en estructuras organizativas que dicen ser parte del movimiento popular; señalamientos dolosos sin ninguna prueba se repiten en reuniones de “referentes” nacionales y desde organizaciones que en su pasado reciente dijeron enfrentar a la política represiva del gobierno federal.

Desde la Ciudad de México expresamos nuestra condena enérgica ante tales infundios contra compañeros integrantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) en el estado de Chiapas; acusaciones sin fundamento que hoy son vertidas por sujetos desclasados al amparo que brinda la dirección política de la Organización Campesina Emiliano Zapata-Casa del Pueblo (OCEZ-CP).

Regurgitan las mismas calumnias que tienen origen en los pasillos de la burocracia gubernamental para criminalizar e incriminar nuestra lucha; nos acusan de “paramilitares” sin ningún sustento y no reparan que en su momento denunciamos en el año 2013 el acoso paramilitar del que eran objeto los comuneros y su representación comunal en el municipio de Venustiano Carranza.

¿A qué se debe este “olvido”? ¿Por qué se pasa por alto la denuncia que realizamos para desenmascarar al grupo paramilitar “escuadrón de la muerte” que operaba con impunidad en las comunidades? No pequen de ingenuos, no puede existir el olvido. Las declaraciones tristemente célebres de estos elementos demuestran que paulatinamente pierden el horizonte en el análisis o son manipulados por sujetos descompuestos.

Las acusaciones de esta naturaleza contra nosotros no han cesado, el hilo conductor demuestra que es un plan orquestado desde las estructuras gubernamentales para allanar el camino de la represión. ¿Pruebas? Así se criminalizó al Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) para ejecutar extrajudicialmente a sus representantes; la Unión de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre (UPVA-28) fue víctima de señalamientos dolosos y el resultado es la prisión y el cometido de crímenes de Estado.

Enfatizamos, no es ni será nuestro método dirimir diferencias con señalamientos dolosos. Entre organizaciones populares ejercemos la crítica y la autocrítica para atajar cualquier desviación de la metodología de lucha popular, damos y exigimos el respeto político, por lo tanto, no podemos guardar silencio cuando nos atacan con tales vituperios.

Reconocemos en los comuneros la decisión de lucha y que no son presa fácil del embaucamiento por elementos corrompidos cuyo propósito es sembrar la discordia y la confusión en las masas trabajadoras, por ello apelamos al sentido de responsabilidad y se desmientan tales señalamientos porque de lo contrario se hace el juego al Estado al poner el dedo inquisidor sobre las futuras víctimas.

Por enésima vez debemos sostener que no somos paramilitares, el paramilitarismo es utilizado por el gobierno mexicano como la punta de lanza de la represión, quienes a través del cometido de crímenes de Estado y de lesa humanidad como la ejecución extrajudicial, la desaparición forzada y el asesinato político nos han arrebatado violentamente a compañeros de lucha; como política de gobierno se configura que son ariete represivo para cometer graves violaciones a los derechos humanos y tratar de eludir la responsabilidad gubernamental en tales hechos.

El terrorismo de Estado es objetivado en múltiples violaciones a los derechos humanos y actos deleznables que laceran no sólo a la víctima directa sino a todo el pueblo organizado y no organizado, por ello nuestra voz de denuncia debe centrarse en desenmascarar al Estado mexicano como el único responsable de este baño de sangre y a sus paleros enquistados oportunistamente en el movimiento popular.

Responsabilizamos a los tres niveles de gobierno, al ejecutivo federal representado por Enrique Peña Nieto, a Manuel Velasco Coello, al presidente municipal Fernando Isaías Nájera Peña y a todos aquellos quienes de manera irresponsable secundan los dichos del Estado de cualquier agresión contra nuestros compañeros en el estado de Chiapas, así como en todas las entidades donde tenemos presencia y arraigo.

Exhortamos a las organizaciones populares, a los organismos defensores de los derechos humanos honestos a pronunciarse ante esta política gubernamental de difamar y calumniar esfuerzos independientes en la lucha popular. No dudamos que cada organismo podrá sacar sus propias conclusiones sin faltar a la verdad.

¡Alto al terrorismo de Estado!

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las