Denuncia pública: represión y violación constante al derecho de libre manifestación y expresión del pensamiento crítico al interior de las universidades

, por  Chiapas , popularidad : 11%

H. Puebla de Zaragoza a 10 de junio de 2018

A la comunidad Universitaria

A los medios de comunicación

Al pueblo en general

A cien años de haber iniciado la lucha del movimiento estudiantil de “reforma universitaria” en América Latina, por una universidad democrática, crítica, científica y popular; la respuesta retrograda del régimen y de la burocracia de las instituciones educativas, ha sido la represión y la violación constante a la libre de manifestación y expresión del pensamiento crítico al interior de las universidades.

Lucha estudiantil que se ha desarrollado de manera constante por la defensa de la educación pública y científica; a su vez ha enfrentado el avasallamiento de la burguesía por imponer una educación privada y retrograda. Fenómeno sociopolítico que se vive en las universidades del país, expresado en el reflujo y mediatización del movimiento estudiantil que ha durado décadas, así como, en el avance de la privatización de la educación a nivel medio y superior.

En nuestra, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), se tiene una larga historia de lucha que da inicio en mayo de 1961, pugnando por el carácter público, democrático, autónomo y científico de la educación que se intentó sofocar a sangre y fuego con el apoyo de la derecha poblana y el clero reaccionario, quienes allanaron el camino para los planes privatizadores que se padecen actualmente en la BUAP.

Hoy en día las autoridades universitarias al servicio del Estado, mantienen una política reaccionaria al tratar de impedir a como dé lugar toda expresión crítica al régimen, como es la denuncia política al interior de la universidad de las violaciones a los derechos del pueblo, al tratar de impedir el acceso a las instalaciones y el uso de los espacios físicos universitarios.

Desde 1990 la rectoría de nuestra universidad ha estado ocupada por funcionarios pro fascistas, que en busca de consolidar el proyecto privatizador, han implementado medidas para-policiacas y para-militares cuya misión es la investigación, hostigamiento y represión, con la finalidad de contener, cooptar y eliminar a agrupaciones políticas estudiantiles y de trabajadores, mediante el pretexto de que “ponen en riesgo” la seguridad de la comunidad universitaria, estructura represiva que toma cuerpo en la Dirección de Apoyo y Seguridad Universitaria (DASU)

Cabe destacar que la DASU esta bajo el mando del alemán Carl-Christian Adolf Steger Schmidt, personaje que de acuerdo a información publicada en sitio web de wikileaks tiene una relación estrecha con Stratfor Global Intelligence, empresa fascista que realiza actividades contrainsurgentes y de inteligencia en países intervenidos por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN); además este funcionario es señalado de fraude por la compañía Techno Alarme, S.A. de C.V. y la Cruz Roja de Puebla.

Destaca la excesiva utilización de efectivos DASU y de la tecnología en la investigación, persecución y control de la población universitaria en general y de forma específica hacia quienes defienden la universidad pública y popular. Nefasta medida que alcanza a quienes por necesidad de sobrevivencia y para costear sus estudios buscan un ingreso extra en la venta al interior del campus universitario, son expulsados de forma violenta.

En este contexto se enmarcan las actividades de denuncia que se han venido realizando al interior de la universidad sobre la privatización de la educación; la privatización del agua y la tierra; la ejecución por motivos políticos de luchadores sociales; la exigencia de libertad de los presos políticos y presentación con vida de todos los detenidos-desaparecidos por motivos políticos y sociales, en el esfuerzo de que la BUAP cumpla el papel histórico de ser una tribuna de denuncia popular.

El pasado 4 de junio, estudiantes, trabajadores y campesinos integrantes de la Alianza Popular de Ciudadanos Unidos de Atlixco (APCUA-FNLS) y la Unión Por la Organización Estudiantil (UPOE-FNLS); ingresamos a las instalaciones del campus de Ciudad Universitaria (CU) para realizar el foro La resistencia popular en la defensa del derecho humano al agua es responsabilidad de los pueblos. Desde el ingreso, elementos de la DASU intentaron impedir el acceso y agredieron física y verbalmente a los compañeros del contingente Esta actitud prepotente y provocadora, se mantuvo a lo largo de la marcha y durante el foro.

En la Facultad de Economía el Director, Dr. José Salvador Esteban Pérez Mendoza, ordenó cerrar con llave salones y baños para que no pudiéramos realizar el foro, y al encontrar la biblioteca como el único espacio abierto decidimos ingresar a esta para poder llevarlo a cabo. En ese momento el secretario administrativo José Alfredo Ávila de la Rosa de forma prepotente intentó impedirnos el ingreso al inmueble, al tiempo que exigía el permiso para usarlo. Cabe mencionar que tenían conocimiento de la actividad pues se había entregado la solicitud con dos meses de antelación y la única respuesta recibida fue la dilación, evasivas y una infundada negativa por parte de las autoridades de la facultad.

Posteriormente llegaron porros y trabajadores sindicalizados que hacen la labor de golpeadores en la universidad por órdenes de directores y el rector, dirigiéndose a nosotros de forma retadora para hacernos caer en la provocación y así justificar la intervención represiva de los elementos de la DASU que se encontraban en la explanada. Al retirarse el secretario administrativo, Ávila de la Rosa, amenazó con responsabilizarnos de lo que pudiera suceder dentro del inmueble.

De manera inmediata se presentó Steger Schmidt, director de la DASU, dirigiéndose a un compañero, exigiendo explicación sobre la “irrupción” y por qué no se había solicitado permiso; a lo que el compañero le respondió que si se cubrió con el requisito en tiempo y forma. El jefe de este cuerpo represivo , “consintió” que se ocupara el espacio y dijo que se retiraría de forma parcial el cerco de efectivos de seguridad que nos rodeaban.

No se puede pasar por alto el hecho de que un funcionario que dirige una estructura de seguridad tenga el poder de resolución, incluso por encima de directivos de facultades y del propio rector al decidir sobre el uso de espacios universitarios; tanto fuero tiene que puede ordenar un desalojo y evitar el ingreso de organizaciones populares a la universidad.

Esta situación se suma a la larga lista de arbitrariedades cometidas en contra de estudiantes, trabajadores y docentes; evidencia que la universidad ha perdido su carácter público, democrático y crítico, con la imposición de rectores profascista que garantizan la reproducción fiel del régimen

La universidad se ha convertido en el negocio y trampolín político de la élite que se apoderó de la rectoría, convirtiendo a la educación en mercancía a la que sólo tiene acceso la clase media y la pequeña burguesía dejando fuera de este derecho a los hijos de los asalariados y campesinos.

Por todo lo anterior demandamos una universidad democrática, critica, científica y popular; la destitución inmediata del director de la DASU; la disolución inmediata de los grupos porriles y parapoliciacos (DASU y expulsión de compañías de seguridad privada); apertura incondicional de los espacios a la comunidad universitaria y al pueblo en general; libertad de idea, expresión y manifestación.

Llamamos a estudiantes y trabajadores de la BUAP a luchar de forma organizada y combativa contra las medidas antipopulares, represivas y para-policiacas de la rectoría encabezada por el panista Alfonso Esparza Ortíz.

Fraternal y combativamente

¡Por una Universidad, Democrática, Científica y Popular!

¡Por que la educación es un derecho del pueblo y no un privilegio de clase!

¡Por la Unidad Obrero, Campesino, indígena y Popular!

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Alianza Popular de Ciudadanos Unidos de Atlixco

Unión Por la Organización Estudiantil

Red de Defensa de los Derechos Humanos

Navegar por las