11 años de violencia generalizada y sistemática contra el pueblo trabajador; 11 años de impunidad en la ejecución del terrorismo de Estado

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Mayo 2018

11 años de impunidad en la ejecución del terrorismo de Estado

En el marco de la semana internacional del detenido desaparecido, el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), realiza la jornada nacional Todos somos víctimas del terrorismo de Estado, a 11 años de la desaparición forzada de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya; el mismo tiempo en que la impunidad cobija a los perpetradores.

El 25 de mayo se cumple la década y un año de la desaparición forzada de Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya en la ciudad de Oaxaca, Oaxaca; espacio y tiempo en el que la intensificación de las graves violaciones a los derechos humanos y el reforzamiento del Estado policíaco militar a través del terrorismo de Estado como política de gobierno es la característica de las administraciones en turno.

Las desapariciones forzadas en México son generalizadas y sistemáticas porque se cometen en toda la geografía mexicana a través de los distintos cuerpos policíacos, militares y paramilitares, así lo testifican miles de denuncias de los familiares que violentamente les arrebataron a su ser querido.

Son sistemáticas en tanto que obedecen a un plan contrainsurgente delineado desde las estructuras gubernamentales contra un sector o clase social en específico; en este caso contra las masas trabajadoras, donde es más descarnada con aquellas familias que no están organizadas, porque mientras no se comprende la causa del fenómeno la angustia se vuelve taladrante y el peregrinar tortuoso ante la opacidad de las estructuras gubernamentales.

La responsabilidad del gobierno mexicano es concreta, no existe ninguna duda que todos estos crímenes tienen patente en el Estado, de tal manera, señalar a la multicitada “delincuencia organizada” como el autor material es una maniobra maniquea para eludir la responsabilidad gubernamental en la objetivación del terrorismo de Estado.

Estos aberrantes crímenes los comete el Estado mexicano a través de su aparato represivo: el ejército, la marina, grupos especiales de élite, gendarmería nacional, policías estatales, municipales o grupos paramilitares; todos en cadena de mando son responsables del cometido de este flagelo.

Políticos de oficio o funcionarios también son responsables de estas graves violaciones a los derechos humanos, desde el momento en que niegan el paradero de la víctima, ocultan la verdad de los hechos e impiden que sus familiares tengan acceso a una investigación pronta y expedita. Éste es el primer obstáculo para los familiares cuya intención es que desistan de buscar a la víctima para que de esta manera protejan y garanticen impunidad a los perpetradores.

La responsabilidad material e intelectual está a la vista, sin embargo, existe la incumbencia de aquellos que no son visibles pero resultan beneficiados con esta política criminal dado que los crímenes de lesa humanidad tienen esencia económica, ahí donde las empresas transnacionales tienen fincados sus intereses económicos es donde más crímenes se ejecutan, tal es el caso de los estados de Veracruz, Puebla, Estado de México, Jalisco, Michoacán, entre otros.

Gabriel y Edmundo son pueblo organizado que luchan por transformar las condiciones de vida deleznables para el pueblo, de acuerdo a sus convicciones adoptan determinada forma de lucha, mismas que tienen origen en la creatividad e iniciativa popular. Las condiciones materiales de existencia son oprobiosas y una vez que se logra ubicar la esencia del fenómeno, la voluntad de lucha es vasta.

Ahí donde el terrorismo de Estado toca la puerta de miles de hogares proletarios, donde la miseria y el hambre son cotidianas, el sentimiento de solidaridad e indignación despierta la conciencia para ubicar al enemigo común y enfrentar su política criminal. Si son muchas las víctimas, se acerca el momento de arribar a la coordinación para dar pasos sólidos a la unidad de las víctimas y de todo el movimiento popular.

Pueden pasar los días, meses, años, no obstante, las víctimas de la desaparición forzada no se olvidan, sus rostros, sonrisas, ejemplo y actitud permanecen en la memoria colectiva del pueblo, familiares, hogares que a pesar de su ausencia forzada por un crimen de lesa humanidad, sostienen con mayor ahínco la exigencia ¡Presentación con vida!, ¡ni perdón ni olvido, castigo a los asesinos!

  • Todos a la marcha el próximo 30 de mayo del Ángel de la Independencia al Zócalo de la CDMX a las 10:00 horas.

Fraternalmente

¡Presentación con vida de Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya!
¡Presentación con vida de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz!
¡Presentación con vida de Daniela y Virginia Ortiz, Teodulfo Torres Soriano!
¡Alto al terrorismo de Estado!

¡Alto a la criminalización de la pobreza y protesta popular!

¡Por la unidad obrera, campesina, indígena y Popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS)

Navegar por las