Presencia de funcionario de gobierno del estado de Puebla en acciones políticas denuncia emprendidas por el FNLS, indica monitoreo y seguimiento de órganos de inteligencia

, por  Puebla , popularidad : 4%

Puebla, Puebla a 10 de octubre de 2017

A los medios de comunicación
A las organizaciones populares e independientes
A los organismos defensores de los derechos humanos
Al pueblo en general

El pasado domingo primero de octubre, integrantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) a nivel nacional, realizamos actividades de denuncia y protesta; de manera simultánea en el Estado de Puebla llevamos a cabo mítines en los zócalos de Atlixco en coordinación con la organización solidaria Alianza Popular de Ciudadanos Unidos de Atlixco (APCUA) y en la capital poblana, así como un volanteo en la carretera federal de Atlixco-Puebla bajo las demandas de la libertad inmediata e incondicional de nuestro compañero Rodolfo García Gómez, el cese a la incursión militar y paramilitar en la comunidad de Nuevo Guadalupe Victoria, el respeto a la posesión de las tierras a los habitantes de dicha comunidad organizada y la cancelación de todas las órdenes de aprehensión en contra de los compañeros, fabricadas con el objetivo de criminalizar a nuestro proyecto y de obtener truhanamente la justificación “legal” para el despojo de tierras e impedir la defensa de las mismas.

Durante el volanteo, se presentó con uno de nuestros compañeros, Arturo Flores Grande como Director de Delegaciones de la Secretaría General de Gobierno, personaje de alto nivel, quien además fungió como diputado por la LX legislatura y representante del Gobierno Federal durante el sexenio de Rafael Moreno Valle Rosas; este funcionario arribó después de la llegada de elementos de la policía municipal y ministerial, así como otras personas en vehículos particulares que nunca se presentaron como funcionarios públicos o prensa, pero estuvieron tomando fotografías; Flores Grande las conocía, pues en varias ocasiones durante el tiempo que permaneció en la actividad, sostenía comunicación con ellas.

Flores Grande mencionó que su objetivo era ir a resolver la situación que nos llevaba a manifestarnos en ese tramo carretero, por tanto se le hizo entrega de un volante que contenía las demandas descritas anteriormente y nuevamente insistió en cómo podía intervenir. En ese sentido se le mencionó que en su calidad de delegado adscrito a la Secretaria de gobernación podía comunicarse con el gobierno del estado de Chiapas para comunicarle de la actividad que se realizaba en Puebla bajo las mismas demandas. Proporcionó su número telefónico para mantenernos en comunicación, situación que hizo suponer que le daría atención y seguimiento a los puntos planteados; y permaneció ahí por alrededor de 40 minutos más aproximadamente, posteriormente se retiró y a los pocos minutos más, finalmente cuando estaba por retirarse arribó una patrulla de la policía federal, Flores Grande platicó con ellos unos minutos y se fue. Después de esto comenzaron a concentrarse patrullas de la policía federal excesivas con relación al número de manifestantes que se encontraban ahí.

En los días subsecuentes al comunicarnos con él, su respuesta fue que el único objetivo de su presencia en el primero de octubre era para garantizar la seguridad de los manifestantes, transeúntes y conductores y que él mismo había solicitado la presencia de la policía federal; además, que se declaraba imposibilitado para entablar comunicación al estado Chiapas porque su injerencia era a nivel estatal. De esto podemos concluir que el único objetivo de este funcionario fue para intentar disuadirnos de continuar con la actividad, monitorear a los compañeros con fines policiacos y contrainsurgentes.

Resultan incongruentes sus palabras y acciones y muy conveniente a sus intereses, pues se declara incompetente para poder incidir mediante comunicación con sus homólogos por su nivel de funciones y sin embargo tiene la capacidad de convocar la excesiva cantidad de 6 patrullas de la policía federal con sus respectivos elementos a bordo que de manera inmediata e intimidante se presentaron al lugar. El hecho de que este funcionario se retirara, fue parte de preparar las condiciones para cualquier acto represivo en contra de nuestros compañeros y hacerlo pasar como una respuesta del Estado a nivel federal, eximiendo de toda responsabilidad al gobierno del Estado de Puebla, encabezado por José Antonio Gali Fayad.

Las actividades del primero de octubre tienen su sustento y razón de ser en el ejercicio y la defensa de los derechos humanos y como la única alternativa que se tiene frente a la respuesta represiva del Estado y sus acciones de espionaje, monitoreo, hostigamiento; en nuestra entidad, se emprenden por el mando del Secretario General de Gobierno y exgobernador represor en el estado de Oaxaca Diódoro Carrasco Altamirano.

En el estado de Chiapas esta política de Estado también se implementa como queda evidenciado una vez en los hechos ocurridos el pasado 24 y 25 de septiembre, en donde civiles y Mando Único sin previo proceso jurídico, realizaron un operativo de desalojo mediante el uso de la fuerza contra los habitantes del ejido de Nuevo Guadalupe Victoria y la detención del compañero Rodolfo quien permaneció incomunicado y en calidad de desaparecido por más de 24 horas ya que diversas autoridades, dependencias como la Fiscalía General del Estado de Chiapas y corporaciones policiacas, negaron que hubieran existido detenciones ese día, pese a que compañeros habían identificado que policías ministeriales lo habían subido a una camioneta. Después de 17 días de injusta e ilegal detención, el compañero Rodolfo fue puesto en libertad, no por la benevolencia del Estado mexicano, sino por la participación consciente y combativa de una parte del pueblo organizado tanto a nivel político como jurídico para arrancarlo de las garras asesinas del Estado.

Mucho se ha mencionado sobre la inoperancia del Estado mexicano frente a un hecho tan catastrófico como el sismo ocurrido el 10 de septiembre, argumentando que ningún sistema o gobierno tendría la capacidad de responder de manera adecuada por las dimensiones de tan lamentable suceso. Sin embargo, hechos de menor escala, no por ello de menor relevancia, reflejan esta misma intencionalidad de permisibilidad u omisión para que una persona inocente permaneciera cautiva, porque para el Estado mexicano la lucha por el socialismo es igual a crimen.

En ese sentido Arturo Flores Grande, como funcionario del gobierno del estado de Puebla no coadyuvó en la solución de nuestra demanda, y en su proceder ha demostrado que su objetivo en esa actividad fue otro, es por ello que como integrantes del FNLS lo responsabilizamos y al gobierno del Estado de Puebla encabezado por José Antonio Gali Fayad de la integridad física, psicológica, jurídica y moral de quienes participaron en la actividad de denuncia del primero de octubre del presente año.

¡Por la Unidad, Obrero, Campesino, Indígena y Popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navegar por las