POEMA PARA HUMBERTO

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Ya llegó la primavera

por Guniara.

Humberto, camarada
no te dejaron ver la primavera.

Sus cantos, sus flores,
sus carrizos que nacen.

Humberto, niño nuestro,
pueblo nuestro,
futuro nuestro.

La tierra ahora ya es tuya,
tu eres de ella,
porque, al final,
siempre ha sido de quien la trabaja.

El sol que nace del equinoccio
se detiene en su cenit
y deja escurrir un rayo
de sí sobre el ejido
que te vio nacer.

Ese rayo es cálido,
rojo, furico.

Ese rayo da vida a la flor,
la flor da vida a la semilla,
la semilla al fruto
y el fruto da vida al nuevo
hombre, la nueva milpa,
la cosecha del nuevo tipo.

Humberto,
niño de nuestros ojos,
de nuestro puño en alto;
hijo del campesino pobre
al cual Lenin le escribió tanto.

Por ti, por todos,
no daremos ni un paso atrás.
Por ti, por nosotros,
debemos al pueblo organizar.

Politicemos el amor,
el dolor, la amargura.

Nazcamos de nuevo
al calor de la lucha
(de las clases).

Humberto,
aquí vives,
aquí naces
y aquí para siempre.

Navegar por las