Desde el Estado mexicano se cierra filas en torno a los cuerpos represivos y hacen caso omiso de las denuncias que los señalan como los responsables del baño de sangre en el país - comentarios