La ofensiva del Estado mexicano continúa a través de sus testaferros incrustados en el movimiento organizado - comentarios