Participación del Proyecto de Investigación: “Memoria Colectiva, creación imaginaria en los procesos instituyentes” en la presentación del libro en la UAM Xochimilco

, por  Ciudad de México , popularidad : 3%

Presentación de libro

“INTENTO DE EJECUCIÓN EXTRAJUDICIAL EN MÉXICO. FNLS VÍCTIMA DEL TERRORISMO DE ESTADO”

En el contexto de la Jornada Nacional de Lucha:
Las víctimas del terrorismo de Estado son del pueblo, no desistiremos

HASTA ENCONTRARLOS
JUSTICIA, MEMORIA Y VERDAD

Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco
Proyecto: Memoria Colectiva,
creación imaginaria en los procesos instituyentes,
y Línea de investigación: Memoria y Futuro
de la Maestría en Psicología Social de Grupos e Instituciones.

Ciudad de México, a 17 de mayo de 2017
Auditorio Miguel Ángel Granados Chapa

Desde hace poco más de 15 años el Proyecto “Memoria Colectiva, creación imaginaria en los procesos instituyentes y profesoras y profesores de la Línea de Investigación: “Memoria y Futuro,” de la Maestría en Psicología Social de Grupos e Instituciones de la UAM-Xochimilco, planteamos que en México existe un modelo de desarrollo capitalista en su fase neoliberal, que además de privatizar los bienes y recursos, polariza la sociedad, y en su fase actual destruye la naturaleza y el medio ambiente y se mantiene por la violencia institucionalizada del Estado, que cuenta con un gobierno impuesto y coludido en muchos niveles y dependencias con empresas trasnacionales y con la delincuencia organizada, y que en los últimos años, frente a la resistencia ciudadana, ha incrementado progresivamente la violencia cotidiana a través de prácticas de terrorismo de Estado contra las y los ciudadanos organizados, esto es, aumenta el uso discrecional de las fuerzas policíacas y militares a través de la tortura, la represión a los movimientos, los despojos de tierras, la supeditación a grandes empresas mineras a cielo abierto y de fractura hidráulica del subsuelo y de la desaparición forzada.

Duele recordar casos recientes cada vez más frecuentes: Atenco, Tlatlaya, Tanohato, Apatzingán, Ayotzinapa, Nochixtlán o la documentada transferencia que hace Emilio Álvarez Icaza, de millones de pesos triangulados por la empresa Obrascón, Huarte y Laín (OHL) beneficiada por Peña Nieto y por el grupo Atlacomulco con docenas de megaconcesiones de carreteras y casetas, para su uso en la campaña de Alfredo Del Mazo a la gubernatura del Estado de México, para que la delincuencia sobornada siga gobernando, o los casos de los que hoy nos hablan el compañero Pedro, la compañera Susana, de desapariciones forzadas de gente del campo mexicano e indígenas o de los intentos de ejecuciones extrajudiciales para apoyar a grupos paramilitares en diferentes estados.

Pareciera que es una historia que sucede en una dimensión desconocida, no en medio de nuestra adolorida sociedad mexicana. Baste recordar que, otra vez el 3 de mayo, a las 8.44.26 de la noche hace 14 días en Palmarito, Tochapan, Puebla, un militar ejecutó delante de las cámaras públicas de seguridad a un civil totalmente sometido, y que pocos medios de comunicación documentan, como la artera ejecución afuera de su casa del corresponsal de La Jornada de Culiacán Javier Valdez apenas anteayer, 15 de noviembre y hace poco más de un mes la ejecución, también de la corresponsal Miroslava Breach Velducea del mismo diario en Sonora, o la que nos comenta con dolor esta jornada acerca de la ejecución del niño Humberto Morales Sántiz de 13 años el 28 de febrero de 2017 a manos de un sicario del grupo paramilitar de “Los Petules” que opera en la comunidad de El Carrizal, en Ocosingo, Chiapas con la venia del ejército y del gobernador de Chiapas Manuel Velasco.

El gobierno mexicano tiene cada vez menor consenso y requiere el uso progresivo de la fuerza violando de manera flagrante los derechos humanos.

El modelo de desarrollo económico, con la complicidad de la mayor parte de los partidos políticos y del llamado “Pacto por México,” realizó, en contra absoluta de la consulta ciudadana realizada en 2013 por organizaciones ciudadanas, un paquete de “reformas estructurales” que complementan la entrega del territorio nacional a las mineras a cielo abierto y a las explotadoras del subsuelo, que con los tajos abierto y el “fracking” o fractura hidráulica del subsuelo contaminan a largo plazo aguas, manantiales, mantos freáticos, ríos, y subsuselo, de metales pesados (arsenopirita, plomo, mercurio y otros), ya sea a través de compras de tierra, acuerdos amañados y poco informados con ejidatarios, a veces con leyes, a veces con promesas, engaños, desacatos impunes a autoridades judiciales, muy a menudo con el uso de la represión, la división de las comunidades, amenazas y grupos de choque o grupos paramilitares como en los casos de GoldCorp en el Peñasquito, Mazapil, Zacatecas; Minera México en Cerro de San Pedro en San Luis Potosí, “El Zapotillo,” en Temacapulín, Jalisco; Paso de la Reyna en Oaxaca; Abengoa-Befesa en Sonora y en Zimapán, Hidalgo; Tetela de Ocampo, en Puebla; y docenas y docenas ya incipientemente documentadas como la historia negra de la nueva conquista de México por las trasnacionales. “Proyectos de muerte,” los llaman las comunidades indígenas en la Sierra Norte de Puebla.

Pero no sólo son estos datos duros de destrucción del medio ambiente y contaminación, sino que estos proyectos se vinculan al narcotráfico, al trasiego de drogas y disputas por el territorio y hacia los Estados Unidos como en el caso Ayotzinapa o de contratación de sicarios por Walmart en Cuetzalán, Puebla, sino de nuevas formas de esclavitud y explotación de migrantes como en Tamaulipas, ejecuciones, que van dejando una estela de divisiones, secuestros, extorsiones, cobro de derechos de piso, trata de personas y muertes por la rutas que van hacia el norte, en complicidad con autoridades y con partidos políticos, que a lo largo de 16 años han dejado más de 250 mil personas ejecutadas, otras tantas desplazadas por la violencia y la inseguridad, más de 26 mil desaparecidas y más de 10 mil cadáveres no identificadas en los diferentes SEMEFOS del país y el terrible caso de la desaparición forzada en Iguala de los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, en que las investigaciones internacionales permiten cada vez más claramente la implicación, al menos por omisión, de las fuerzas armadas en los hechos. Y todas estas personas tienen padre, madre, hermanos, tíos, esposa, esposo, hijos, hijas, familiares, amigos, compadres, comadres, y el dolor social se hace grande.

Pero también hay que decir, que desde hace más de 16 años, cientos de miles de ciudadanas/os, a todo lo largo y ancho de nuestra patria resisten, defienden sus espacios y territorios, y luchan por sueños de un México en el que quepan muchos mundos y no sólo uno, y en el que podamos convivir con la naturaleza, con seguridad, paz y democracia participativa. Esta gira nacional es parte de esos esfuerzos. Nos aparecen instituciones gubernamentales estalladas, en el sentido de que ya no cumplen el mandato social por el que tienen razón de ser y sirven a otros intereses: presidencia municipal de Ayotzinapa, partidos políticos, asesinatos flagrantes por parte de la Policía Federal en Nochixtlán, del Ejército, colusión de ministerios públicos, etc. etc.

El libro que aquí y ahora presentamos: “Intento de ejecución extrajudicial. Terrorismo de Estado contra el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo,” es parte de una tenaz y comprometida Jornada Nacional que ha recorrido ya 7 estados de la república, presentando de manera sencilla un relato que va resonando, una y otra vez, en ciudades y pueblos, valles y campos, ejidos y comunidades, en los que se informa a miles de ciudadanas y ciudadanos en los que aparece la rabia y la indignación y se les convoca a la solidaridad, al reclamo, a exigir el alto a la impunidad y la exigencia de procuración de justicia. La Jornada de lucha ha partido de los siguientes hechos:

  1. La desaparición forzada hace casi diez años y la exigencia de presentación con vida de Gabriel Alberto Cruz y Edmundo Reyes Amaya, desaparecidos por fuerzas gubernamentales.
  2. La desaparición forzada el 17 de enero de 12014 de Ramiro Rodríguez que fue liberado, pero no se investigó ni sancionó a los responsables
  3. El 29 de septiembre de 2015 fue asesinado Héctor Sántiz López en el Ejido de El Carrizal, en Ocosingo, Chiapas.
  4. El 7 de noviembre de 2015, en la Ciudad de México tuvo lugar el intento de ejecución extrajudicial de cinco compañeros del FNLS que habían participado en un evento de solidaridad en Chiapas, de los cuáles tres fueron gravemente heridos y uno de ellos, Rubicel Hernández, quedo parapléjico de por vida.
  5. 3 de marzo de 2016, en Ocosingo, Chiapas es desaparecido Fidencio Gómez Sántiz.
  6. El 28de febrero de 2017 el niño Humberto Morales Sántiz es ejecutado extrajudicialmente en el ejido El Carrizal, municipio de Ocosingo.

El libro muestra también, una y otra vez, de manera incansable, esa misma solidaridad denunciando en todos lados y exigiendo justicia sobre dolorosos acontecimientos derivados de esos hechos de violencia.

En los relatos del libro que surgen de organizaciones solidarias que participan en la Jornada de Lucha se exige a Peña Nieto la investigación de los casos, presentación con vida de las y los desaparecidos, juicio pronto y expedito a los responsables materiales e intelectuales, desmantelamiento del grupo paramilitar de “Los Petules” en El Carrizal, Ocosingo, Chiapas; juicio y castigo a sicarios y autores intelectuales del intento de ejecución extrajudicial en la ciudad de México.

El libro contiene boletines de prensa, denuncias, cartas de solidaridad, artículos periodísticos y notas de prensa de la gira realizada durante tres meses el año pasado.

¡Qué significa este libro? Se habla del dolor, de los agravios infringidos desde el poder, desde la omisión y la acción de diferentes instancias de gobierno federal y estatal en diferentes lugares y latitudes que establecen que existe un terrorismo de Estado contra los pobres que luchan organizadamente por sus derechos.
En primer lugar informa, da a conocer, denuncia inveteradas prácticas ilegales y generalizadas del gobierno mexicano: corrupción, complicidad con el poder económico, apoyo a grupos paramilitares, tortura, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas para imponer voluntades y privilegios de grandes negocios y caciques viejos y nuevos, económicos y políticos. Muestra a un gobierno contra el pueblo. La campaña y la gira realizadas este año informan, exigen justicia, destitución de funcionarios, establecimiento de la verdad, previenen a la ciudadanía y reclaman alto a la impunidad, a la vez que la Jornada Nacional es un dispositivo que va reuniendo diversas fuerzas propias y amigas, para construir un México más justo, incluyente, respetuoso del medio ambiente del maíz criollo, de amplia participación que permita avanzar y concretar el futuro anhelado para todas y todos, no sólo para unas y unos cuantos.

Para el Proyecto de Investigación: “Memoria Colectiva, creación imaginaria en los procesos instituyentes”, que desde hace más de 15 años viene colaborando con organizaciones y movimientos sociales y populares para recuperar su historia y contribuir a elaborar su memoria colectiva, en miras a un futuro que el que quepan muchos mundos, es un honor haber invitado a esta presentación que recoge con cariño, solidaridad y esperanza parte del cierre de esta Jornada Nacional de Lucha por la presentación de los desaparecidos, la justicia y la verdad, como parte viva de la memoria de un pueblo que lucha con la cabeza en alto.

Gracias al Frente Nacional de Lucha por el Socialismo y a su gente amiga que pone un ejemplo vivo y en movimiento de defensa de una patria digna para todas y todos.

Rafael Reygadas Robles Gil

Navegar por las