La represión sistemática contra los integrantes del FNLS es parte de la política contrainsurgente diseñada por el Estado mexicano

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Ciudad de México, a 26 de agosto de 2016

A los familiares de las víctimas del terrorismo de Estado
A las organizaciones populares, democráticas e independientes
A los organismos defensores de los derechos humanos
A los medios de comunicación nacional e internacional
Al pueblo de México

La represión sistemática contra los integrantes del FNLS es parte de la política contrainsurgente diseñada por el Estado mexicano

El terrorismo de Estado continúa en su escalada represiva contra el movimiento popular, se pretende acallar con la bota militar y paramilitar toda voz de protesta en el pueblo. Esa es la motivación por la que en los últimos días la campaña de represión se agudiza en contra de los que integramos el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), cuyos saldos más nefastos se manifiesta en detenidos desaparecidos, asesinatos políticos, intentos de ejecución extrajudicial, intentos de desaparición forzada, detenciones arbitrarias…

Los miles de crímenes que se cometen diariamente contra el pueblo no son ajenos, en tanto que somos pueblo organizado se nos intenta acallar a través de los crímenes de Estado, se intenta infligir daños irreversibles para “castigar” la solidaridad al magisterio democrático, a las víctimas de la desaparición forzada y por mantener una campaña de denuncia que desenmascara la verdadera esencia del Estado mexicano.

El 5 de marzo del presente año en Ocosingo, Chiapas, detienen desaparecen de manera forzada al compañero Fidencio Gómez Sántiz, crimen de lesa humanidad ejecutado por el Estado mexicano a través de los cuerpos policíaco-militares y sus grupos paramilitares, estos últimos fungen como punta de lanza para cometer múltiples crímenes y violaciones a los derechos humanos.

La responsabilidad de este crimen de lesa humanidad es del gobierno de Manuel Velasco Coello y en el ejecutivo federal Enrique Peña Nieto, por omisión en la investigación y comisión en la ejecución del mismo. Hasta el momento sólo se han conducido con dilación en el desarrollo del proceso jurídico, de manera perversa se cubren trámites con la intención de escamotear la justicia para los familiares de las víctimas.

En todo este tiempo se comprueba la impunidad con la que actúan las instituciones, funcionarios y autoridades ministeriales, porque en lugar de investigar y dar con el paradero del compañero se dedican a cuestionar a los familiares e integrantes de la organización para intentar incriminar, revictimizan a los familiares como si fueron los responsables de su desaparición forzada.

Este crimen es un ejemplo de lo que sucede a nivel nacional con los familiares de las miles de víctimas del terrorismo de Estado; la respuesta es la misma, la indolencia, la dilación, el burocratismo, la negación de que se cometió el crimen, y la impunidad; todas política de Estado para cubrir a los autores materiales e intelectuales, para mantener en la impunidad a los cuerpos policíaco-militares y a los grupos paramilitares.

Resulta perversa la maniobra mediática que desarrolla el gobierno mexicano y los grupos de oligarcas para tratar de erigir a los cuerpos policíacos como los “defensores” del pueblo, y que resultan lesionados cuando el pueblo se defiende de la represión, ahora resulta que son las víctimas son los victimarios. Documentado está que los cuerpos policiacos son los responsables del baño de sangre, que son los que cubren la acción paramilitar para que actúen con total impunidad.

La Policía Federal, Gendarmería Nacional, Policías estatales y municipales son parte de la estructura del Estado, forman parte de las instituciones, son los que cometen crímenes de Estado y de lesa humanidad, que en cadena de mando les son dictadas por sus superiores, son los que ejecutan las desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, torturan, desplazan al pueblo de sus lugares de origen para defender los intereses del capital nacional y del extranjero.

Las graves violaciones a los derechos humanos las cometen los agentes del Estado y sus funcionarios, el pueblo sólo defiende su derecho al trabajo y a una vida digna. Desde el poder oligárquico se quiere ver un pueblo sumiso ante la opresión, agachado ante la situación de miseria, sin embargo, es imposible renunciar al derecho de luchar por una vida mejor, es imposible vivir eternamente en la inmundicia.

En nuestro caso, se hostiga e intenta cometer más crímenes contra los integrantes del FNLS, es la respuesta del gobierno mexicano a nuestras demandas a la solidaridad que brindamos a las víctimas del terrorismo de Estado, en particular por exigir la presentación con vida de los luchadores sociales Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, y se cumpla la resolución 29/2014 emitida por el Noveno Tribunal Colegiado, por abrazar la demanda de abrogación de la ley educativa y realizar acciones políticas de masas en solidaridad con los trabajadores de la educación de la CNTE.

El hostigamiento sistemático contra los integrantes del FNLS es parte de la política contrainsurgente, diseñada por el Estado mexicano para contener la lucha de las organizaciones populares e independientes que abrazan las demandas de justicia, trabajo, educación, vida digna e impulsan la lucha por el socialismo en México.

Es clara la ofensiva represiva que implementa el Estado policíaco-militar, desde las fuerzas castrenses se hostiga en las comunidades donde tenemos presencia y arraigo, a través de voceros oficiosos se descalifica para incriminar y criminalizar nuestra lucha; se ha asesinado a compañeros; intentado ejecutar; cometido desapariciones forzadas, prisión por motivos políticos.

Ante tal afrenta nos asiste el derecho a organizarnos, a realizar las acciones políticas de masas que consideremos necesarios para hacer frente al terrorismo de Estado. Organizarnos antes de ser víctimas es una necesidad a la que jamás vamos a renunciar, porque cada detenido desaparecido, ejecutado extrajudicialmente, preso político… es una hermano de clase, es una bandera de lucha que siempre debe ondear en lo alto.

Atentamente

¡Por la presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos por el régimen!
¡Libertad inmediata de todos los presos políticos y de conciencia en el país!
¡Alto al terrorismo de Estado!
¡Alto a la militarización y paramilitarización en el país!

¡A construir la unidad obrera, campesina y popular!
¡A impulsar la lucha por el socialismo!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS)

Navegar por las