¿Acaso creen que el pueblo es ingenuo? ¿Es que no observan lo absurdo y cínico que resulta fingir su “preocupación” por la pobreza?

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Ciudad de México julio de 2016
Al movimiento magisterial, popular y estudiantil
A los organismos defensores de los derechos humanos
A los medios de comunicación
A las organizaciones populares independientes
Al pueblo de México

¿Acaso creen que el pueblo es ingenuo? ¿Es que no observan lo absurdo y cínico que resulta fingir su “preocupación” por la pobreza?

Ha transcurrido más de una semana desde aquel domingo 19 de julio en que el Estado mexicano a través de los distintos cuerpos represivos arremetieron contra el movimiento popular magisterial en una clara campaña ofensiva de contrainsurgencia y terrorismo de Estado, evento tristemente celebre donde cometieron múltiples crímenes de lesa humanidad y de Estado.

Los saldos dolorosos son ya conocidos para el pueblo mexicano y el mundo, no obstante, no es suficiente para los representantes del actual gobierno; arrebatar la vida a más de una decena de hermanos de clase, dejar heridos y con secuelas a más de un centenar, no bastó que para imponer la voluntad oligárquica se regaran ríos de sangre del pueblo trabajador, la ambición de oligarcas nacionales y trasnacionales aun no queda satisfecha.

Lo anterior queda demostrado en el hecho de que a pesar de dejar una herida profunda en el pueblo con cientos de testimonios que reafirman lo acontecido en Nochixtlán: fue una masacre, un acto de terrorismo de Estado, donde las distintas policías y cuerpos represivos actuaron bajo las órdenes del ejecutivo federal para imponer a sangre y fuego la reforma educativa e intentar desarticular el movimiento popular-magisterial. Hoy se tiende una nueva celada desde los monopolios de la comunicación, en una vil política de desinformación y criminalización de la pobreza y protesta popular.

Representantes de distintas secretarias de gobierno se erigen como inmaculados paladines de la justicia y del orden, se intenta colocar la aureola de santidad a los cuerpos represivos como las víctimas y no los victimarios; los representantes de la política institucional se muestran muy “preocupados” por el futuro de los niños “más pobres” que no podrán recibir su dotación de leche y otros insumos.

A la comparsa mediática para intentar cobijar con el manto de la impunidad a estos criminales de Estado se le suma el títular de la Secretaría de Desarrollo Social, José Antonio Meade, con el falaz argumento de que los “bloqueos” han generado un desabasto en la distribución de leche a las tiendas LICONSA y DICONSA, que los “afectados” son los niños de las comunidades “más pobres, de las más pobres”.

Nada más absurdo y grotesco que intentar medrar con el pueril argumento de “preocupación por los pobres de México”, cuando han sido ellos quienes a través de sus políticas de hambre y miseria condenan al pueblo a morir en la inmundicia e inanición. Es desde las distintas instituciones gubernamentales donde se imponen políticas de hambre; es desde el imperialismo y el régimen neoliberal donde se lacera no sólo al pueblo de México, sino a todos los pueblos que son dependientes de esta política en el mundo.

Resulta ridículo observar cómo los expertos en la mentira y la dictadura de opinión, léase monopolios de la comunicación, muestran escenas de rostros infantiles famélicos que gracias a la “voluntad” del PRI gobierno y la disposición de la fuerza aérea mexicana, se tendió el “puente aéreo” para cubrir la necesidad elemental de surtir las tiendas que dependen de la SEDESOL. ¿Acaso creen que el pueblo es ingenuo? ¿Es que no observan lo absurdo y cínico que resulta fingir su “preocupación” por la pobreza?

Por supuesto que los señores, titulares de los noticieros en los medios masivos de comunicación, saben de la gran mentira que repiten grotescamente, pero ese es el papel que dócilmente han decido jugar, ser los embusteros por consigna. Ocultar tras bambalinas la realidad de hambre y miseria que padece el pueblo trabajador y allanar el camino a la salida represiva con sus llamados a “reestablecer el orden”.

¿Quién habla ahora de las viudas, de los hijos huérfanos, de las madres desconsoladas? ¿Quién documenta con el rigor científico y periodístico las secuelas que dejaron las balas disparadas por los asesinos de Estado? ¿Qué medio de comunicación presta sus micrófonos para denunciar en su exacta dimensión los costos de la política de terrorismo de Estado y las reformas neoliberales?

Desde luego que para el pueblo los micrófonos están cerrados, para el movimiento popular-magisterial y estudiantil no hay espacio en la onda radiofónica y televisiva. Desde los monopolios de comunicación sólo se recibe la criminalización, el linchamiento, la calumnia para justificar más crímenes de lesa humanidad y de Estado.

No se equivoca el pueblo cuando identifica a quien oculta la verdad por ingenuidad o desconocimiento, a quien la tergiversa y maquilla por consigna. Repetir mecánicamente los dichos de los políticos de oficio como verdad absoluta, exigir la aplicación del Estado de derecho, es decir, más represión a las exigencias de los trabajadores de la educación y cerrar los espacios a la denuncia política, sólo se le puede llamar de una manera, dictadura de opinión.

Una vez más queda demostrado que los únicos responsables de la masacre acontecida en Nochixtlán fue el Estado mexicano, son sus representantes quienes deben comparecer ante la justicia; la actitud amenazante de Enrique Peña Nieto, quien no descansa de ofertar el país a la oligarquía extranjera.

La bravuconería del responsable de la política interna, Miguel Ángel Osorio Chong, no es más que la expresión de la dictadura burguesa que se ejerce a través de los políticos de oficio; la pedantería que irradia el títular de la SEP, Aurelio Nuño es la manifestación del tipo de sujetos que intentan conducir la educación pública en nuestro país y de la esencia de la reforma educativa neoliberal y privatizadora; la demagogia del representante José Antonio Meade de SEDESOL es una maniobra para medrar con los verdaderos sentimientos de solidaridad que sí existen en el pueblo y nada tienen que ver con lo televisivamente se presenta.

Por enésima ocasión se debe sostener que la reforma educativa es privatizadora, porque en ella no se encuentra ni una pincelada de argumentos teórico-pedagógicos, su esencia es eminentemente empresarial y pro oligarca, porque quienes serán los principales beneficiados no son los niños ni los trabajadores de la comunicación, serán los oligarcas asociados en torno al grupo que preside Claudio X. Gonzales denominado “mexicanos primero” y su “Frente de Defensa del Derecho de los Niños a Aprender”.

Desde este grupo oligarca se clama la represión, se tiende toda una campaña de linchamiento para desprestigiar al movimiento popular magisterial y estudiantil. Son los prominentes hombres de negocios que han invertido cuantiosas fortunas en el sector educativo, quienes llaman a que se privatice la educación cuanto antes.

La verdadera preocupación de no poder distribuir los lácteos y demás productos de las tiendas dependientes de la SEDESOL, es el hecho de no poder cerrar el ciclo de circulación de mercancías que prometen jugosas ganancias, no para el pequeño y mediano empresario, sino para aquellas empresas trasnacionales que tienen tratos con esta institución gubernamental, es decir, amasar grandes fortunas a costo del erario público.

Desde luego que si el parámetro para evaluar el desabasto de víveres son los balances que hacen las empresas trasnacionales en su dificultad para cerrar el ciclo de reproducción y circulación de mercancías, puede que el resultado diste de representar la realidad, porque cualquiera pudiera ir a los mercados donde se surte el pueblo podrá constatar que el desabasto nunca ha existido.

Nada nuevo se descubre con este hecho, sin embargo, lo verdaderamente ruin estriba en que con este falaz argumento que tienda el señuelo para algunos incautos, y así allanar el camino a la represión más despiadada que sin duda alargará la de por sí interminable lista del terror.

Ni desabasto, ni preocupación por los más pobres, lo que existe es una celada que se prepara desde el Estado mexicano con elementos claros de la Guerra de Baja Intensidad contra todos los sectores movilizados en esta coyuntura, no sólo en el estado de Oaxaca sino a nivel nacional, por lo tanto, es justo y necesario escalar la lucha en todo el país con la generalización de las acciones políticas de masas, donde la creatividad y combatividad popular se haga una vez más presentes.

Fraternalmente

¡Libertad inmediata de todos los presos políticos y de conciencia en el país!
¡Por la presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos por el régimen!
¡Alto al terrorismo de Estado!
¡Alto a la militarización y paramilitarización en el país!

¡Por la unidad obrera, campesina y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo


Acción política del FNLS en Michoacán en la Carretera Morelia-Guadalajara, a la altura de la comunidad indígena de Santa Fe de la Laguna.

Navegar por las