La represión contra los estudiantes normalistas de Mactumatzá es política de gobierno

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Ciudad de México a 1 de noviembre de 2019

A la opinión pública

La brutal represión cometida por elementos de la policía estatal de Chiapas contra los estudiantes de la escuela normal rural de Mactumatzá es política del gobierno de Rutilio Escandón Cadenas, hombre del régimen que a diez meses de su administración en esa entidad federativa se caracteriza por ser antipopular, represivo, profascista y proempresarial.

Tiempo en el que la historia contemporánea registra graves violaciones a los derechos humanos contra el pueblo organizado, son varios los ejemplos de esta política deleznable, el único diálogo que conoce es el del tolete, la tortura, las ejecuciones extrajudiciales, las detenciones arbitrarias, el gas lacrimógeno y, la criminalización de la protesta popular a través de la elaboración de expedientes incriminatorios que justifiquen su vocación profascista.

Lo que sucedió ayer con los estudiantes normalistas es una consecuencia de las causas que no quiere resolver el gobierno actual, demandas que en esencia tienen que ser atendidas por las autoridades en turno, no obstante, los intereses que representan son netamente empresariales.

La violencia y el terrorismo de Estado son hechos reales en el estado de Chiapas, sobre todo de un gobierno que llegó a través del partido político gubernamental del MORENA, el cual, en tiempos de campaña hizo muchas promesas con tal de ganar simpatía y llegar al poder político.

La represión ejecutada por elementos policíacos contra los estudiantes no se puede llamar “enfrentamiento”, porque ejercer el derecho a la protesta no es por gusto o capricho, son necesidades políticas no resueltas por los gobiernos en turno, quienes tienen la responsabilidad de atender las demandas del pueblo trabajador.

Al titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), señala que actuarán y no habrá omisiones, lo que señala que la criminalización se hará efectiva a través de la elaboración de expedientes jurídicos que justifiquen las detenciones arbitrarias y delitos que no cometieron.

El pueblo lo que hace es protegerse de la violencia institucional y prácticas represivas que cometen los agentes del gobierno chiapaneco, quienes ante actos de esta magnitud actúan como fieles cancerberos de los intereses político y económicos de los grupos de poder de empresarios y oligarcas nacionales como del extranjero.

Las demandas estudiantiles son justas y legítimas, que desde administraciones anteriores no fueron resueltas, hoy pese a que desde el Ejecutivo federal arengó que la reforma educativa se derogó y asignarán plaza automática a los estudiantes egresados, la realidad contradice su discurso porque, aún a estas fechas los jóvenes exigen reapertura del sistema de Internado, respeto a la organización estudiantil de Mactumatzá, solución a su pliego petitorio que contempla la matrícula estudiantil y plazas automáticas.

Indicativo de que los planteamientos del gobierno mexicano sólo son discursivos porque no son objetivados en los gobiernos locales, como sucede en la entidad. Al contrario, ejecutan la violencia institucional, principalmente contra el conjunto del movimiento popular independiente.

Empresarios locales y extranjeros están de plácemes por tener un gobierno que protege sus intereses políticos y económicos, son los beneficiados por la política ejecutada en la administración de Rutilio Escandón Cadenas y avalada por la administración federal, por tanto, tienen responsabilidad de lo sucedido tanto el gobierno estatal como el federal, uno por materializar la represión y el otro por su actitud omisa a las demandas del pueblo organizado.

Desde estas líneas manifestamos nuestra condena por semejantes actos brutales contra la humanidad de los estudiantes y expresamos nuestra solidaridad; sus demandas son justas y legitimas, el hecho represivo nos indica con precisión de la ingente necesidad de la unidad del pueblo, ésta es el arma más fuerte que tiene el pueblo trabajador para enfrentar la ofensiva represiva.

La denuncia y acciones políticas de masas combativas en las calles y plazas públicas tienen que desenmascarar la política criminal del gobierno que se jacta de decir que son “del pueblo y para el pueblo” cuando en los hechos son reaccionarios, autoritarios, conservadores y antipopulares.

Atentamente

¡Libertad inmediata a los presos políticos y de conciencia en el país!
¡Alto a la criminalización de la pobreza y protesta popular!

¡Por la unidad obrera, campesina, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navegar por las