La lucha contra el charrismo sindical implica consecuencia y honestidad Para la reflexión

, popularidad : 2%

La lucha contra el charrismo sindical implica consecuencia y honestidad, congruencia entre lo que se dice y lo que se hace. Al charrismo sindical las bases lo combatieron y se logró por medio de la lucha de éstas democratizar nuestra sección. Entre los vicios perniciosos que se denunciaron y combatieron fue la corrupción, la transa y la descomposición moral que siempre ha caracterizado al charrismo.

Hoy en nombre del movimiento democrático, en nombre de una causa social-política justa se cometen los mismos errores y vicios por los que se luchó contra el charrismo. ¿Qué ha sucedido? La reproducción de los vicios, los usos y costumbres del charrismo indica desviación, corrupción ideológica-moral y pérdida de la brújula política.

En la política burguesa se practica todo tipo de maniobras políticas sucias e inimaginables con un solo objetivo, tener el poder para usos personales o de grupo que lleve al enriquecimiento ilícito. Reproducir los mismos vicios que se dan entre los políticos “profesionales”, para el movimiento constituye una desgracia política.

Que sean las bases de donde emerjan aquellos que en verdad tengan la disposición política de emprender la lucha honesta en defensa de los intereses no sólo de los trabajadores de la educación, sino en torno a todos los derechos e intereses de los trabajadores. Que la elección de tales representantes sea en función de la unidad política e ideológica y no en torno de las prebendas entre grupos de poder, éstos sólo han atomizado nuestra fuerza. ¡Que el poder de las bases y por las bases sea real y no formal!

En esta coyuntura política también es importante reflexionar ¿Qué hemos ganado como trabajadores de la educación el participar en las elecciones?, ¿Cuáles han sido los resultados de esta táctica de lucha? Los trabajadores de la educación seguimos igual, quienes han mejorado tanto política como económicamente son aquellos que han utilizado a la sección y al movimiento magisterial democrático como trampolín político para alcanzar puestos públicos en los tres niveles de gobierno, aquellos que desde el sindicato han negociado una curul ya sea en el congreso del estado o de la nación y que hoy están completamente desvinculados de la lucha magisterial y popular, hoy son uno más de los políticos del sistema que convalidan todas las reformas y medidas neoliberales contra el pueblo.

Podemos divergir en opinión, en la valoración de la táctica en la lucha, pero es un absurdo que desde el movimiento se tilde a cualquiera opinión que no coincida con el CES de ser charros, esa es una vulgarización, una forma de eludir la crítica, asumiendo actitudes acríticas y típicas del charrismo sindical.

La crítica y la autocrítica siempre fortalece, sobre todo cuando éstas se hacen desde posiciones para fortalecer el movimiento.

La lucha contra la corrupción siempre ha sido una bandera de lucha del sindicalismo independiente, ¿Dónde se perdió el camino? Y cuando hablamos de corrupción nos referimos a la material y a la moral. Corrupto es aquel que comete el acto indebido (como la venta de plazas o el cobro por cualquier “asesoría” o trámite) como el que guarda silencio para luego “cobrar el cheque” cuando llegue el momento del cambio o de encumbrarse sobre la desgracia del otro.

La coyuntura política cambió, ¿Qué no debe haber un cambio de táctica? O por lo menos tomar en consideración que son otros los tiempos políticos y por tanto revisar el resultado de nuestras formas y medios de lucha.

Siempre nos hemos pronunciado por la unidad de las bases y por las bases, hoy nuevamente apelamos a ella. El proyecto sindical es de las bases y éstas tienen que restaurarlo cuantas veces sea necesario. La lucha es contra el enemigo común no entre hermanos de lucha.

¡Por la unidad del magisterio democrático!

¡Por la unidad obrero campesino!

¡Por la presentación de los desaparecidos de ayer y hoy!

¡Por la libertad de los presos políticos y de conciencia!

¡No a la ACE!

¡No a las reformas educativas!

¡La ACE, no la hace!

¡El maestro luchando, también está enseñando!

Colectivo Magisterial “Leonel Calderón Villegas”

Septiembre de 2012

Navegar por las