En representación del Centro de Derechos Humanos Ku’untik participé en la Caravana Civil de Observación "Rompiendo el cerco". Estuvimos en la comunidad Río Florido municipio de Ocosingo Chiapas

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Este ha sido un día largo. En representación del Centro de Derechos Humanos Ku’untik participé en la Caravana Civil de Observación "Rompiendo el cerco". Estuvimos en la comunidad Río Florido municipio de Ocosingo Chiapas.

Encontré una comunidad de no más de 80 familias, me dicen que hay aproximadamente 230 infantes del rango de edad de entre los 1 y 13 años. Son indígenas Tzeltales que están en posesión de esas tierras desde los principios de los años 80s. Me comentaron que desde entonces han luchado por regularizar la tenencia de sus tierras pero que, lejos de que el Estado les asistieran en ello, más bien entregó sus tierras como propiedad ejidal a otro grupo de campesinos, poniendo frente a frente a ambos grupos.

Indicaron que fueron integrantes de la Organización Campesina Emilio Zapata pero desde hace años se sumaron como militantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo(FNLS), organización con presencia en otros estados de la república Mexicana y que por lo mismo su activismo político responde a una agenda nacional, de tal manera que constantemente terminan confrontados con grupos de poder así como con el gobierno. En estos momentos se encuentran movilizados exigiendo la libertad de su compañero Javier González, del FNLS del municipio de Venustiano Carranza, Chiapas. Detenido arbitrariamente y torturado por elementos adscritos a la Fiscalía General del Estado.

Encontramos a una comunidad evidentemente organizada y disciplinada, a decir de ellos dispuestos a defenderse ante un ataque de las fuerzas represivas. De hecho pudimos observar que están preparados.

Ante lo anterior, hacemos un llamado respetuoso al Secretario General de Gobierno a que priorice el diálogo antes del uso de la fuerza pública, y así salvaguardar la integridad física y la vida de todas la personas que se encuentran en la comunidad Río Florido. También, de manera respetuosa y fraterna pedimos al FNLS abonar en la construcción de esa salida pacífica.

Sin duda, es urgente que se establezca esa mesa de negociación, de lo contrario, es decir, hacer uso de la fuerza pública pondrá en riesgo grave la integridad física y la vida de las personas que se encuentran en dicha comunidad, entre ellas la de las 230 niñas y niños.




Navegar por las