La Voz del Pueblo No 3

, por  Chiapas , popularidad : 2%

OPINIÓN Y ANÁLISIS DEL FNLS EN VENUSTIANO, CARRANZA, CHIAPAS. JULIO DE 2019. NO. 03

Voz del Pueblo en PDF

El gobierno de Rutilio Escandón tiene como política la continuidad del terrorismo de Estado con un discurso de progreso y pacifismo, y de salvaguarda del estado de derecho burgués.

Sin haber concluido el primer año de gobierno de Rutilio Escandón Cadenas el balance de su proceder en la vida política de la entidad chiapaneca puede definirse sin tanta dificultad, como un gobierno represor, demagogo y pro fascista. Debido a su forma de gobernar, no se diferencia en nada en relación a anteriores gobiernos priistas, panistas, perredistas y verde ecologistas, lo mismo aprueba medidas antipopulares, maneja una doble moral porque mientras recurre con mucha frecuencia a la retórica de defensa de los derechos humanos en los hechos se llevan a cabo crímenes de lesa humanidad y atenta contra la integridad física y psicológica del pueblo.

MORENA como partido político electoral se manifiesta en su esencia, como un partido político de carácter burgués, debido a que las políticas que aplica benefician a la clase que detenta el poder; el liberalismo que se aplica está en función de desarrollar las necesidades capitalistas, a través de la aplicación de la política de terrorismo de Estado.

El terrorismo de Estado se caracterizó en los últimos 18 años, como una política aplicada por los gobiernos de los tres niveles, donde la violencia gubernamental se reflejó en el cometido de crímenes de lesa humanidad que se configuraron en crímenes de Estado, con la intención de combatir y anular la inconformidad, protesta y organización de los sectores populares. Fue mediante el terror generado por la violencia de Estado como se quiso paralizar la acción combativa del pueblo para que aceptara pasivamente la voluntad de la burguesía.

Sin embargo, tal escenario lúgubre impuesto al pueblo mexicano, parecía que por fin terminaría con el cambio de coyuntura auspiciado por los compromisos verbales del nuevo gobierno, pero son los hechos nuevamente los que nos llevan a afirmar sin temor a equívocos, que la oscuridad y la danza macabra de cuerpos de familias proletarias y campesinas continúa, debido a la continuidad de la violencia de Estado.

En unos meses, la anhelada paz esperada por el pueblo que fincó sus esperanzas en promesas de campaña y hartos de la violencia gubernamental, hoy comprueba por la vía de los hechos, que cualquier gobierno que no rompa con los intereses económicos de la burguesía sólo puede fungir como un simple administrador de los intereses de esa clase que detenta el poder.

La realidad demuestra que la violencia gubernamental propia de la política del terrorismo de Estado, no se detuvo, permanece intacta, y sólo presenta ligeros matices, donde la ejecución extrajudicial se convierte en el crimen de Estado por excelencia, que sobrepasa al de las desapariciones forzadas, pero fundamentalmente dirigido contra quienes tienen una militancia en organizaciones independientes, aspecto que refleja su carácter selectivo.

El sexenio de Rutilio Escandón Cadenas se inauguró con la ejecución extrajudicial de un activista y defensor de los derechos humanos de la región costa; seguido por una serie de desalojos y despojo de tierras a familias proletarias, quienes han quedado a merced del hambre y la descomposición social, fenómeno represivo que no cesa; el constante hostigamiento y persecución a pueblos y comunidades organizadas por la vía independiente, así como de aquellos que realizan denuncia y acciones políticas de masas en defensa de sus intereses.

Las medidas antipopulares que adoptó fueron las que refuerzan la militarización, al desplegar 9 mil elementos de la Guardia Nacional y dotarles de territorio para que puedan acantonarse de manera permanente; incremento de operativos conjuntos de cuerpos policíacos y militares bajo el sofisma de garantizar la seguridad, forma por la cual se concreta la criminalización del pueblo bajo el pretexto de combate a la migración “irregular”, donde no hay ciudadano chiapaneco que pueda circular libremente.

por la entidad sin que sea considerado sospechoso para ser víctima de vejaciones, tratos crueles, inhumanos y degradantes. Chiapas vive en determinadas regiones estados de sitio donde el control está al mando de los cuerpos policíacos y militares.
En este contexto es que nuestro compañero Mario Moreno, de la comunidad 20 de Junio del municipio de Venustiano Carranza fue ejecutado de manera extrajudicial, en un momento en que hacía presencia la Guardia Nacional con los 9 mil elementos desplegados por órdenes del imperialismo norteamericano y el gobierno federal.

Detrás del crimen de Esta venganza política del gobierno estatal por no cejar en la exigencia de justicia y verdad, por la presentación con vida de los detenidos desaparecidos, particularmente de los revolucionarios Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, y de nuestro compañero Fidencio.

Constituye la amenaza y advertencia política de que quienes protestan, se organizan, y llevan a cabo acción políticas de masas con un alto grado de combatividad, serán víctimas de las balas del régimen. Táctica política represiva que se aplicó en la región de Ocosingo-Altamirano con el asesinato político del compañero Héctor Sántiz y la ejecución extrajudicial del joven compañero Humberto Morales cuando realizamos jornadas de lucha y denuncia política; de esa manera en éste contexto se pretende romper con la unidad y la voluntad de luchar de manera independiente de un pueblo que adquiere conciencia de clase.

El crimen de Estado contra el compañero Mario Moreno deja muy claro el papel que viene a ocupar la Guardia Nacional en Chiapas, más allá de “contener el flujo migratorio” cosa por demás inevitable, viene a reforzar la militarización, concretar los planes represivos y fundamentalmente dar mayor campo de acción y cobertura a los grupos policíaco militares y paramilitares que de por sí operan en la entidad.

No es casual que al arribo de la Guardia Nacional en Chiapas el crimen contra un compañero del FNLS se haya cometido, y por la actitud de las instituciones procuradores de justicia existe la intención de dejarlo en la impunidad. La GN no garantiza seguridad para el pueblo trabajador, menos para los que están organizados en la defensa de sus propios intereses, están para la defensa de los intereses empresariales. Por ello la Guardia Nacional en Chiapas no es bienvenida, el suelo que pisan les es ajeno al que quieren regar de sangre del pueblo.

La defensa de los derechos y el acceso de la justicia sólo se consigue con la unidad entre el pueblo explotado y oprimido, con un actitud combativa que haga frente a la violencia institucional y haga valer en los hechos los intereses del pueblo.
Hoy más que nunca es vigente la consigna popular: Chiapas, Chiapas no es cuartel fuera Guardia Nacional de él.

Ante la continuidad del terrorismo de Estado, de la represión como respuesta a las justas demandas y necesidades populares, de la demagogia como estilo particular de gobierno y las medidas antipopulares adoptadas por Rutilio Escandón, la organización independiente y combativa se presenta como necesidad vigente, que todo sector debe desarrollar.

Es momento de desarrollar las tácticas combativas donde se pondere la defensa de los intereses colectivos que permita defenderse de las garras represivas del gobierno. A luchar contra la militarización, por la desarticulación de los grupos paramilitares y la GN, que el ejército retorne a sus cuarteles.

¡CHIAPAS, CHIAPAS NO ES CUARTEL, FUERA EJÉRCITO DE ÉL!
¡JUSTICIA PARA MARIO MORENO!

¡POR LA UNIDAD OBRERO, CAMPESINO, INDÍGENA Y POPULAR!
FRENTE NACIONAL DE LUCHA POR EL SOCIALISMO


Navegar por las