FNLS: El allanamiento de morada que fue objeto nuestra compañera Cecilia, tiene un objetivo esencialmente político

, por  Chiapas , popularidad : 7%

Chiapas, México a 12 de marzo de 2019

A los medios de comunicación
Al pueblo en general

El allanamiento de morada que fue objeto nuestra compañera Cecilia López Pérez el 05 de marzo y la amenaza contra su hija de 15 años de edad el 02 del mismo, tiene un objetivo esencialmente político, callar voces disidentes a la política de la clase en el poder, forma parte de una campaña de hostigamiento y represión selectiva contra las organizaciones de carácter independiente que entre sus exigencias políticas es la presentación con vida de los detenidos desaparecidos y juicio y castigo a los responsables de los crímenes de lesa humanidad y de Estado.

La arbitrariedad cometida contra nuestra compañera se da en el marco del primer informe a 100 días del gobierno de López Obrador, informe que contrasta con los hechos que vivimos las organizaciones populares en el marco de la exigencia de justicia por los miles de crímenes de lesa humanidad que persisten en el país.

Desde varios mecanismos el Estado pretenden azuzar la represión selectiva, imponer el miedo hacia toda voz solidaria, honesta y combativa en la lucha por la defensa de los derechos y libertades políticas del pueblo, hecho que refleja continuidad de las prácticas contrainsurgentes contra el movimiento popular y el caso del hostigamiento y amenaza a la hija de nuestra compañera Cecilia López Pérez, Marla Yolanda Gómez el 02 de marzo y posteriormente el allanamiento de su hogar, expresa la política del régimen actual.

Este hecho no es obra de la casualidad, mucho menos es posible reducirlo a un delito del fuero común, sería un craso error, más bien, nos demuestra la descomposición del régimen, dado que a toda muestra de disentimiento éste recurre a la violencia en sus múltiples formas para evitar el cuestionamiento del status quo.

Cuanto mayor es la determinación del pueblo en la exigencia de sus demandas económicas, políticas y sociales, la clase en el poder actúa de manera abierta y otras veces de forma velada para frenar todo cuestionamiento a la política imperante del régimen en turno, mediante la violencia de Estado en sus variadas manifestaciones que se han materializado en cada criminalización, hostigamientos, amenazas y crímenes de lesa humanidad en varias regiones de la geografía mexicana.

El intento de ejecución extrajudicial de nuestro compañero AlbertoTenango Tolentino, de la comunidad El Progreso, en el municipio de Ixhuatlán de Madero, es un ejemplo contundente de cómo mediante las balas asesinas pretenden minar la lucha combativa del pueblo organizado fuera de toda lógica gubernamental y frenar, en esencia, la lucha por la presentación con vida de los detenidos desaparecidos.

Por ser la organización independiente del pueblo la antítesis de los intereses oligarcas, la evidencia del pueblo que defiende sus derechos y libertades políticas anuladas constantemente, que exige frenar la ignominia contra los pobres del campo y la ciudad, no dejan, aún en el gobierno de la cuarta transformación, de ser víctimas del hostigamiento, persecución y crímenes de lesa humanidad. La crítica política de las masas contra la propiedad privada sigue siendo criminalizada por los defensores de la explotación y opresión del pueblo.

La amenaza dirigida a la hija de nuestra compañera el 02 de marzo: “(…) cuídate, porque te estamos vigilando” proviene únicamente de los esbirros del Estado, es un indicativo incuestionable de la actitud del régimen por ocultar la realidad de muerte y represión persistente en diferentes puntos del país. ¿Quién, si no es el Estado, el interesado en que las organizaciones populares dejemos de exigir justicia por los crímenes cometidos por las fuerzas policiaca-militares?

Es una manifestación del carácter inhumano de la clase en el poder, callar las voces solidarias con los oprimidos y los familiares de las víctimas del terrorismo de Estado, pero el caso de nuestra compañera menor de edad, alberga una intencionalidad ruin de mayor envergadura, se azuza el cometido de la represión selectiva contra la juventud proletaria organizada de manera independiente y combativa.

No es un delito exigir la presentación con vida de los detenidos desaparecidos, justicia y castigo a los criminales de Estado, es un ejemplo de la alta calidad humana de quienes deciden abrazar una exigencia de esa natura porque es un crimen de lesa humanidad que interpela el concurso de los esfuerzos de todo el pueblo, como el esfuerzo de nuestras compañeras.

En este contexto mantenemos la exigencia de justicia por la ejecución extrajudicial de nuestro compañero Humberto Morales Sántiz, quien a sus 13 años de edad le fue cercenado su derecho a existir, por ello, repudiamos la amenaza contra nuestra compañera de 15 años el pasado 3 de marzo y el allanamiento a su vivienda.

El mensaje de los responsables de este hecho hacia la familia de nuestra compañera Cecilia es claro, dejen de luchar y exigir la presentación con vida de los detenidos desaparecidos, a eso se debe que dejaran abierta nuestra revista Consigna Socialista en una de las páginas donde se lee como título: ¿Por qué exigimos la presentación con vida de Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya?

Todo indica que el régimen dirige el hostigamiento y amenazas, por ende, el cometido de crímenes de Estado hacia personas que integran organizaciones independientes y combativas, esto es evidencia del carácter sistemático con el que ejecuta esta política. Indica la persistencia de la vigilancia contra quienes luchan por mejores condiciones de vida, por tanto, el allanamiento de la vivienda de Cecilia López Pérez no es fortuito, un hecho aislado, le antecede un seguimiento policíaco.

Primero, la amenaza contra la hija durante un volanteo informativo en el mercado Castillo Tiellmans, segundo, propiamente el allanamiento de vivienda donde el modos operandi no es la de un delincuente común que busque hacerse de algún objeto de “valor”, por en el hecho no se llevaron nada de valor, sino el de generar miedo, zozobra, terror que busca paralizarla, alejarla y eliminar su capacidad creativa en la exigencia de justicia por las miles de víctimas del terrorismo de Estado.

Nuestra compañera y su joven hija, son un ejemplo de cómo se materializa la violencia de Estado contra la mujer proletaria, es la violencia provocada por el régimen que no tolera la convicción de lucha de hombres, mujeres, jóvenes, ancianos por la defensa del derecho a la vida y contra la opresión.

El ultraje del cual fue objeto la vivienda de nuestra compañera devela que mientras el régimen de explotación y opresión persista, la respuesta organizada y combativa del pueblo será un mecanismo legítimo de autoprotección colectiva, asimismo, la exigencia de justicia para las víctimas y castigo a los criminales de Estado.

Por esta andanada de hostigamiento contra nuestra organización, preguntamos al representante del Ejecutivo federal ¿quién o quiénes de sus subalternos allanan el camino para el cometido de crímenes de lesa humanidad? ¿Quiénes están detrás de cada acto de hostigamiento, persecución y amenazas contra nuestra organización como al conjunto del movimiento popular? O, ¿Sera ésta la política del gobierno actual en la aplicación del estado de derecho?

¿Acaso el responsables del allanamiento de morada de nuestra compañera y su familia es protegido por el gobierno de Chiapas? El gobierno federal por el lugar que ocupa en la estructura gubernamental tiene plena facultad para conocer a los responsables de cada una de las arbitrariedades expuestas en estas líneas.

A lo largo de nuestra jornada nacional de lucha: ¡Ni perdón ni olvido! ¡Juicio y castigo a los responsables! Fuimos constantemente objeto de hostigamiento y amenazas en cada una de las regiones donde desplegamos nuestros esfuerzos para informar al pueblo trabajador en general de la necesidad de mantener la exigencia de justicia para las miles de víctimas de crímenes de Estado y lesa humanidad. La presencia de agentes uniformados y no uniformados en nuestras actividades no es obra de la casualidad, sino un plan dirigido desde los mandos policíacos militares al que el gobierno actual debe tener conocimiento.

Por ello exigimos respuesta inmediata a las interrogantes, porque si es un gobierno para el pueblo, en consecuencia, es en los hechos concretos, es en la práctica como se materializa la verdad de toda expresión discursiva que se emite en la opinión pública.

Asimismo, exigimos el alto al hostigamiento, persecución y amenazas contra todo integrante de nuestra organización en los diferentes estados donde tenemos presencia y arraigo, de lo contrario, serán responsables de cualquier atentado a la integridad física y psicológica de cualquier integrante del FNLS el gobierno federal así como Rutilio Escandón Cadenas gobernador del estado de Chiapas.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las