Los vituperios de los voceros del régimen, equivalen a hostigamiento y represión

, por  Chiapas , popularidad : 6%

Chiapas, México 10 de marzo de 2019

A los medios de comunicación

Al pueblo en general

Los vituperios de los voceros del régimen, equivalen a hostigamiento y represión

Durante la jornada de lucha desarrollada por el magisterio democrático en el estado de Michoacán destacó la retórica soez que desarrolló el gobierno de Silvano Aureoles Conejo donde señaló a nuestra organización como responsable de “sabotear” el diálogo con los trabajadores de la educación, entre otros calificativos que denostaban la lucha magisterial y a las organizaciones populares como el FNLS. En este contexto, se sumaron los señalamientos del Ejecutivo federal de tildar de conservadores, radicales de izquierda y antidemocráticos a los docentes que mantenían una actitud combativa en las acciones políticas de masas.

La Coordinadora de Organizaciones Democráticas e Independientes Ricardo Flores Magón (CODI-RFM) no fuimos ajenos a estos acontecimientos, seguimos puntualmente el desarrollo de los sucesos, como organización popular estamos llamados a fijar nuestra posición política ante la intentona de criminalizar la protesta popular y generar la estigmatización entre el movimiento organizado de masas que conduzca a la atomización del descontento.

La actitud del representante del gobierno del estado de Michoacán emanado del PRD dista mucho de ser la expresión de una fuerza política que se dice de “izquierda”, los vituperios y declaraciones peyorativas son la viva manifestación de una concepción retrógrada y profascista. No hay ningún descubrimiento en tal situación más que la afirmación que los políticos deforman al amparo del régimen sólo es cuestión de tiempo para que la vena burguesa sea más evidente.

La nueva administración representada por el partido MORENA tomó a bien auscultar como “intransigentes” a quienes exigían soluciones puntuales a los compromisos que él mismo asumió en campaña, consideró que no había razones para mantener la movilización cuando ya había resultados. A la distancia queda clara que sólo representaron tretas para desmovilizar porque estos avances resultaron nulos y las bases magisteriales llaman nuevamente a mantener las acciones políticas de masas.

Lo acontecido con los trabajadores de Michoacán no es nada fortuito, es resultado de la vorágine económica y política que genera la crisis económica capitalista y con ésta la crisis política del régimen, pero también, este fenómeno es un punto de partida que dilucida el rumbo de la actual política de Estado hacia el conjunto del movimiento popular.

Las pruebas están a la vista, lo dicho en campaña respecto a que la “cuarta transformación” sería pacífica y en apego al respeto a los derechos humanos, lo real es que esas expresiones distan sobremanera por los diversos acontecimientos espinosos contra el pueblo. Por mencionar un par de ejemplos, las ejecuciones extrajudiciales cometidas contra defensores de derechos humanos y los escenarios represivos en Chiapas y Michoacán.

Estos acontecimientos no pueden prescindir en el discurso del gobierno mexicano respecto a los calificativos manifestados contra toda expresión disidente a su política, los dichos llevan consigo un distintivo de clase, en este caso, cada mote dirigido al pueblo organizado lleva consigo amplio contenido ideofilosófico que corresponde a la ideología burguesa, en consecuencia, en sentido práctico concreto, es la represión, hostigamiento y estigmatización de la lucha popular independiente y combativa.

El carácter combativo de las acciones políticas de masas del sector magisterial en Michoacán es un caso ilustrador, ejemplifica los artilugios como se realiza la táctica oportunista para llevar a las masas a estrellarse con el muro de la impotencia. La respuesta “positiva” gubernamental de la que se vanagloriaron en su momento, resulta que fueron panaceas para mellar el filo combativo de las masas.

El oportunismo puede estar personificado en distintos elementos, políticos de oficio o dirigencias con prácticas neocharriles, por ello la crítica a esta posición política no es un asunto personal ni se reduce a la diatriba vulgar. Lo concreto es determinar qué curso persigue esta metodología, si busca elevar la conciencia de las masas para que ubiquen al explotador y opresor o pretende perpetuar las cadenas de la explotación.
Negociar sin la posición de fuerza que garantizan las acciones políticas de masas es una práctica común del oportunismo, las masas organizadas han asimilado a lo largo de los años que la única manera de ganar terreno al Estado es mediante la movilización combativa, la pasividad y las acciones “simbólicas” condenan a la vulnerabilidad a las organizaciones populares.

Los calificativos del Ejecutivo federal constituyen un mecanismo disuasivo para confundir al pueblo y al mismo tiempo, estigmatizar cada expresión de descontento popular. Este hecho nos devela que las diferentes circunstancias de violencia contra las masas trabajadoras son consecuencias del grado de descomposición económica y política del régimen y a su paso, es con los oprimidos donde recae lo pernicioso del fenómeno.

Mencionamos por ejemplo los casos de hostigamiento y seguimiento policíaco que integrantes de nuestra organización fueron objeto durante la Jornada nacional de lucha: ¡Ni perdón, ni olvido! ¡Juicio y castigo a los responsables! Específicamente en la Ciudad de México, en múltiples ocasiones se intentó coartar nuestro derecho a la protesta y exigencia de justicia y castigo a los responsables de la ejecución extrajudicial de nuestro compañero Humberto Morales Sántiz y la presentación con vida del compañero Fidencio Gómez Sántiz, como el de las miles de víctimas del terrorismo de Estado.

Mención particular requiere el intento de ejecución extrajudicial de nuestro compañero Alberto Tenango Tolentino y a su familia tras los disparos dirigidos a su vivienda el pasado 4 de marzo, en la comunidad de El Progreso del municipio de Ixhuatlán de Madero, Veracruz, hecho acaecido en el marco de la Jornada Nacional anunciado al pasado 28 de febrero de 2019.

Otro acto igual de trascendente fue el seguimiento policíaco de familiares de nuestro compañeros víctimas e integrantes del FNLS, así como del asesor jurídico cuando se dirigieron a las oficias de la alta comisionada de la ONU en México. El comportamiento del policía y quien se nominó como enviada de gobierno central de la Ciudad de México contradice con precisión la frase del gobierno mexicano de que durante su administración no habría seguimiento contra quienes ejerzan su derecho a disentir.

La expresión cumbre del hostigamiento fue el allanamiento de morada de nuestra compañera Cecilia López Pérez, su calidad humana se refleja sin aspavientos en sus múltiples actos solidarios al pueblo, su actitud es una prueba del carácter invaluable de la mujer proletaria en la lucha por mejorar las condiciones materiales de vida del pueblo, de extender su mano solidaria hacia quienes padecen la opresión de la legalidad burguesa, pero el 5 de marzo, el régimen nos demostró su grado de descomposición al ultrajar su morada mediante sus esbirros en un intento más por detener las voces que clamamos justicia y castigo para las víctimas y seres queridos de miles de hijos del pueblo.

Los casos de nuestras compañeras Cecilia López Pérez, Sebastiana Hernández Pérez, Rosa Morales Díaz reflejan en los hechos, que la violencia, en esencia, emana del Estado, es un botón de muestra de cómo las voces de las mujeres proletarias combativas y firmes, se les intentan callar con hostigamiento, con acciones de carácter contrainsurgente. Los hechos no son obra de la casualidad, sino eventos planeados, pero ¿por quién o quiénes?

El Ejecutivo federal, el gobierno de Chiapas, la presidenta municipal de San Cristóbal de Las Casas como la jefa de gobierno de la Ciudad de México, deben responder por cada acto de hostigamiento o futuros actos represivos contra nuestra organización como al conjunto del movimiento popular, porque de lo contrario su retórica se distinguirá por reproducir la práctica de regímenes pasados, la demagogia.

Como Coordinadora de Organizaciones Democráticas e Independientes Ricardo Flores Magón manifestamos nuestra condena por las consecuencias que generan los dichos de los hombres del régimen contra las organizaciones del pueblo; el respeto al derecho a la organización es una necesidad que las masas organizadas exigiremos en la vía de los hechos, a través de la movilización combativa.

¡Alto a la criminalización y estigmatización de la protesta popular!

¡Alto a la militarización y paramilitarización del país!

¡Juicio y castigo a los criminales de Estado!

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las