El asesinato político de mi hijo es responsabilidad del Estado y me lo arrebató de manera violenta. Ramiro Sántiz López

, por  Ciudad de México , popularidad : 11%

Ciudad de México, mayo de 2018

Compañeros de las distintas organizaciones hermanas, populares y defensores de los derechos humanos, reciban de mi organización el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), un fraterno y combativo saludo.

Mi nombre es Ramiro Sántiz López, integrante del FNLS, originario del Ejido El Carrizal, municipio de Ocosingo, Chiapas. Tengo 62 años de edad, pertenezco a la población campesina indígena, hablante del idioma tseltal.

Mi presencia en esta ciudad es porque quiero transmitirles mi experiencia de lucha, la cual, está acompañada de alegrías, lágrimas, represión, asesinatos, cárcel por motivos políticos, desapariciones forzadas, tortura y sobre todo el cálido abrazo de los compañeros que siempre nos han acompañado en este camino para darnos fortaleza.

Aunque algunas canas se asoman por mi cabello y una que otra línea de la madurez adorna mi rostro, no voy a desistir en defender nuestras tierras ejidales, exigir juicio y castigo y a los asesinatos de nuestros mártires y seguir con nuestra lucha: el socialismo en México.

Desde muy joven he participado en el FNLS, antes como Frente Nacional Democrático Popular (FNDP) en el siglo pasado, en ese tiempo nuestra lucha era tener la tierra en nuestras manos, porque vivíamos como peones acacillados; el cacique era dueño de nuestro trabajo y vida, prácticamente éramos esclavos. Cansados de esa situación decidimos organizarnos de manera independiente para recuperar la tierra, mismas que estaban bajo posesión de los caciques de la región.

Hoy tenemos la posesión de la tierra, la defensa de ella nos ha costado represión, asesinatos políticos, desapariciones forzadas; en este contexto asesinaron al compañero Héctor Sántiz López, mi hijo. Este crimen se cometió el 29 de septiembre de 2015 por el grupo paramilitar Los Petules, por eso estoy en esta Ciudad de México para exigir justicia porque las autoridades no investigan, son cómplices de quienes asesinaron a mi hijo.

El asesinato político de mi hijo es responsabilidad del Estado y me lo arrebató de manera violenta, a través de los grupos paramilitares, quienes son la punta de lanza de la represión. Es el odio del gobierno y los empresarios, quienes quieren acabarnos a como dé lugar, ¿por qué? Por luchar con decisión, firmeza por la tierra y por el socialismo.

La muerte de mi hijo es por la lucha que desarrollamos, por la defensa de la tierra, por ser solidarios con familiares de víctimas del terrorismo de Estado, porque somos una organización independiente y sobre todo porque luchamos por el socialismo, entonces, la razón de su muerte es por motivos políticos y no por conflictos intercomunitarios o por disputa de tierra como Estado intenta hacer creer al pueblo para evadir toda su responsabilidad en el crimen.

Entre los responsables del asesinato político de mi hijo está Lorenzo Sántiz López, mi hermano, significa que sólo quien tiene la protección del gobierno se atreve a cometer un crimen así, entonces, cuando el gobierno protege a personas como Lorenzo para agredir, hostigar, cometer crímenes ya no es un asunto familiar, todo lazo familiar se rompe, porque se atenta contra un proyecto organizativo como el nuestro, es decir, atacan y traicionan al pueblo para servir al gobierno.

Quien crea que es un asunto familiar, es porque no alcanza a comprender el interés del Estado contra nosotros, no quiere que sigamos organizados, por eso Lorenzo y otros paramilitares mantienen sus amenazas de muerte contra mí como al resto de quienes vivimos en el ejido El Carrizal, ahí tienen un ejemplo claro, la ejecución extrajudicial de nuestro compañerito Humberto Morales Sántiz el 28 de febrero del año 2017.

Aunque denunciamos públicamente el asesinato político de mi hijo, ya sea ante la fiscalía, los gobiernos federal y de Chiapas no hacen nada para hacer justicia, esto significa que los criminales son protegidos impunemente para hostigarnos, para cansarnos y de esa manera abandonemos la lucha.

Como familiares y organización no tenemos respuesta de las autoridades, por el contrario las instancias procuradoras de justicia nos acusan de no facilitar testigos, cuando estos tienen pruebas de sobra para que puedan realizar la investigación.
Por eso una vez más estamos aquí, no nos cansaremos de exigir justicia, porque tenemos la razón, si luchamos no es por capricho, es por necesidad, porque vivimos en carne propia la pobreza, la represión, el hostigamiento, pero no nos detendremos.

Hago la invitación a los padres, madres, familiares de víctimas a que luchemos juntos, no tengamos miedo, porque no podemos permitir que nuestros seres queridos sean olvidados, como si no valieran nada.

Luchemos de manera organizada e independiente por nuestros familiares, por nuestro derecho a la justicia y a la verdad para que no nos humillen, porque nos asiste la razón, sólo así nos podremos defender del Estado y su política de terror.
Gracias por su presencia y el tiempo que nos dan para escucharnos y sirva nuestra experiencia para reflexionar acerca de la difícil situación que vivimos los campesinos pobres y el resto de nuestro pueblo.

Fraternalmente

Ramiro Sántiz López
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
(FNLS)

Navegar por las