Tinta socialista No 35. Las pugnas entre los contendientes expresan el circo mediático que el INE avala para vencer el abstencionismo

, por  Ciudad de México , popularidad : 1%

06 de abril de 2018

Descarga aquí Tinta socialista No 35

La disputa por la silla presidencial entre los diferentes candidatos de los partidos políticos burgueses toma cuerpo en el inicio de la campaña por la sucesión del titular del ejecutivo federal, donde la futilidad en las propuestas y promesas demagógicas son la viva expresión de la descomposición política que vive el régimen; diversos grupos económicos y políticos se enfrentan en la tribuna “democrática” para imponer al candidato que garantice la continuidad de las medidas neoliberales; pugnas interburguesas que reflejan lo corroído de la democracia burguesa subsumida en un contexto de profundización de la violencia institucional y terrorismo de Estado en toda la geografía nacional.

El forcejeo mediático de los candidatos gubernamentales en la contienda por la presidencia de la República expresa lo vacuo de sus propuestas, como viles mercaderes prometen “mejorar” las condiciones económicas y de seguridad de los mexicanos; mensaje que dista mucho de la realidad que viven los millones de familias proletarias en el país, quienes día con día viven los efectos deleznables de las medidas neoliberales y el terrorismo de Estado.

Con frases hueras y acusaciones a sus similares pretenden ocultar el historial político que los condujo al lugar que ocupan en esta contienda electoral; los señalamientos de corrupción, lavado de dinero, nepotismo y fraude manifiestan la política burguesa y descomposición de los partidos políticos gubernamentales que representan, ninguno escapa a este fenómeno inherente al capitalismo.

José Antonio Meade, representante de la coalición “Vamos por México”, dio a conocer siete compromisos, con la frase “avanzar unidos o retroceder”, cada uno de los ejes manifiesta la continuidad a puntillas de las políticas neoliberales impuestas por el representante del partido que lo abandera como candidato presidencial, en los hechos significa el fortalecimiento del Estado policíaco militar y la generalización de la violación sistemática de los derechos humanos.

Entre sus promesas plantea una educación de “excelencia” con la apertura de cuatro veces más escuelas de tiempo completo para pasar de 25 mil a cien mil al final del próximo sexenio; discurso que en los hechos da continuidad a la imposición de la reforma educativa, misma que ha sido impuesta a través de la represión y la violencia institucional. Las escuelas de tiempo completo son el objetivo de esta medida, la educación de “excelencia” es para formar jóvenes útiles al régimen y castrar de tajo el conocimiento científico que construya sujetos críticos.

En materia de salud, propone equipar hospitales y clínicas del país con una inversión de 30 mil millones de pesos, abasto de medicamentos y que todos puedan elegir el hospital de su conveniencia; llama la atención la inversión económica que pretende hacer, porque no da a conocer que esa inversión será privada, razón por la que termina este compromiso con el señalamiento de que cada persona puede elegir el hospital de su conveniencia o mejor dicho al que mejor pueda acceder según sus capacidades económicas; fenómeno que en los hechos manifiesta sus efectos nefastos en las masas trabajadoras, quienes por los salarios raquíticos son condenados a morir por enfermedades curables o perecer por inanición.

En otro de sus compromisos menciona que ningún bebé nazca en extrema pobreza con la garantía de los derechos de salud, buena nutrición y casa digna; eufemismos y frases sin sentido con las cuales pretende ocultar la miseria en la viven más de 40 millones de mexicanos, no puede combatir un fenómeno que es inherente al capitalismo desde las propias estructuras institucionales, por tanto, no sólo es una falsedad lo que propone, sino que expresa el reconocimiento tácito de las condiciones paupérrimas de las masas trabajadoras cuya responsabilidad gubernamental es evidente.

En los hechos propone dar continuidad a las políticas neoliberales que el actual gobierno impuso a través de un Estado policíaco militar; garantizar la inversión privada y fortalecer el capital monopolista transnacional es su objetivo a través de la institucionalización del terrorismo de Estado.

Ricardo Anaya abanderado de la alianza suigéneris “Por México al frente” afirma que va eliminar la evaluación a los profesores cuya finalidad es castigarlos, ¿cómo piensa combatir algo que su partido político burgués avaló e impuso a través de la represión a los trabajadores de la educación?

En los cinco ejes de su plan propone transformar el país con un nuevo régimen político y el fortalecimiento del estado de derecho, así como fortalecer las policías para tener un México en “paz”; las mismas promesas que hacen sus contendientes, que consiste en fortalecer el Estado policíaco militar y consolidar las medidas neoliberales.

La coalición “Por México al frente” está conformada por partidos políticos que se distinguen por su actitud traidora, servil y entreguista a los intereses del capital, con tal de obtener prebendas y cotos de poder. No existe diferencia alguna entre esta coalición y la que representa José Antonio Meade, ambas son responsables del baño de sangre en el que se encuentra inmerso el pueblo trabajador.

La alianza que encabeza Andrés Manuel López Obrador, “Juntos haremos historia” significa para algunos la válvula de escape a la podredumbre inherente al régimen, no obstante, en sus promesas de campaña aún figuran sendos desvaríos que no se distinguen de los realizados por sus análogos.

Acabar con la corrupción, eliminar las reformas neoliberales y acabar con la pobreza, expresan frases prometedoras, sin embargo, se ven difíciles de cumplir porque pesan más los compromisos políticos y económicos con los grupos en el poder, que los intereses de las masas proletarias.

La fundamentación ideológica en representes históricos de la burguesía liberal mexicana constituye una maniobra de defensa ante los ataques mediáticos, empero, la ruta de la historia demanda observar los acontecimientos de forma dialéctica y en estricta correspondencia con las concatenaciones socioeconómicas, por lo tanto, la propuesta debe contemplar una concepción antineoliberal, anticapitalista y antiimperialista.

Margarita Zavala, quien fue la primera dama en el sexenio de su esposo Felipe Calderón, periodo que registró miles de desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y miles de desplazamientos forzados producto de la violencia institucional, es la representación femenina de la clase que detenta el poder en esta puja electoral, expresa la continuidad del régimen a pesar de estar al margen de una nomenclatura partidista oficial.

Cada candidato gubernamental ofrece promesas a los grupos oligárquicos, no son planteamientos que representen los intereses de las masas trabajadoras; mientras se disputan el poder político, el personero que administrará los intereses del capital ya está elegido. Las descalificaciones y pugnas entre los contendientes sólo expresan el circo mediático que el Instituto Nacional Electoral (INE) avala para vencer el enemigo más fuerte: el abstencionismo y legitimar la democracia burguesa en el país.

Al pueblo trabajador nos queda como alternativa la organización independiente para hacer frente a la política de terrorismo de Estado que día con día lacera las familias proletarias; el abstencionismo consciente es una forma de protesta ante la imposición del personero, que comprobado está, una vez en el poder devela sus verdaderos intereses maquiavélicos.

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS)


Navegar por las