¡Justicia por la ejecución extrajudicial de nuestro compañero Humberto Morales Sántiz!

, por  Chiapas , popularidad : 1%

San Cristóbal de Las Casas Chiapas, 30 de enero de 2018

A los medios de comunicación nacional e internacional

A las víctimas del terrorismo de Estado

A los organismos defensores de los derechos humanos

A las organizaciones independientes y solidarias

Al pueblo en general

¡Justicia por la ejecución extrajudicial de nuestro compañero Humberto Morales Sántiz!

El pasado 28 de febrero de 2017 fue ejecutado extrajudicialmente nuestro compañero Humberto Morales Sántiz de 13 años de edad, en el ejido El Carrizal municipio de Ocosingo, Chiapas, crimen de Estado y de lesa humanidad que hasta la fecha se encuentra impune, ante el cobijo de las instituciones encargadas de la procuración de justicia; hecho que expresa la política de gobierno por mantener el anonimato a las miles de víctimas que cobra el terrorismo de Estado en todo el país.

A más de once meses de consumarse este hecho deleznable las investigaciones del caso presenta nulos avances, por el contrario, cada vez existen intentonas del gobierno mexicano por hacernos desistir de esta lucha, condición que se expresa en el hostigamiento, represión y violación sistemática de los derechos humanos, entre las que destacan: el asesinato político del compañero Héctor Sántiz López el 29 de septiembre de 2015, la desaparición forzada del compañero Fidencio Gómez Sántiz el 5 de marzo de 2016, más el hostigamiento militar, policíaco y paramilitar en las comunidades del FNLS en la región de Ocosingo y Altamirano.

La ejecución extrajudicial de nuestro compañero Humberto Morales Sántiz es un crimen de Estado porque fue cometida por el grupo paramilitar Los Petules al amparo de las autoridades estatales, los últimos hasta este momento intentan obstaculizar todo tipo de diligencias para conocer la verdad y acceder a la justicia; a este hecho represivo le anteceden otros crímenes contra nuestros compañeros lo que expresa la sistematicidad de la política represiva y la diseminación del terrorismo de Estado.

Estos casos son un botón de muestra del escenario de terror que impera en nuestro país, a lo largo y ancho de nuestra geografía se ejecutan cientos de crímenes a diestra y siniestra, más el intento por frenar el creciente descontento popular y la lucha independiente; las fosas clandestinas encontradas recientemente en Nayarit y en otras entidades federativas son la prueba fehaciente de la espiral de violencia institucional cuya patente yace en el Estado mexicano.

El estado de derecho oligárquico se robustece con la imposición de leyes pro fascistas como la ley de seguridad interior y la ley de desaparición forzada, éstas únicamente pretenden aumentar la práctica recurrente de la violación sistemática de los derechos humanos, de donde se desprende que el crimen cometido contra nuestro compañero Humberto no es la excepción, sino la regla que paulatinamente identifica a cientos de familias mexicanas.

La represión política contra nuestra organización y todo el pueblo es una constante, se materializa en el hostigamiento permanente por parte de los paramilitares en el ejido el Carrizal, hostigamiento policíaco militar en el ejido Las Perlas, los señalamientos dolosos del oportunismo inmersos en el movimiento popular, son una muestra objetiva de la agudización de la violencia que adquiere distinta fenomenología, pero con la misma esencia contrainsurgente.

Para el Estado la palabra justicia es entendida como impunidad para los perpetradores de miles de crímenes, para el pueblo es una demanda abrazada día a día, ésta se exige en las acciones políticas de masas en las calles, plazas públicas, huelgas de hambre de familiares de víctimas, cada una expresa la sed de justicia del pueblo, por lo tanto, en el FNLS no desistiremos en exigir el castigo a los responsables de los crímenes de lesa humanidad.

A escasos días de cumplir un año el cobarde acontecimiento donde fue ejecutado de manera extrajudicial nuestro compañero Humberto Morales Sántiz, el crimen sigue impune, las indagatorias son conducidas de manera lenta con el propósito de generar el desánimo de la familia y compañeros, sin embargo, para un crimen de esta naturaleza no puede existir el perdón mucho menos el olvido.

El 27 de junio del 2017 el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) realizó un peritaje independiente a petición de los familiares de Humberto y el FNLS, para conocer de manera científica las condiciones en que le fue arrebatada la vida; entre las actividades periciales al cuerpo de nuestro compañero, fue practicar la necropsia de ley, misma que no fue realizada por las autoridades municipales de Ocosingo en tiempo y forma, esto expresa el dolo imperante en estas instituciones.

Estas diligencias se realizaron en coordinación con peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE), sin embargo, durante el proceso el gobierno estatal y federal pretendieron ahogar nuestros gritos de denuncia y exigencia de justicia, así lo atestigua el desalojo y represión el 27 de junio contra nuestros compañeros que se manifestaban en el crucero San Pablo en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas; y , el 29 en un hecho similar en la caseta de cobro Chiapa de Corzo donde 13 compañeros fueron detenidos arbitrariamente.

Otras irregularidades más en el proceso se hicieron presentes, como las condiciones insalubres de las instalaciones del Servicio Médico Forense (SEMEFO) en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, así como la falta de equipo técnico del que las autoridades se comprometieron a facilitar para asegurar el buen desempeño de las diligencias; todo esto puso en riego los trabajos de los forenses, pero sobre todo, fue la manifestación de la pretensión gubernamental de que desistiéramos de la exigencia de justicia y verdad.

En este contexto el día de hoy 30 de enero de 2018, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) hará entrega de los resultados y conclusiones de sus diligencias, las cuales, independientemente de su contenido, son la expresión de nuestra exigencia del juicio y castigo a los responsables de este abominable crimen, de donde se desprende que no cejaremos en esta lucha y buscaremos los mecanismos legales y científicos para conocer la verdad de los hechos.

Ante la andanada de violencia institucional en todo el país, se devela con marcada elocuencia la necesidad de establecer la coordinación de todas las víctimas del terrorismo de Estado y el movimiento popular, para incentivar la creatividad en el pueblo, desarrollar las formas y métodos de lucha acorde a las necesidades que nos enfrentamos, por esta razón, reconocemos firmemente la loable labor del EAAF, porque su compromiso es un aliciente en la lucha por el castigo a los criminales de Estado.

¡Alto al terrorismo de Estado!

¡Alto a la militarización y paramilitarización del país!

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las